Análisis de Ghost Recon Wildlands: Año 2 – Bolivia nunca morirá

 

 

Hace un año nos enfrentamos al cartel de Santa Blanca, organización criminal que había tomado Bolivia para convertir en realidad el deseo de un narcotraficante apodado El Sueño. Una nación dedicada a la producción de esta droga y un imperio del crimen con sus propias fronteras. Por suerte, el equipo de Ghosts estaban ahí para introducirse y enfrentarse a este enemigo. Pero la caída del líder no supuso el fin de esta aventura en Ubisoft.

Ghost Recon Wildlands estrena su segundo año de contenido que demuestra un compromiso por parte de Ubisoft para mantener este juego vivo y que promete mucha más emoción. En especial para los amantes de Ghost War, el modo PVP como una nueva misión y más mapas para ampliar esta experiencia. Un total de 4 actualizaciones compondrán esta nueva ruta pensada por el estudio francés y que se distribuirán a través de cuatro “operaciones especiales” que se estrenarán a lo largo de este 2018. ¿Preparado para volver a Bolivia?

Todavía huele a pólvora y nuestros fusiles están echando humo. Ghost Recon Wildlands no nos abandonó en Bolivia tras acabar con el cartel de Santa Blanca. Ya en el primer año de vida de este juego, Ubisoft nos ofreció por un lado Narco Road y Fallen Ghosts, dos DLC que ampliaron esta aventura. También llegó a nosotros el modo PVP Ghost War en donde pudimos enfrentarnos a otros usuarios en interesantes partidas online donde debíamos mostrar todo lo que habíamos aprendido en solitario (a lo sumo en el sistema cooperativo).

Ahora, comienza el año 2 de Ghost Recon Wildlands en donde Ubisoft nos traerá 4 actualizaciones llamadas “operaciones espaciales”. La primera de ellas ya está aquí y en ella encontramos importantes novedades. La primera de ellas, un nuevo modo que aterriza en el PVP. Su nombre es ‘Sabotaje’ y en donde tocará demostrar que somos unos excelentes tiradores.

En ‘Sabotaje’ los jugadores se dividirán en dos equipos y se irán turnando para asumir el papel de defensores y de atacantes. Por un lado, uno de estos grupos tendrá que intentar hacerse con uno de los equipos de radio que posee el rival, como ya podrás imaginar, éste tendrá que evitar que el contrincante tenga éxito. ¿En que se traduce esto? Pues en intensos tiroteos donde vas a demostrar hasta qué nivel llegan tus competencias como especialista de estas operaciones especiales. ¿La clave? Asegurarse de un equipo bastante nivelado en donde, de nuevo, el francotirador no puede faltar.

También al modo Ghost War llega una nueva clase, Echelon. Este nuevo tipo de personaje forma parte la categoría de ‘Asalto’ y gracias a sus gafas especiales es capaz de revelar la presencia de enemigos en las inmediaciones durante un breve periodo de tiempo. Una gran ayuda para este nuevo modo de juego ya que tanto a la hora de defender, si estamos aprovechando una cobertura, será posible saber si alguien se está acercando y prepararle una pequeña trampa.

Por el contrario, Echelon también servirá a la hora de atacar en ‘Sabotaje’ puesto que antes de acercarnos al punto a capturar, podremos saber si algún rival nos está esperando sigilosamente para acabar con nuestra incursión. La traba en este sentido es que la efectividad de este sónar será menor si nos movemos. De manera que procura esconderte mientras lo utilizas o te convertirás en un blanco fácil, olvídate de utilizarla en espacios abiertos donde serás carne de francotirador.

Pero este no será el único contenido que llegue a Ghost War. Los usuarios del modo PVP también recibirán cinco nuevos mapas: Biblioteca, Base de la Unidad, Nudo ferroviario, Rocha y Mina de zinc. Nuevos escenarios bastante equilibrados en donde encontraremos zonas donde desarrollar toda la habilidad de la clase a la que pertenezca nuestro personaje. Aunque quizás, en Rocha, clases como el francotirador tendrán menos efectividad al no haber lugares tan elevados como para controlar desde la mira aquello que sucede frente a nosotros.

Ubisoft también ha pensado en los jugadores que prefieren enfrentarse a Ghost Recon Wildlands de forma solitaria. Por ello, esta primera actualización también incluye novedades para la campaña. Entre ellos los desafíos especiales de Splinter Cell en el que podremos completar distintos desafíos que nos ofrecerán recompensas como las gafas de visión nocturnas que tan famosa hizo a esta saga o un parche especial para personalizar a nuestros personajes.

Pero la presencia de la saga Splinter Cell en Ghost Recon Wildlands no se reducirá a esta primera “operación especial”. Tras completar estos desafíos, veremos una pequeña pista sobre cómo podrían continuar las cosas en este videojuego en la siguiente actualización de este videojuego.

Por último, Ghost Recon Wildlands nos permitirá, gracias a esta primera “operación especial”, personalizar al equipo que nos acompaña en este modo. Eso sí, esta customización se centrará en el terreno físico (sin incluirse el género) y no podremos cambiar sus armas y el aspecto de las mismas. Eso sí, será posible de cierta unidad en el estilo de los integrantes de nuestro equipo de soldados especiales.

En definitiva, Ghost Recon Wildlands arranca su Año 2 con importante material que tiene en cuenta a los jugadores que juegan solos y a los que optan por lanzarse al modo competitivo PVP. Es cierto que este último sistema se lleva el grueso de esta primera actualización, pero no se puede descartar que la próxima de estas “operaciones especiales” pueda ampliar el modo en solitario.

JUGABILIDAD. No hay grandes cambios, la mayor novedad se centra en el nuevo personaje y en las habilidades que posee (las gafas sónar). Un pequeño aprendizaje que no deberá siquiera preocupar a aquellos que prescindan del PVP. Eso sí, encarar los desafíos de Sam Fisher va a ser muy, muy duro ya que requerirán que saquemos lo mejor de nosotros mismos tanto como tiradores, como agentes sigilosos.

GRÁFICOS. No hay evolución, este parche no trae mejoras estéticas a Ghost Recon Wildlands. Nada a destacar en este sentido.

SONIDO. Tampoco hay cambios en este sentido, Ghost Recon Wildlands se mantiene todo igual. Como novedades, la introducción de la voz de Sam Fisher como novedad.

DURACIÓN. Estamos ante un contenido que va a ocuparnos mucho tiempo. Ghost Recon Wildlands nos asegurará unas 3 horas en los desafíos de Sam Fisher, mientras que las posibilidades del modo PVP hacen que estas partidas se amplíen tanto como el cuerpo aguante. Además, el hecho de que tengamos que dedicar tiempo a este aspecto si queremos tener éxito en este multijugador.

CONCLUSIÓN. Ghost Recon Wildlands comienza bastante bien su segundo año de vida. Las “operaciones especiales” prometen darnos buenos motivos para regresar a Bolivia. Si además eres de los que más jugo le ha sacado al multijugador de este título, no te puedes perder la oportunidad de aprovechar todo el contenido que ha recibido esta faceta del juego.

Cerrar