El lado estratégico del fútbol

Como cada año, SEGA y Sports Interactive nos ofrecen un título en el que podemos gestionar nuestro equipo de fútbol preferido. Fichar, vender, subir las entradas… todo con tal de llegar a lo más alto.

Temporada tras temporada, el mundo del fútbol levanta pasiones. Y eso es algo que se traduce en el mundo de los videojuegos, gracias a títulos como FIFA o Pro Evolution Soccer. No obstante, cada año también ganan fuerza otros lanzamientos que, en lugar de ponernos a disputar partidos, nos retan con administrar un club. Es decir, con realizar todas las labores propias de un director deportivo, un presidente y un entrenador. Algo en lo que Football Manager se ha especializado, y cuya fórmula ha vuelto a perfeccionar en esta nueva entrega.

Fútbol con corbata

Así pues, es importante dejar claro que estamos ante un título deportivo que no nos propone controlar directamente a los jugadores, sino gestionar todo lo relacionado con un equipo. De hecho, lo primero, claro está, es elegir cuál de ellos queremos dirigir. También hemos de concretar nuestros datos personales y, en total, el número de ligas que queremos ver. Esto, aunque después se puede cambiar más adelante, viene a ser más importante de lo que parece; no solamente porque vayamos a ver qué pasa en otras competiciones además de la nuestra, sino porque en un momento determinado otro equipo extranjero podrá hacernos una oferta, por ejemplo.

En cualquier caso, una vez decidido esto, las opciones del juego son enormes, como corresponden a nuestro cargo. De nosotros depende fichar y vender jugadores, contratar ojeadores y otros profesionales, encargarnos de las instalaciones del club, revisar los contratos, elegir el once titular del equipo, planificar los entrenamientos, seleccionar nuestras tácticas, etcétera. Como veis, el número de cosas que podemos llevar a cabo es inmenso. No obstante, no siempre tenemos que dedicarnos a todo, puesto que también es posible delegar parte del trabajo en segundos entrenadores, ojeadores, preparadores físicos, etc.

Por supuesto, cada conjunto tiene unos objetivos que tenemos que tener muy presentes a la hora de planificar la temporada de nuestro conjunto. Si elegimos el Real Madrid, debemos intentar ganarlo todo, mientras que si somos el Racing de Santander, mejor es centrarnos en conservar la categoría. Cada club, además, tiene su propio presupuesto, y la presidencia nos orienta sobre lo que espera de nosotros.

¿Qué hay de nuevo, viejo?

 Pero en realidad, todo esto ya lo llevamos viendo desde hace muchos años (bueno, desde la época del mítico PC Fútbol, si nos ponemos nostálgicos). La gran pregunta es, ¿qué hay de nuevo en Football Manager 2012? ¿Merece la pena comprarse esta nueva versión teniendo la del año pasado?

En realidad, y tras un primer vistazo, da la impresión de que el juego es prácticamente idéntico a la edición de 2011. No obstante, si profundizamos en él, podemos darnos cuenta de que esto no es del todo así. Es cierto que las novedades son relativamente escasas, pero las hay. Al margen, claro está, de todas las actualizaciones de equipos y jugadores que se llevan a cabo anualmente, y con las que cuenta el juego, cómo no.

La mejora más importante que hemos encontrado en Football Manager 2012 está, posiblemente, en la relación que podemos tener con los jugadores. Es decir, en su naturalidad y realismo a la hora de comportarse. De esta manera, podemos elegir entre nuevas formas de dirigirnos a ellos, más precisas, antes de los partidos importantes o en el descanso de los mismos. Y también encontramos nuevos tonos para motivar a los jugadores. Por ejemplo, si en una final de una competición importante vamos perdiendo en el descanso y nos mostramos enfadados, los jugadores reaccionarán y se motivarán más.

De hecho, la moral ha ganado, ya decimos, mucho protagonismo en Football Manager 2012, por lo que más nos vale tener contentos a los jugadores. No obstante, encontrar un equilibrio en este sentido es vital, puesto que si los alabamos mucho se confiarán, si los regañamos sin razón de desmoralizarán, etc. O sea, que mejor tener mucho tacto y actuar como auténticos psicólogos.

Por lo demás, el lanzamiento no difiere demasiado de la versión del año pasado, y eso es algo que también se puede aplicar a su apartado técnico. En líneas generales nos encontramos con unos menús cómodos y accesibles (que es por donde nos movemos habitualmente dentro del juego), cuyos diseños se mantienen como en temporadas anteriores. E igualmente los partidos siguen reproduciéndose de manera tridimensional, y cumplen, aunque podrían ganar en variedad y emoción.

Conclusión. Football Manager 2012 sigue siendo, un año más, el simulador de fútbol por excelencia en lo referente a la gestión de clubes. Un juego totalmente actualizado, lleno de opciones y sumamente realista. No obstante, esto no quiere decir que el título tenga un claro hándicap: parecerse demasiado a la entrega del año pasado. Es cierto que este tipo de juegos, estratégicos y anuales, evolucionan con calma, pero aún así nos hubiese gustado algo más de novedad. En cualquier caso, seguro que los amantes del balompié que sueñan con ser Mourinho se lo perdonan.

Publicaciones relacionadas

Cerrar