El arma definitiva

8979

Los autores de Resistance presentan un juego de acción orientado al multijugador cooperativo.

Insomniac Games es uno de esos estudios con buena o mala reputación según a quien uno pregunte. Está claro que muchos piensan que los autores de Ratchet & Clank saben lo que se hacen, pero hay otros que opinan que sus juegos nunca desatan todo el potencial que podrían.

Es el caso de Resistance, una saga que ha intentando convertirse en uno de los shooters de referencia en PlayStation 3, pero que siempre ha terminado por quedarse en las puertas del reino. Eran buenos juegos a todos los niveles, pero algo fallaba. Tal vez el hecho de ser demasiado predecibles, shooters de manual.

Ahora el estudio ha cambiado de tercio para sorprender con un título mucho más desenfadado, aunque también orientado a la acción y los tiros. Fuse es un juego muy orientado al cooperativo que, si bien puede llegar a divertir jugándolo en compañía, está aún lejos de otros títulos similares.

La historia del título es como la de cualquier otro videojuego de acción: una mera excusa para lanzarnos a disparar a diestro y siniestro. En ella conocemos a cuatro personajes, un pintoresco grupo de mercenarios conocidos como Dalton, Jacob, Izzy y Naya.

Cada uno de ellos tiene unas características bastante definidas, lo que marcará el ritmo de las aventura. Al comenzar el juego, el cuarteto tiene que investigar una nueva sustancia con fines militares conocida como Fuse.

No se sabe mucho de ella, más que está en proceso de desarrollo, y que puede resultar terriblemente peligrosa. Los protagonistas, no obstante, no tardan en equiparse con armas de corte futurista y singulares poderes que aprovechan esta sustancia.

Básicamente, lo que encontramos en Fuse es eso, un juego de acción en el que cada uno de los personajes tiene un arma con ciertas singularidades: cristalizar a los enemigos, crear una especie de escudo con el que protegernos y embestir, etc. Lo bueno del asunto es que jugando solos podemos elegir entre cualquiera de los personajes en todo momento (los demás los maneja, unas veces mejor que otras, la propia máquina).

Lo malo, es que Fuse se ha desarrollado claramente para ser disfrutado en compañía, e individualmente resulta una experiencia relativamente monótona y pobre. No ya porque la inteligencia artificial de los compañeros, como decíamos, sea un tanto irregular, sino por el propio concepto del juego.

Cayendo de nuevo en el mismo error que en Resistance, Insomniac han diseñado un juego completamente predecible, que aporta poco al género a estas alturas. Los escenarios son muy pasilleros y similares a lo visto ya en mil títulos anteriores.

Dicho de otra forma, no encontramos en Fuse nada realmente interesante, más allá de unos enemigos durillos de derrotar, pero más por su sorprendente resistencia que por otra cosa.

Conviene insistir en que el juego presenta los mismos fantasmas que las pasadas obras de sus creadores. Con unas armas tan curiosas, un desarrollo tan cañero, jefes finales, etc., cuesta entender cómo el jugador puede terminar por aburrirse un poco, sobre todo pasadas las primeras horas (el juego dura unas ocho, aproximadamente).

En cooperativo la cosa pinta mejor. Fuse puede jugarse con un amigo a pantalla partida, o hasta con tres más a través de Internet. Está claro que es al compartirse con amigos cuando el título divierte más y mejor, aunque sus limitaciones solo se camuflan, no terminan de desaparecer por completo.

Eso no quita, eso sí, que los amantes del género (es decir, de la acción más directa y desenfadada) puedan encontrar un entretenimiento aquí, como por ejemplo en el modo Echelon (esto es, básicamente, un modo horda de los de toda la vida, con oleadas de enemigos acosándonos).

Algo parecido sucede con el apartado técnico. Y de nuevo coincide con lo que sucedía en Resistance. Por un lado encontramos un juego con una buena factura técnica, gráficos cuidados y, en general, una calidad considerable. Pero por el otro hay un fuerte contraste entre los escenarios exteriores (muy vistosos e interesantes) y los interiores, que pecan de genéricos y, por desgracia, son los que más abundan.

La banda sonora acompaña sin destacar especialmente, y las voces no están mal, aunque no han sido dobladas a nuestro idioma. Sí hay subtítulos en castellano.

————————————————————————————————————————————-

Valoración final

Jugabilidad: Entretenida, pero tan genérica como el resto del juego.

Gráficos: Hay ciertos contrastes, en general son buenos, pero no demasiado atractivos.

Sonido: Melodías simplonas que acompañan sin destacar demasiado.

Duración: Unas ocho horas, más un modo tipo horda.

Conclusión
Los autores de Resistance presentan un juego de acción, bastante entretenido si se juega en cooperativo. No obstante, este podía haber dado mucho más de sí. Ni su jugabilidad ni su aspecto visual llaman la atención demasiado a estas alturas.

————————————————————————————————————————————-

– Juegos relacionados

Resistance, la saga

-Si te ha gustado te gustará

Army of Two

– No te quedes solo en el juego

Película: Los Mercenarios, de Sylvester Stallone

Publicaciones relacionadas

Cerrar