Análisis de Friday the 13th – La noche maldita

El pasado 26 de mayo se lanzaba uno de los videojuegos multijugador más esperados por los seguidores de la saga cinematográfica Viernes 13. Con Friday the 13th: The Game, el equipo de Illfonic pretendía crear una experiencia directamente basada en la franquicia en la que el famoso villano debía verse las caras con un grupo de jóvenes que, como en las películas, tenían que hacer todo lo posible por escapar. Pese a que inicialmente se apuntó a que el juego incluiría una campaña individual, lo cierto es que la desarrolladora optó por estrenarlo simplemente con una modalidad online que, en cualquier caso, ha hecho las delicias de miles de fans desde hace cinco meses.

Dado que el videojuego presentaba un amplio número de bugs en los primeros días, hemos creído conveniente esperar al lanzamiento en formato físico, producido el pasado viernes 13 de octubre, para introducirnos en el videojuego y ofrecerte nuestras impresiones al respecto. Sin más dilación, te dejamos con un análisis que podemos compartir contigo tras sumergirnos, durante días, en la versión de PlayStation 4 de Friday the 13th: The Game, distribuida por BadLand Games. No obstante, también es posible acceder al título en Xbox One y en ordenadores. Así pues, veamos qué tal se ha portado Jason tras pasar unos cuantos meses persiguiendo a los asustadizos protagonistas de la saga día tras día.

Asesino contra supervivientes. Esa es, en esencia, la mecánica que rige el único modo de juego del que consta Friday The 13th: The Game por el momento. A diferencia de Dead by Daylight, sin embargo, aquellos que se pongan en la piel de los asustadizos jóvenes sí tendrán la oportunidad de acabar con Jason aunque, en esencia, nos encontremos con una propuesta muy similar basada, en esta ocasión, en una de las sagas de terror más populares de los años 80: Viernes 13.

Mientras la tarea del killer es la de ejecutar a cada uno de los siete supervivientes, la suya es la de escapar de sus garras por una de las salidas habilitadas del escenario o, si no es posible, agotando los veinte minutos que dura la partida. Dado que las mecánicas jugables son radicalmente opuestas según el bando, comenzaremos hablando de las habilidades que tienen a su disposición los supervivientes, que deben recorrer el mapa mientras interaccionan con una serie de elementos distribuidos aleatoriamente.

No obstante, siempre hallaremos dos vehículos y un teléfono que supondrán las mejores vías de escape para los usuarios. Dependiendo únicamente del azar, en cada partida encontraremos dos coches, uno de cuatro plazas y otro de dos, o un coche y una lancha motora. En cualquier caso, será necesario arreglarlos para emplearlos para abandonar el mapa. Para ello cabrá explorar las diferentes cabañas del escenario para hallar baterías, bidones de gasolina, hélices o llaves con las que reparar los vehículos.

Una vez localizados los componentes necesarios, llegará el momento de regresar al vehículo correspondiente y hacer frente a una prueba de habilidad para arreglarlo. Si lo conseguimos y Jason no nos lo impide, podremos escapar por las salidas señaladas en cualquier momento de la partida. Sin embargo, y dado que no siempre será posible beneficiarse de estas opciones, es conveniente explorar en profundidad el mapa con el objetivo de encontrar elementos de todo tipo.

Desde armas (bates de béisbol, tablas de manera, machetes, pistolas de bengalas, escopetas…) con las que estunear a Jason momentáneamente hasta navajas con las que zafarnos del asesino cuando nos haya atrapado para ejecutarnos. No obstante, en los cajones de las cabañas también será posible hallar mapas para ubicarnos, sprays médicos para restaurar nuestra vida o petardos para impedir que Jason se acerque a nuestra posición. Dado el carácter cooperativo del título, los walkie-talkies serán también de gran utilidad para comunicarse vía micrófono con el resto de supervivientes.

Además de los vehículos podremos abandonar el escenario con la ayuda de la policía. Si conseguimos encontrar la cabaña en la que se halla el teléfono, podremos arreglarlo mediante un fusible y llamar a las fuerzas del orden para que, pasados unos minutos, se trasladen a uno de los lugares de salida. Su presencia nos permitirá abandonar el mapa siempre y cuando el asesino no nos atrape antes. Precisamente para evitarlo será necesario escoger al personaje que mejor se adapte a nuestras necesidades.

Antes de comenzar la partida podemos seleccionar a uno de entre un plantel de personajes masculinos y femeninos de lo más variados. Dejando a un lado la apariencia, inspirada en algunos de los protagonistas de la película, el usuario deberá atender a su velocidad, resistencias, valentía, sigilo, capacidad de soportar el miedo y otras variantes que determinará el uso que podemos hacer del personaje en cuestión. No obstante, será posible modificarlo ligeramente con un sistema de perks que nos proporcionará hasta tres habilidades adicionales para cada uno de ellos.

Resulta curioso, en cualquier caso, que la obtención de estas perks sea completamente aleatoria. Cuando el jugador reúna los suficientes puntos de experiencia podrá canjearlos en habilidades que se generarán ante nuestros ojos mediante dos porcentajes. El primero determinará el aspecto positivo del perk, mientras el segundo configurará la contraprestación por utilizarlo. De este modo, quizás consigamos una habilidad que proporcionar al personaje un 27% de fuerza adicional al golpear pero que, sin embargo, pierde un 8% de su capacidad de sigilo.

Conforme vayamos jugando iremos obteniendo más habilidades, por lo que será cuestión de tiempo conseguir la build perfecta para cada jugador, que podrá ser compartida por todos los personajes desbloqueados. Del mismo modo, podremos hacernos con cada una de las ejecuciones de Jason, que podrán conseguirse de la misma manera. De esta forma, las diferentes versiones del personaje tendrán a su disposición una amplia selección de ataques con los que acabar con la vida de los supervivientes.

Las mecánicas jugables de Jason no serán, en cualquier caso, ni remotamente similares a las del resto. Además de poder golpear a los supervivientes y de activar trampas a lo largo y ancho del escenario, el personaje tendrá a su disposición un total de cuatro habilidades sobrenaturales que le permitirán tener un control absoluto del mapa en el que se desarrolle la acción. La primera será capaz de aislarle de cualquier sonido ambiental para que el usuario pueda escuchar, con total nitidez, el ruido generado por los supervivientes, a los que será más fácil localizar de esta manera. De todos modos, cada uno de ellos generará una onda visual cuando se mueva o llevar a cabo algunas acciones.

Dependiendo de la potencia de estos movimientos, la señal visual que perciba Jason será más o menos potente y variará de tamaño. Precisamente por ello es recomendable utilizar personajes sigilosos y, además, evitar desplazarse corriendo a cualquier lugar del escenario si somos uno de los supervivientes. Pese a cumplir esta condición, Jason también podrá dar con nosotros gracias a otra de sus habilidades, que le marcará nuestra silueta en rojo si nos encontramos al aire libre. En caso de haber accedido a una casa, lo que aparecerá iluminado en ese color será el área de la cabaña, por lo que el asesino tendrá que acceder derribando una de las puertas, posiblemente bloqueada desde el interior, y romper las ventanas.

Dada la omnipresencia de Jason en las películas de Viernes 13, los desarrolladores no han podido evitar introducir dos opciones de teletransporte, también con su correspondiente tiempo de refresco. La primera nos permitirá desplazarnos a cualquier lugar del mapa, mientras la segunda nos hará invisibles a ojos del superviviente y nos dejará avanzar rápidamente por el escenario para sorprender a cualquiera de nuestros objetivos. En los momento finales de la partida, además, se activará la habilidad de Ira, que multiplicará los efectos de estas habilidades y eliminará, casi completamente, el tiempo necesario para volver a utilizarlas.

Sin embargo, los supervivientes contarán con un as en la manga que podrán emplear no solo para ayudarles a escapar, sino para matar al propio Jason. Se trata de Tommy Jarvis, que permitirá regresar a uno de los usuarios asesinados si previamente, los jugadores han llamado por radio para pedir auxilio. Este joven gozará de las mejores habilidades de cada uno de ellos y, además, se incorporará a la partida con una escopeta colgada del hombro. En cualquier caso, será necesario desplazarse a la cabaña de Jason para llevar a cabo el ritual capaz de propiciar su muerte. Para alcanzar este propósito, una superviviente mujer deberá robar el jersey de la madre del asesino y ponérselo mientras recita unas palabras. Mientras tanto, será imprescindible que Jason ya no porte la máscara, que puede arrebatársele en cualquier momento con la ayuda de armas con filo. En ese momento, en el que el personaje quedará hipnotizado por su difunta madre, será la oportunidad de Jarvis para asestar el golpe definitivo a Jason y liberar a todos los supervivientes.

Como ya habrás imaginado, este ritual será extraordinariamente difícil de completar, por lo que cabrá esperar pacientemente a que se den las condiciones necesarias para llevarlo a cabo. Del mismo modo, será necesario aguardar con calma a que el sistema nos permita convertirnos en Jason. A diferencia de otros juegos, Friday 13th: The Game no nos permitirá escoger entre superviviente o asesino antes de comenzar la partida. La selección del Jason de turno será completamente aleatoria, aunque los usuarios podrán influir haciendo saber su predisposición a ocupar uno de los dos bandos.

Otro aspecto cuestionable lo hallamos en el proceso de obtención de puntos, que solo se proporcionarán cuando Jason haya completado la partida. Si la muerte de un superviviente es temprana deberá esperar a que la partida concluya, en muchas ocasiones teniendo que aguardar hasta que el cronómetro llegue a los veinte minutos. Esta obligatoriedad para asegurar las bonificación en cada partida no ha sido bienvenida por gran parte de la comunidad, que no desea contemplar necesariamente el destino del resto de usuarios una vez ya ha concluido su participación.

Este problema se acentúa además, cuando nos encontramos con jugadores tramposos que, en el momento clave, se desconectan deliberadamente del videojuego con el objetivo de perjudicarnos. Si encarnamos a Jason e iniciamos la ejecución de un superviviente, este podrá abandonar la partida y evitar que recibamos los correspondientes puntos de experiencia. Resulta inexplicable que, tras cinco meses desde el lanzamiento, no se haya buscado solución a una actitud tristemente frecuente en el transcurso de las partidas, tal y como hemos experimentado en nuestras propias carnes.

Asimismo, el matchmaking no siempre funciona de la manera que cabría esperar, al menos en PlayStation 4. En algunos momentos resulta tremendamente complicado encontrar una partida. En caso de hacerlo, hay altas probabilidades de que el sistema nos empareje con usuarios de otras regiones, llevando a problemas de conectividad que pueden acabar con nuestra expulsión incluso una vez iniciada la partida. Por el contrario, si tenemos la fortuna de coincidir con jugadores de nuestro entorno será más sencillo alcanzar una experiencia fluida y sin errores de este tipo.

Tampoco entendemos que actualizaciones que en PC se han lanzado de manera gratuita tengan un coste en la versión para consolas. Dejando al margen el pack de vestimentas veraniegas, que también se comercializaba en ordenadores a un precio igualmente competitivo, resulta llamativo que unas simples animaciones para interactuar con el resto de supervivientes puedan suponer un coste adicional para el jugador, que debería beneficiarse de este tipo de añadidos tan básicos de manera gratuita.

En cuanto al apartado gráfico, Firday the 13th cumple sobradamente con las expectativas tratándose de un juego online, incluyendo además una interfaz completamente en castellano. Tanto los escenarios como los personajes están diseñados con gusto y empleando una iluminación nocturna considerablemente realista. El nivel de las animaciones corporales resulta más que aceptable, al contrario que las faciales, que deben seguir mejorando en pro de una experiencia superior. Respecto al aspecto sonoro, que cuenta con voces en inglés, es uno de los más relevantes del videojuego si tenemos en cuenta la presencia casi constante de la banda sonora, que nos ayuda no solo a introducirnos en la acción sino a advertirnos de la llegada de Jason.

Javier Castillo

JUGABILIDAD: El videojuego presenta únicamente un modo de juego en el que supervivientes y asesino se enfrentan en diversos escenarios ambientados en la saga Viernes 13. No obstante, siempre será Jason el que tenga las de ganar dadas sus habilidades, infinitamente superiores a las del resto de usuarios de la partida.

GRÁFICOS: En lo concerniente al apartado gráfico, Viernes 13: The Game cumple sobradamente las expectativas teniendo en cuenta que se trata de un videojuego de carácter puramente online. Sin embargo, las animaciones faciales deben ir puliéndose para alcanzar la mejor experiencia visual.

SONIDO: El apartado sonoro es una de las piezas clave del título desarrollado por Illfonic. Durante la partida, el superviviente podrá guiarse no solo por los efectos de sonido, sino por una banda sonora muy presente que advertirá de la llegada de Jason. Tras la última actualización, además, cada personaje cuenta con su propia voz (en inglés), lo que significa un salto de calidad respecto al juego de los primeros días.

DURACIÓN: Nos encontramos ante un título multijugador, por lo que resulta complicado determinar una duración que dependerá, únicamente, del usuario. Por el momento, el videojuego cuenta con una sola modalidad, por lo que los desarrolladores deberían plantearse añadir alguna otra para extender la experiencia más allá de un modo que, en cualquier caso, es indiscutiblemente disfrutable.

CONCLUSIÓN: Cinco meses después de su lanzamiento en formato digital, Friday the 13th ha mejorado en múltiples aspectos que no estaban lo suficientemente pulidos en su estreno. La mayoría de bugs han desaparecido y las partidas pueden transcurrir ahora con total normalidad, proporcionado la experiencia multijugador que los fans de Viernes 13 esperaban de un videojuego como este. Lamentablemente, los desarrolladores aún deben perfeccionar el matchmaking, que en ocasiones es incapaz de encontrar partida o, de hacerlo, expulsa al jugador sin previo aviso. En cualquier caso, todo seguidor de la franquicia disfrutará con este título online que, cada vez más, se aproxima a su mejor versión.

Películas relacionadas Si te gusta juega a… Te puede interesar…

Viernes 13 (1980)

Viernes 13 (2009)

Los supervivientes pueden matar a Jason completando un ritual.

Publicaciones relacionadas

Cerrar