Estrategia con estilo anime

8327

La clásica serie de rol y estrategia llega a Nintendo 3DS con una entretenida entrega que gustará a los fans.

Con algo de retraso con respecto a su lanzamiento en Japón (como es costumbre), la nueva entrega de la conocida saga Fire Emblem ya es una realidad en nuestras Nintendo 3DS. Un título portátil de calidad que desde ya mismo se convierte en una de las referencias de la máquina de Nintendo.

El juego vuelve a presentar el estilo épico de siempre, con una historia muy similar a la de anteriores entregas (de hecho hay algunas referencias a estas que los seguidores sabrán disfrutar), pese a que el argumento es totalmente nuevo para la ocasión. Tanto el guión como los personajes ofrecen la clásica historia fantástica que se puede esperar en todo juego de rol. 

 
En el título somos el heredero del mismísimo Marth, y debemos de enfrentarnos a nuestro país vecino, Perezia, en una serie de capítulos que, pese a no resultar especialmente originales, sí saben enganchar y al fin y al cabo están bien estructurados. A lo que también hay que sumar los clásicos personajes tipo manga a los que tan bien nos tienen acostumbrados los chicos de Intelligent Systems.

A nivel jugable, el lanzamiento vuelve a ofrecer un desarrollo convencional que mezcla con maestría rol y estrategia, resultando un título profundo y lleno de posibilidades, aunque también accesible y divertido. 
Dentro de él encontramos un montón de personajes distintos, cada uno de ellos con sus propios atributos y características, que hacen que nuestra habilidad a la hora de planificar los enfrentamientos juegue un papel importantísimo.

Los mapas siguen divididos en casillas cuadriculadas, por los que podemos movernos dentro de un orden y, como siempre, por turnos. Cada movimiento resulta clave y puede decidir una batalla, sobre todo si tenemos en cuenta que una vez perdemos un personaje, es imposible recuperarlo. Una idea que se ha compartido en juegos como Valkyria Chronicles y que, lógicamente, hace que debamos ser prudentes a la hora de pelear.
 
 
Aunque lo cierto es que si somos algo más “sensibles” siempre podemos renunciar a la experiencia y recuperar a los personajes caídos dentro del modo “novato”. Su nombre ya lo dice todo, ¿no?

Hasta aquí, más o menos lo mismo que todos aquellos que hayan jugado a algún Fire Emblem (o algún juego parecido) conocerán ya. Pero también existen algunas novedades interesantes. Por ejemplo nuevas clases, como comandante, que se suman a las ya habituales de ladrón o monje.

Igualmente se ha añadido al título una interesante opción por parejas. ¿Qué quiere decir esto? Pues que por primera vez si juntamos a un par de soldados en el mapa, estos pueden reaccionar de forma conjunta ante un ataque rival (compartiendo incluso la experiencia ganada). Aunque a primera vista no sea nada especialmente reseñable, lo cierto es que una opción tan sencilla aumenta bastante las posibilidades tácticas en el mapa, siendo a la larga un añadido más que interesante. 

 
 
Además, esto influye mucho en las relaciones entre los propios personajes. Si estos combaten juntos durante bastante tiempo, pueden incluso llegar a casarse. No esperéis grandes romances de película, eso sí, pero también es algo que ayuda a coger cariño a los protagonistas y tenerlos más en cuenta. Los personajes que son hermanos y cosas por el estilo, como era de esperar, no pueden contraer matrimonio.

Por otro lado el título cuenta con tres niveles de dificultad: normal, difícil y extremo. También se puede desbloquear uno más, bautizado como extremo +. En este sentido es bueno resaltar que los programadores han realizado un título algo más sencillo que las anteriores entregas. Por eso mismo es recomendable que aquellos usuarios que tengan experiencia comiencen en uno de los niveles de dificultad más avanzados.

Por suerte en cualquier de los casos el juego dura lo suyo. Completarlo puede llevaros unas treinta horas, a las cuales habrá que sumar bastantes más si exprimimos el título al cien por cien completando todas las misiones secundarias. 

 
Pero una vez más, lo más satisfactorio de Fire Emblem es que, pese a su estilo táctico, es un juego divertido, muy divertido. Su desarrollo engancha a las primeras de cambio y ya resulta casi imposible despegarse de él (a poco que nos guste el género). Y su desarrollo es más variado y entretenido de lo que cabría esperar a priori.

En el plano visual, el título ofrece un estilo bastante austero (que no aprovecha las posibilidades gráficas de Nintendo 3DS), pero lo cual compensa con un estilo artístico muy resultón, que como decíamos antes parece sacado de un anime. De hecho en todo momento da la impresión de que estuviéramos dentro de una serie de dibujos animados japonesa. A lo que hay que sumar una presentación fantástica, con unos vídeos de mucha calidad.

Y en el plano sonoro, la banda sonora y los diálogos están a un buen nivel. Pero sobre todo es de agradecer el hecho de que todo esté perfectamente subtitulado (las voces en inglés o japonés). Ya se sabe que no siempre este tipo de títulos no especialmente populares en nuestro país son localizados.
 
 
————————————————————————————————————–

Valoración final

Jugabilidad: Profundo, adictivo y variado. Como toda la saga, y con novedades.

Gráficos: No es muy puntero, pero tiene un encanto que lo compensa, tipo anime. 

Sonido: Está subtitulado, con voces en inglés y japonés.

Duración: La campaña da para más de treinta horas, más las misiones secundarias…

Conclusión
Fire Emblem llega a Nintendo 3DS con una recomendable aventura carismática, fiel a la serie y que sabe atrapar al jugador desde su mismo comienzo. Uno de los imprescindibles de la portátil. 

—————————————————————————————————————–

Si te ha gustado te gustará
No te quedes solo en el juego

Anime: Doce Reinos de Fuyumi Ono

Canción: The King will return de Europe

Publicaciones relacionadas

Cerrar