El levantamiento de un imperio

10727

Con el paso del tiempo el mundo del videojuego ha ido haciéndose más grande y accesible para todos los aficionados que han ido sumándose a las filas de los fans de este gran hobby. Por suerte, a medida que este crecía también lo hacia la diversidad de juegos que había disponibles, abriéndose camino entre un montón de géneros, como plataformas, acción, carreras, survival horrors, etc. para que cada jugador escogiera los que más le gustaban, agradando así a una cantidad mayor de público. Ahora, con los juegos Free to Play, la diversidad también está asegurada, encontrándonos juegos de todo tipo, como Forge of Empires, desarrollado por InnoGames, que apela a nuestra nostalgia trayéndonos un juego de estrategia y gestión, genero quese hizo grande en PC hace unos años, el que podéis revivir de nuevo a través de nuestra sección Free to Play.

Forge of Empires es un juego de navegador que, como otros muchos, apuesta por un modelo de negocio Free to Play, es decir, que para jugarlo no tenemos que desembolsar ninguna cantidad de dinero ya que podremos empezar a jugar de manera gratuita. La mayoría de las opciones que se nos irán abriendo en el juego serán gratuitas, como la obtención de monedas o materiales, pero hay otro método de cambio, en forma de diamantes al que sólo podremos acceder si compramos uno de los diferentes packs que tendremos disponibles. El uso de los diamantes no es obligatorio, por lo que podremos avanzar en el juego sin tener que desprendernos de nuestro dinero, pero si optamos por hacerlo, la obtención de objetivos se vuelve más rápida, por lo que haremos prosperar nuestra ciudad en cuestión de pocas horas.

Una vez nos metemos en el juego, veremos que, como en otros juegos del genero, en Forge of Empires nuestro objetivo gestionar y controlar los diferentes aspectos de una ciudad, haciéndola progresar, o no, dependiendo de las acciones y decisiones que tomemos. Para hacerlo tendremos que ir obteniendo una serie de beneficios que nos permitirán seguir con las mejoras de la ciudad, que avanzarán tecnológica y armamentísticamente.
No tardaremos mucho en familiarizarnos con el entorno del juego para acceder a los diferentes aspectos que debemos manejar dentro del juego, como los habitantes, nuestra fuerza militar, el mapa, la investigación, o la construcción, siendo ésta ultima esencial para poder mejorar nuestra ciudad hasta convertirla en una gran potencia.

Los habitantes serán nuestra principal fuente de ingresos, ya que estos trabajaran para nosotros dándonos beneficios monetarios cada cierto tiempo, dependiendo del nivel de comodidad que podamos darle, es decir, si los hacemos vivir en pequeñas cabañas o en casas más grandes y equipadas. Nuestros ingresos también dependerán del nivel de felicidad de los habitantes, ya que si están contentos producirán mucho más rápido que si están tristes, por lo que podremos construir elementos decorativos que adornen nuestra ciudad para contribuir a su felicidad, y por ende, a nuestro bolsillo.

La Historia Antigua nos dice que cuando una ciudad era poderosa según el ejercito con el que contara, que usaba para expandirse por todo el territorio y defenderse de los ataques de las ciudades enemigas. Nuestra ciudad no iba a ser menos, así que construyendo los edificios necesarios, como los barracones de lanceros, podremos entrenar a los soldados que pasaran a formar nuestro ejército personal. A éste podremos incorporar desde lanceros, honderos, o jinetes hasta catapultas, con las que podremos atacar desde la distancia. 

Una vez que tengamos nuestro ejército preparado, podremos salir al exterior a explorar nuevas provincias, que podremos conquistar, o bien mediante la negociación, lo que normalmente hará que gastemos nuestros preciados diamantes o bien por la fuerza bruta, donde nos tendremos que enfrentar a los ejércitos enemigos. Antes de entrar en combate podremos infiltrarnos en el territorio a cambio de unas monedas de oro, lo que hará descender la salud de las tropas oponentes, facilitándonos un poco el combate. Cuando entramos en batalla, la vista del juego cambia totalmente, ofreciéndonos una terreno dividido en casillas por la que podremos mover nuestros soldados. El combate estará dividido en turnos por lo que el componente estratégico será muy importante, ya que algunas unidades son más fuertes contra determinadas tropas, debiendo tener en cuenta hacia donde dirigimos nuestros soldados y a quien atacan. Para agilizar un poco más estas fases, tendremos a nuestra disposición un modo automático en el que la IA (Inteligencia Artificial) del juego moverá los ejércitos, obteniendo un resultado al final, que puede sernos satisfactorio o no, dependiendo de lo que la máquina haya hecho, asi como de nuestra potencia militar.

Por último, pero no por ello menos importante, tendremos el menú de investigaciones, en el que tendremos acceso a un árbol de mejoras mediante el cual ascenderemos a través de las que más nos interesen, por ejemplo mejores casas para nuestros habitantes, una expansión para nuestra ciudad, o poder construir un edificio nuevo que nos permita entrenar mejores soldados. Estas mejoras en ocasiones requieren que hayamos completado con éxito algunas anteriores, por lo que conseguir todas se convierte en una ardua tarea, pero que nos recompensará con un mejor nivel de vida dentro de la ciudad. 

Para completar una investigación tendremos que invertir Forge Points, que son unos puntos que se generarán automáticamente cada hora, pudiendo acumular hasta un máximo de diez, pero si queremos conseguirlos más rápido podremos hacerlo gastando diamantes, lo que acelera nuestro avance tecnológico. Lo curioso de esta progresión es que a medida que vayamos consiguiendo las distintas mejoras disponibles en el árbol también haremos avanzar nuestra ciudad a través del tiempo y la Historia, pudiendo movernos entre las diferentes edades que la componen, empezando por la edad de piedra. De esta manera, cuanto mayores sean nuestros descubrimientos, nuestra ciudad cambiará de la misma manera, pudiendo recrear los edificios y ciudades de la edad de bronce, la edad media, la edad de las conquistas, la era industrial, o incluso la edad moderna. Esto implica, por ejemplo, que nuestros soldados vayan estando cada vez mejor equipados, primero domando caballos para montar, luego consiguiendo armaduras, hasta descubrir las potentes armas de asedio, lo cual será fundamental para enfrentarnos a los cada vez más poderosos ejércitos enemigos.

Forge of Empires es principalmente un juego de navegador por lo que el nivel técnico que veremos en pantalla no será demasiado apabullante, contando con unos gráficos simples pero efectivos, que recrean muy bien los edificios de la historia antigua. Si nos quedamos mirando nuestra ciudad, veremos detalles de como pasean por ella algunos de nuestros habitantes, o como trabajan cuando les encargamos alguna tarea. Como suele pasar en este tipo de juegos, el sonido no es su aspecto más brillante, ya que solo escucharemos melodías que simplemente tienen la función de acompañar al título mientras lo tenemos en segundo plano en nuestro navegador, con algunos efectos de sonido que saltan cuando navegamos por los menús, o durante las batallas. Además está traducido al castellano, por lo que nuestro entendimiento sobre las mecánicas del juego será perfecto. 

Otro elemento importante de Forge of Empires, y de casi todos los títulos F2P, es su componente multijugador online. Como nosotros, dentro del juego encontraremos montones de jugadores que se encuentran levantando sus imperios, los cuales podremos visitar, para fijarnos en su progreso. Mientras estemos visitando sus ciudades podremos animar a sus trabajadores para que eleven su nivel de producción, o embellecer los monumentos decorativos que los jugadores tengan en sus ciudades, obteniendo monedas de oro por ello, por lo que se convierte en una actividad beneficiosa para ambos jugadores. Por el contrario, si queremos interactuar con ellos de una manera más agresiva, podremos atacarles con nuestro ejército, y si salimos victoriosos de la refriega, poder saquear su ciudad. Pero debemos tener cuidado, porque en ningún momento antes del combate sabremos qué tipo de ejército tiene el otro jugador, por lo que podremos encontrarnos alguna sorpresa que termine por destrozar todas nuestras unidades, dejándonos indefensos respecto a los ataques que podamos sufrir.

Álvaro Moral Arce

———————————————-

Valoración final

Jugabilidad: En Forge of Empires tendremos que hacer prosperar una ciudad a través del tiempo, sirviéndose de mecánicas sencillas que nos recuerdan a los antiguos juegos de estrategia que poblaban los PCs de antes. Podremos construir edificios en nuestro terreno para que nuestros habitantes vivan mejor, crear un ejército militar con el que conquistar nuevos territorios o descubrir nuevos avances tecnológicos que nos sirvan para hacer crecer nuestros ingresos. Todo ello únicamente con un ratón y el navegador de nuestro ordenador.

Gráficos: Pueden pecar de simples, pero para ser un juego de navegador, son más que suficientes para disfrutar de todo lo que nos ofrece el juego, como las recreaciones de los edificios de la época en la que estemos, siendo más exigentes y vistosos cuando nos adentramos en la edad industrial en adelante.

Sonido: Quizás es el punto donde menos destaca Forge of Empires, pero es algo normal en este tipo de juegos. Tendremos melodías cuya función principal es acompañar nuestras pequeñas sesiones de juego, igual que los efectos de sonido que escucharemos mientras navegamos por los menús del juego, o los combates.

Duración: Como suele pasar en todos los títulos multijugador, el Forge of Empires durará tanto como nosotros queramos que dure, es decir, que el juego tiene suficientes cosas como para que pasemos muchas horas con él, pero está en nuestra mano decidir hasta donde queremos llegar. Igualmente, es un juego al que dedicaremos algunos minutos entre ratos libres, ya que no se presta a estar varias horas seguidas jugando, pues las construcciones toman un tiempo determinado hasta completarse.

Conclusión

Forge of Empires nos plantea una propuesta más que interesante, combinando la jugabilidad de los juegos de estrategia de hace unos años con el componente online de los F2P actuales. Podremos asistir a la creación de nuestro imperio y levantarlo desde los cimientos, nunca mejor dicho ya que lo haremos desde la Edad de Piedra, y hacerlo avanzar a través de la historia y el tiempo, descubriendo nuevos materiales con el que mejorar nuestra tecnología, lo que se traduce en mayor comodidad para nuestros habitantes y mejores ejércitos para combatir a los enemigos. Al ser un juego pensado para jugarse desde nuestro buscador de internet, es accesible desde cualquier ordenador, por lo que al ser un juego al que podremos dedicarle unos pocos minutos cada cierto tiempo, siendo perfecto para entretenernos en ratos sueltos que podamos tener. Sin duda Forge of Empires es un titulo que todos deberíamos probar, ya que hacerlo no cuesta nada, es gratis, sólo tendréis que descargarlo desde nuestra sección de juegos Free to Play.

———————————–

No te quedes solo en el juego:

Una serie: Érase una vez el hombre

Cerrar