Furia a todo color

Los amantes de los videojuegos de corte clásico deben celebrar el lanzamiento de Furi, un título con todos los ingredientes que hicieron grande al género hack and slash en la década de los 90: velocidad, descarga de adrenalina y una endiablada dificultad. Así es Furi.

13305

Los últimos tiempos, con una mayor facilidad de acceso al desarrollo de videojuegos a estudios pequeños, han sido el escenario perfecto para que ideas alejadas de los estándares actuales y propuestas de corte retro triunfen entre un gran nicho de mercado exhausto ante los centenares de juegos clónicos que abarrotan la industria del ocio electrónico cada año.

Ante esta coyuntura surgen títulos que rompen con lo establecido y buscan satisfacer los gustos de otro tipo de jugadores.

Es el caso de Furi, que tratar de hacer las delicias de los amantes de la vieja escuela. Bajo una frenética propuesta enmarcada en el género hack and slash, el programa de la compañía The Game Bakers, responsables de la saga Squids, sustenta su éxito en un fantástico diseño de personajes perpetrado por Takashi Okazaki, creador del manga Afro Samurai.

En Furi nos ponemos en la piel de una especie de samurái que ha resultado encarcelado por motivos desconocidos. Una fuerza misteriosa nos libera de nuestro cautiverio, pero para ser verdaderamente libres deberemos acabar con un enorme número de jefes finales que nos pondrán las cosas muy difíciles. Recuerda que si eres usuario de PlayStation Plus podrás hacerte con el juego durante este mes de julio sin coste adicional.

Furi llama la atención, antes que nada, por su increíble apartado estético. Y es que nada más iniciar el juego comprobaremos que estamos inmersos en escenarios tremendamente bien diseñados y con un toque cartoon que le sienta de lujo al programa. Al mismo tiempo, la obra de The Game Bakers cuenta con un colorido espectacular, que dota de personalidad propia a cada una de las fases en las que nos enfrentaremos a poderosísimos enemigos. Y es que la estética de cada lugar es completamente distinta que hayamos disfrutado anteriormente, lo que aporta gran variedad al videojuego.

No obstante, la vertiente sonora no se queda atrás. Estamos en todo momento afronta épicos combates a vida o muerte con seres verdaderamente poderosos que no serían lo mismo si la música no acompañara. Afortunadamente sí lo hace, con una composición musical más que acertada: se trata de una explosiva selección de temas electrónicos que concuerdan a la perfección con la frenética acción a la que nos vemos sometidos cada segundo.

Pero, por supuesto, lo que define a Furi es su directa e incontestable jugabilidad. El título se basa en batallas contra jefes finales. Nada de medias tintas, tendremos que vernos las caras una y otra vez con despiadados enemigos que no dejarán de sorprendernos con nuevos movimientos letales y coloridos ataques. Es por ello que para sobrevivir necesitamos un enorme abanico de herramientas. No te preocupes porque las tenemos.

A grosso modo cabe destacar que disponemos de ataques cuerpo a cuerpo y también a distancia. Somos algo parecido a unos samuráis, por lo que no podía faltar una gran katana a nuestra disposición. Con ella podremos ejecutar ataques rápidos con tal de dañar muchas veces en pocos segundos a nuestro rival y también un ataque cargado con el que romper su guardia. Al mismo tiempo, los oponentes nos atacarán con sus movimientos cercanos, por lo que bloquear en el momento oportuno es fundamental. No solo para tener la posibilidad de ejecutar un contragolpe, sino porque cada bloqueo aumentará ligeramente la salud que habíamos ido perdiendo durante el combate.

Por otro lado tenemos los ataques a distancia, también esenciales para sobrevivir a cada encuentro con implacables jefes. Con el stick derecho del mando apuntamos hacia donde queremos que dispare nuestro héroe. Lo hará de forma ininterrumpida, aunque de vez en cuando deberemos detenernos ante la dureza de nuestros rivales. Y es que el timing es clave si se quiere salir victorioso. Como en el ataque cuerpo a cuerpo, a distancia también tenemos la posibilidad de dañar a nuestro enemigo con un disparo cargado. El movimiento es otra de las técnicas a dominar, pues nos permitirá esquivar ataques. Podemos desplazarnos normalmente o impulsarnos como si de un breve teletransporte se tratase.

Como ya hemos comentado, Furi se compone únicamente con batallas contra poderosos jefes finales, intercalándose entre cada uno alguna breve cinemática que profundice en el universo del juego o bien en el propio jefe. Es por ello que los enfrentamientos contra estos enemigos serán muy, muy largos. Nosotros tenemos hasta un total de cuatro barras de vida (pueden irse aumentando) para desarrollar el combate, mientras que nuestros rivales disponen de muchas más. En cada una de ellas van sumando nuevos movimientos que dificultan aún más nuestra tarea de darles muerte para ganar nuestra libertad. Asimismo, cada vez que hagamos desaparecer una barra de salud de nuestro enemigo regeneraremos toda la vida que habíamos perdido durante esa “fase” del combate.

Si algo define a Furi es su extrema dificultad. Incluso el jefe de presentación que sirve como un tutorial nos pondrá en aprietos y difícilmente podremos abatir a un jefe en el primer intento. Resulta satisfactorio acabar con cada uno de ellos, pero también puede ser frustrante para muchos usuarios. De este modo, el videojuego cuenta con un modo de dificultad llamado “Paseo”, aunque la experiencia queda mermada por su gran bajón de dificultad y la menor cantidad de jefes.

Joel Castillo

Jugabilidad: Variada y adictiva. Combinar los ataques cuerpo a cuerpo con los de a distancia y la defensa que nos proporcionan los bloqueos y el movimiento rápido de nuestro personaje es una delicia. No existe ningún pero a este respecto.

Gráficos: Se trata de un título independiente y de corte retro que no desea ser puntero en este sentido, aunque su apartado estético se constituye como uno de los elementos fundamentales del videojuego.

Sonido: Electrónico y épico, muy acorde con las frenéticas batallas contra jefes que vivimos en Furi. Dispone de un doblaje en inglés que acompaña adecuadamente las secuencias de historia.

Duración: Adecuada para el tipo de juego que es. Su extrema dificultad amplía la duración del título, pues deberemos repetir, con toda seguridad, más de un combate. En el modo de dificultad más sencillo la experiencia pierde gracia y también duración.

Conclusión: Furi es lo que muchos aficionados de la vieja escuela y el hack and slash estaban buscando. Una propuesta retante y extremadamente adictiva, aunque también puede resultar frustrante en muchos momentos. Su apartado estético y sonoro redondean un juego muy recomendable.

Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Te puede interesar…
Salt and Sanctuary

El protagonista de Furi comparte rasgos con el de Afro Samurai, pues han sido creados por la misma persona.

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.

Publicaciones relacionadas

Cerrar