El honor en juego

Uno de los proyectos más esperados de Ubisoft Montreal, For Honor, está por fin a disposición de los jugadores, que en los últimos meses han podido adentrarse en la vertiente online a través de las versiones alfa y beta. Caballeros, vikingos y samuráis se sumarán ahora al resto de modos multijugador y a una campaña individual que introducirá al usuario en una aventura medieval en la que las tres facciones cruzarán la espada.

14263

Tras acercarnos a la vertiente online de For Honor a través de las fases alfa y beta de los últimos meses, los chicos de Ubisoft Montreal han presentado el resto de opciones en su versión final. Además de nuevos modos multijugador, los desarrolladores han trabajado en una campaña individual que ayudará a completar esta experiencia jugable enmarcada en la época medieval.

No obstante, la división canadiense del estudio ha diseñado una aventura en la que tres grandes facciones coincidirán sobre el campo de batalla de manera sorprendente. Caballeros, vikingos y samuráis lucharán por alzarse con la victoria en una visión alternativa de la historia que introducirá al jugador en el centro de una guerra como nunca antes habíamos visto. 

En cualquier caso, los modos online parecen ser eje central de For Honor, del que te ofrecemos nuestras impresiones a continuación. Aunque en nuestro caso hemos tenido la ocasión de jugarlo en la consola de actual generación de Sony, los interesados en el videojuego pueden también adquirirlo, tanto en su versión física como digital, para Xbox One y PC desde el día de ayer.

Los enamorados de las grandes historias no encontrarán en For Honor una trama absorbente y llena de matices, pero sí un gran entretenimiento que conseguirá extender la experiencia jugable más allá de la variada vertiente online. De este modo, la campaña individual se convierte en el principal atractivo para aquellos jugadores que se sientan atraídos por la propuesta pero no deseen dedicar todo su tiempo a explorar el modo multijugador.

Pese a la elección inicial de la facción, que se tendrá en cuenta para la llamada Guerra de Facciones, la aventura se iniciará del mismo modo para todos los usuarios, que a lo largo de la campaña tendrá la ocasión de ponerse en la piel de caballeros, vikingos y samuráis. De este modo, tendremos la ocasión de formar parte de los tres ejércitos e incluso controlar a los principales héroes de cada uno de ellos.

En cualquier caso, no estamos ante una aventura como tal en la que el jugador controlará su destino, sino en un acontecimiento histórico ficticio que ya ha sido escrito y que simplemente rememoraremos a través de sus protagonistas en el campo de batalla. No obstante, será cada jugador el que deba descubrir cómo se desarrolla la historia y cuál es el destino de las mencionadas facciones.

Para avanzar en la trama, deben completarse una serie de capítulos que se componen de diversas misiones. Cada una de ellas hace referencia a un hecho histórico, como a una batalla concreta, que deberá ser superada para pasar al siguiente nivel. Como es habitual, la dificultad se irá incrementando de manera progresiva, aunque el jugador tendrá la opción de modificarla en cada una de las misiones de manera individual.

Pese a que la dificultad estándar ya supone un reto a la altura, la “realista” permitirá vivir la experiencia de un modo inigualable. En lugar de recuperar la posición del punto de control anterior, la muerte del personaje obligará a iniciar la misión desde el comienzo. Además, desaparecerá la interfaz de batalla, eliminando así cualquier ayuda visual con la que el usuario pueda contar normalmente.

Al margen de los objetivos de cada misión, como la conquista de un emplazamiento, la destrucción de un ejército o la muerte de sus líderes, los desarrolladores han introducido algunos coleccionables. Los “observables” se distribuirán por el escenario para ofrecer información adicional sobre algunos de los elementos al alcance del protagonista, mientras los objetivos “rompibles” se esconderán en barriles o vasijas que deberemos romper para encontrar.

Como hemos apuntado antes, el personaje a controlar en cada misión será seleccionado por defecto, aunque será responsabilidad del usuario elegir su apariencia entre varias opciones. Aunque las armas a utilizar corresponderán al tipo de soldado, podremos equipar las llamadas “proezas”, habilidades secundarias que permitirán, por ejemplo, curarnos más rápidamente o infringir un daño superior durante un periodo de tiempo determinado. Conforme el jugador vaya avanzando en la historia sumará nuevas opciones seleccionables a la lista.

Como ya sugerían el modo online en la fase beta, la jugabilidad es uno de los puntos fuertes de For Honor. No tanto por la libertad de movimiento sino por la originalidad con la que se ha diseñado la mecánica de juego. La forma de cubrirse y atacar al rival puede convertirse en una de las señas de identidad del juego, capaz de ofrecer una experiencia diferente a la que hemos visto en propuestas de corte similar.

Aunque el enfrentamiento con los personajes más potentes resultan ser los más atractivos, no podemos obviar la satisfacción resultante de despejar el campo de batalla de soldados rasos. Los llamados “ataques en cadena” funcionan llamativamente bien y aportan mucha fluidez a la batalla, permitiendo encadenar un ataque y el siguiente entre los enemigos más cercanos. La diversión será interrumpida, únicamente, cuando el indicador de resistencia diga basta, momento en el que habrá que tomarse un pequeño descanso.

Además de la campaña individual contamos con la mencionada vertiente online que tanto hemos explorado en las versiones previas al lanzamiento. No obstante, es ahora cuando el jugador tendrá a su disposición el total de opciones disponibles, incluida la atracción principal. La “Guerra de Facciones” sirve como hilo conductor de la acción multijugador, permitiendo enfrentamientos a gran escala entre los usuarios que se hayan posicionado con cada una de las facciones.

En todo caso, las modalidades de juego en las que sumergirse son cuatro. La primera de ellas es la llamada “Duelo”, que introduce al jugador en una batalla contra otros usuario que se resolverá en varias rondas. Como en el resto de modos online, tendremos la ocasión de elegir un enfrentamiento contra la inteligencia artificial para evitar depender de otro jugador. Muy similar es la “Pelea”, que simplemente duplica la cantidad de usuarios, generando combates de dos contra dos.

Lo más interesante de este segundo modo es que no obliga necesariamente a realizar enfrentamientos individuales, permitiendo así que los cuatro jugadores se reúnan en una zona del escenario y combatan en un duelo mucho más intenso. El escalón superior es el modo “Dominio”, que introduce a otros tantos usuarios para generar dos equipos de cuatro contra cuatro que deben luchar por hacerse con el control de determinados objetivos del mapa.

No obstante, si únicamente deseamos vivir una batalla a muerte, la modalidad de juego “Combate” puede convertirse en la mejor opción. De nuevo ocho jugadores se enfrentarán simplemente para acabar con sus vidas en dos posibles escenarios. El primero de ellos, llamado Escaramuza, nos invita a acabar con el conjunto rival alcanzando los 1.000 puntos. Mientras tanto, el submodo “Eliminación” obliga a dar muerte a todos los rivales eliminando la ansiada reaparición.

Afortunadamente, tanto la vertiente online como la campaña individual se benefician de un apartado gráfico destacable. El equipo de Ubisoft Montreal ha diseñado unas localizaciones y un abanico de personajes, de momento cuatro por facción, donde la atención por el detalle es más que evidente. Además, la amplia distancia de dibujado en las diferentes ubicaciones que transita el jugador, tanto en la historia como en el multijugador, repercute en una experiencia superior.

Tampoco podemos obviar el apartado sonoro del título, uno de los aspectos más cuidados de Ubisoft España. Como viene siendo habitual y confirmando el contenido de la última beta, tanto los menús como la interfaz, la narración y las voces in game de los personajes se presentas íntegramente en castellano. Para concluir, los efectos sonoros, imprescindibles durante la batalla, y la banda sonora también están muy presentes en todos los modos de juego.

Javier Castillo

JUGABILIDAD: Uno de los aspectos más destacables del título puesto que la originalidad en la forma de combatir juega un papel fundamental. Alejándose de propuestas similares, Ubisoft Montreal ha diseñado una mecánica de juego capaz de convertirse en una de las señas de identidad de esta intensa aventura medieval.

GRÁFICOS: El apartado visual de For Honor luce llamativamente bien, sobre todo a lo largo de la campaña individual. El diseño de personajes está cuidado al detalle y la destacable distancia de dibujado permite visualizar los escenarios en todo su esplendor.

SONIDO: Los efectos sonoros se integran perfectamente en unas batallas en las que la banda sonora también hace acto de presencia. Además, como de costumbre en Ubisoft España, el videojuego vuelve a presentarse íntegramente en castellano, tanto en el doblaje (narración y voces in game) como en la interfaz y la navegación por menús.

DURACIÓN: La campaña individual podrá entretener al jugador poco más de ocho horas si se esfuerza en localizar cada uno de los coleccionables ocultos en el escenario. Sin embargo, la acción se concentra en la vertiente online, que reúne modalidades multijugador suficientes para prolongar la experiencia tanto como se desee, sobre todo a través de la Guerra de Facciones.

HISTORIA: El argumento no trata de ser más que el hilo conductor que sostiene la acción, aunque los desarrolladores han tejido una trama lo suficientemente interesante para mantener la atención del jugador a lo largo de la campaña individual.

CONCLUSIÓN: Ubisoft Montreal ha desarrollado un videojuego capaz de contentar tanto a los apasionados de la vertiente online, el apartado principal de título, como a aquellos que precisan de una campaña individual con la que complementar la experiencia. Aunque gran parte del trabajo está destinada al multijugador, la historia para un jugador ofrece un entretenimiento a la altura, ciertamente original en sus mecánicas, que permite explorar está inédita relación entre los caballeros, los vikingos y los samuráis, que se verán las caras de manera excepcional sobre el campo de batalla que dispone For Honor.

Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Te puede interesar…
Assassin's Creed IV: Black Flag
Assassin's Creed Unity
 

La campaña individual permite combatir con las tres facciones.

Publicaciones relacionadas

Cerrar