¡Qué verde era mi granja!

7843

La estrategia de consola llega a Wii U con un sencillo aunque entretenido juego rural.

Desde hace ya muchos años, los juegos de granjas han tenido nombre y apellido en las consolas de Nintendo: Harvest Moon. Una curiosa saga con sus propios seguidores en todo el mundo. Funky Barn no es eso. Podría estar más cercano a Farmville, pero incluso así no resultaría del todo exacta la comparación.

En realidad Funky Barn es un juego de estrategia, muy al estilo de clásicos como Theme Park o Theme Hospital. Es decir, un título donde el “suma y sigue” lo vale todo a la hora de ir haciendo prosperar nuestro negocio. En este caso, una granja, claro.

Al igual que en Theme Park, aquí no hay realismo, por así decirlo. En lugar de eso encontramos una apariencia muy desenfadada con la que el juego intenta llegar a todo tipo de usuarios, ya les haya llamado alguna vez la sacrificada vida rural o no. ¿Será que las granjas están de moda?

Las funciones a realizar son, por lo tanto, las que uno podría esperar: dar vida a nuestros corrales con animales, comprar máquinas locas (tipo Sims) para aumentar la producción, estar pendiente de los cultivos, etc.

Y como el noventa por ciento de los juegos de estrategia, hay que reconocer que la cosa engancha. Al no darnos casi ni un segundo de descanso para pensar, uno siempre tiene la cabeza en mil cosas. Adicción garantizada.

Al principio, como suele ser habitual, el número de animales y aparatos con los que contamos no son demasiados, pero luego la cosa va en aumento. De los primeros pollos y ovejas (típicos) se va pasando a bichos mucho más exóticos, como por ejemplo búfalos.

Funky Barn es un juego de contrastes. Por un lado, su presentación es poco menos que deficiente. Los gráficos tienen un aspecto bastante pobre y en general da la impresión de estar ante un título genérico y realizado con poco esfuerzo. Pero después hay que reconocer que el desarrollo funciona, lo que nos hace replantearnos nuestra idea original.

 

 

Y más o menos lo mismo sucede con el control. Pese a la sencillez del concepto, el manejo se ha adaptado perfectamente a WiiU, aprovechando las funciones táctiles para interactuar con los elementos. De esta forma es fácil darse cuenta de que, si las desarrolladoras quisieran, quizás la máquina de Nintendo fuera perfecta para recibir juegos de estrategia, dado el diseño de su mando.

Poco más se puede decir de un juego sencillo, pero entretenido y que no desmerece a clásicos como el ya mencionado Theme Park. Una agradable demostración de que este tipo de títulos pueden tener su sitio en consolas y que amplia un poco el margen de WiiU en sus primeros meses de vida.

————————————————————————————————————————————-

Valoración final

Jugabilidad: Adictiva y entretenida. Engancha más de lo que parece.

Gráficos: Pobres y simplones. No ofrecen demasiado.

Sonido: Acompaña sin destacar mucho.

Duración: Como todo los juegos de este tipo, hasta que nos cansemos…

Conclusión

Funky Barn es un juego de estrategia clásica para consola. Desenfadado, fácil de jugar y que aprovecha correctamente las funciones táctiles de WiiU.

————————————————————————————————————————————-

Si te ha gustado te gustará

Harvest Moon

Theme Park

No te quedes solo en el juego

LibroRebelión en la granja de George Orwell

PelículaBabe de Chris Noonan

Cerrar