Análisis de Frantics – Diversión en pequeñas dosis

En los últimos meses, Sony nos ha sorprendido con títulos como Saber es poder, SingStar Celebration, Intenciones ocultas o ¡Has sido tú!, una serie de videojuegos enmarcados en un proyecto llamado PlayLink. En lugar de recurrir al habitual Dualshock 4, los jugadores pueden llevar a cabo cualquier función del juego con la única ayuda de su móvil. Toda una novedad que ha sido muy bien acogida por los usuarios de PlayStation 4, que ahora disponen de la opción de jugar con amigos y familiares sin necesidad de disponer de varios mandos.

Precisamente con esa intención llega también Frantics, un party game que estará a disposición de la comunidad desde el día de mañana. En esta ocasión, ha sido el estudio danés NapNok Games el que ha diseñado cada aspecto del videojuego, que ofrece la posibilidad de abordar hasta quince minijuegos en los que podrán estar implicados hasta cuatro usuarios. Volviendo a apostar por el entretenimiento más puro y para todos los públicos, la desarrolladora indie ha sido capaz de dar forma a un título tan simple como efectivo en su propósito.

Por supuesto, no hemos dejado pasar la oportunidad de probarlo por nosotros mismos y, tras enfrentarnos a todo tipo de oponentes en los últimos días, hemos querido acercarte nuestras impresiones en un análisis que puedes leer a continuación. Frantics llegará a las tiendas en apenas unas horas a un precio recomendado de 19,99 euros, un importe más que razonable teniendo en cuenta las horas de diversión que podrá proporcionarnos en todo tipo de reuniones sociales. ¿Preparado para conocer cada una de sus pruebas?

Como en el resto de títulos del catálogo de PlayLink, lo primero que deberá hacer el usuario es descargar la aplicación oficial de Frantics en su teléfono móvil. Una vez instalada podremos acceder con normalidad al videojuego para configurar nuestra partida, en la que deberán estar implicados hasta tres jugadores más. Si no alcanzamos la cifra de cuatro participantes in situ, el sistema completará el grupo con bots que ocuparán su lugar. Llegados a este punto, cada usuario deberá escoger al personaje que controlará durante la sesión.

Con la única ayuda de su smartphone, los usuarios tendrán que seleccionar a animales como un pollo, una vaca, un cocodrilo, una jirafa o un elefante, todos diseñados al más puto estilo cartoon y modelados como si de figuras de plastilina se tratasen. Nuevamente, PlayStation ha vuelto a apostar por un estilo visual muy simpático que, sin duda, llamará la atención tanto de pequeños como de mayores desde los primeros compases del juego. Una vez tomada la primera decisión y tras habernos tomado una foto, será el momento de determinar el tipo de experiencia que queremos disfrutar.

Dado que el maestro de ceremonias es Zorro, la modalidad estándar no podía ser otra que “La fiesta de Zorro”. Si optamos por esta opción dará inicio una competición en la que, de manera aleatoria, se nos invitará a participar en diversas pruebas de habilidad. En total, Frantics incluye hasta quince minijuegos que podremos conocer conforme vayamos disputando más y más partidas. En una sola sesión tendremos la ocasión de probar alguno de ellos tras la correspondiente introducción del presentador.

Una vez iniciado el minijuego deberemos enfrentarnos a cualquier reto que se nos proponga mediante el uso del móvil, que deberemos inclinar, agitar o deslizar el dedo por la pantalla dependiendo de cada una de los desafíos. ¿En qué consiste cada uno de ellos? En “Lucha de sillas” deberemos lanzarnos contra los oponentes para lanzarlos fuera del ring mientras cada uno monta su respectivo asiento, mientras “Diabólidos” nos propondrá empeorar el coche de nuestros rivales para enfrentarnos a una breve carrera en la que ganará aquel que llegue primero a meta.

Por su parte, “Corredor solitario” nos llevará a un circuito de obstáculos ninja que deberemos superar con todo tipo de acrobacias. En “Campos traicioneros”, el objetivo será correr con una sopa en la cabeza mientras recorremos un campo de minas, una tarea no más complicada que la que propone “Paranoia paracaidista”, donde el reto será desplegar el paracaídas lo suficientemente tarde pero antes de estrellarnos contra el suelo. En un rango mayor de dificultad hallaremos una prueba llamada “Locura a chorros”, donde nuestro deber será bloquear, empujar y atrapar a los demás jugadores antes de llegar a meta.

En “Metal pesado”, el juego nos llevará a una pista de patinaje en la que se disputará un juego de pelota, mientras “Propulsión con compulsión” replicará el funcionamiento del minijuego de los bólidos aunque cambiándolos por aviones. Si las explosiones te atemorizan mejor no te acerques a “Bombardeos”, donde el objetivo será sobrevivir a bolas de fuego que harán saltar por los aires a todo aquel que alcance. El segundo nivel de dificultad se cierra con “Cocorroscorrones”, donde el jugador deberá hacerse con el mayor número de rosquillas mientras evita un dulce explosivo.

El mayor reto para los usuarios llegará con desafíos como “Tour de Frantics”, una aparentemente inofensiva carrera protagonizada por triciclos. También con “Saltos y sobresaltos”, donde debemos votar sobre una bola saltarina mientras esquivamos pinchos y lanzamientos de dinamita. En “Carámbanos”, la acción nos llevará a la cumbre de una montaña helada para iniciar una batalla a muerte que ganará el jugador que más veces quede en pie tras la última ronda. Algo similar ocurre en “Reyes de la colina”, donde los cañones permitirán ganar hasta a dos usuarios.

Cada uno de estos minijuegos se desarrolla en diversas rondas en las que los jugadores deben competir de manera simultánea o bien por turnos. Al final de cada prueba, el usuario que tenga más puntos en su casillero se llevará una corona, que podrá canjearse en el reto final para obtener vidas adicionales. Asimismo, durante la partida podemos ir recolectando monedas que, en cualquier momento, pueden canjearse por ventajas jugables. Por supuesto, no podemos olvidarnos de la influencia que Zorro tendrá el transcurso de la partida.

De manera repentina, el personaje podrá contactar de manera secreta con cualquier jugador para proponerle un reto que anime la fiesta más si cabe. Se nos invitará a traicionar a nuestros compañeros de aventura o a impulsar a uno de ellos a la victoria, todo a cambio de una sustanciosa recompensa que el presentador nos mostrará en pantalla antes de proceder. En cualquier caso, “La fiesta de Zorro” no es la única forma de adentrarse en Frantics. Aquellos que prefieran confeccionar su propio torneo pueden recurrir a el modo “Sesión personalizada”.

Pese a que el jugador podrá escoger con total libertad las pruebas a abordar, el juego pondrá también a su disposición packs como “Carreras” o “Gresca”, orientados a diferentes tipos de desafíos aunque temática similar. No obstante, si disponemos de poco tiempo quizás“Minijuegos” sea la opción más recomendable. Esta modalidad nos permitirá acceder a todo el catálogo de pruebas y elegir la que más nos apetezca para disfrutarla sin más preámbulos y sin una competición como tal. De este modo, además, podremos esquivar los minijuegos menos inspirados y acceder directamente a los más elaborados.

Javier Castillo

JUGABILIDAD: Frantics cuenta con un amplio catálogo de minijuegos que puede abordarse tanto de manera individual como a través de diferentes tipos de torneo. Lo mejor es que, como en el resto de videojuegos de PlayLink, los usuarios no necesitarán de un mando para acceder de la partida. Tan solo deberán echar mano a sus teléfonos móviles.

GRÁFICOS: El videojuego cuenta con un diseño de personajes y escenarios al más puro estilo cartoon, con modelados que nos recuerdan a los típicos personajes animados creados con plastilina. Teniendo en cuenta que se trata de un título familiar, parece una decisión creativa no solo apropiada sino muy acertada.

SONIDO: En cuanto al apartado sonoro, el juego cuenta con un perfecto doblaje al castellano que nos permitirá disfrutar de cada partida con los comentarios del presentador en nuestro propio idioma. Además, tanto los menús como la interfaz se han traducido también de manera correspondiente.

DURACIÓN: Nos hallamos ante un videojuego que podríamos enmarcar en el género de los party games, por lo que solo dependerá de los participantes determinar la duración de la experiencia. Tras completar algunos torneos podremos, por ejemplo, rejugar las pruebas que más nos hallan gustado de manera individual o simplemente dar forma a nuestra propia competición a través del la “Sesión personalizada”.

CONCLUSIÓN: Aquellos que disfrutaran de los anteriores videojuegos de PlayLink harán lo propio con Frantics, un título también orientado a las reuniones con familiares y amigos. Hasta cuatro jugadores podrán enfrentarse en una serie de minijuegos en los que el más habilidoso con su teléfono móvil será el que se haga con la victoria. Por supuesto, también jugará un papel clave la fortuna y las decisiones de cada uno de los participantes, que influirán directamente en la experiencia del resto.

Cerrar