La venganza sigue en pie

Tras el éxito de su primera entrega, el espartano Kratos sigue sus aventuras en PlayStation 2. Un título que repite todo lo visto en el original, pero llevado varios escalones más allá. La lucha por el Olimpo no ha hecho más que empezar…

Convertido ya en el nuevo dios de la guerra y sustituyendo al terrible Ares, Kratos se embarca en una nueva campaña sangrienta en esta segunda parte de la exitosa saga de Sony. Es entonces cuando el guerrero es traicionado de nuevo, en este caso por Atenea y el poderoso Zeus. Por supuesto, el espartano no está dispuesto a dejar las cosas como están…

Lucha mitológica

God of War II es, como cabía suponer visto el tirón del original, una secuela muy continuista, que mantiene la fórmula que ya disfrutamos en la primera aventura de Kratos. Es decir, que el desarrollo combina la acción con los puzles y las plataformas. No obstante, God of War II cuenta con notables novedades, empezando por un control más pulido, o la introducción de nuevos personajes mitológicos. Y no solo hablamos de enemigos, sino también de ilustres miembros de algunas leyendas griegas como Ícaro o Perseo.

Los combates de God of War II siguen también el estilo de la primera parte, aunque añadiendo nuevas armas, poderes e incluso minijuegos. En este sentido cabe reseñar que las luchas han ganado en rotundidad, sobre todo debido a la mayor cantidad de enemigos que aparecen en los gigantescos escenarios. Y lo mismo sucede con los jefes finales, más contundentes y espectaculares: algunos son realmente colosales.

La guerra sin fin
Al igual que sucedía con el primer God of War, en esta segunda parte encontramos una campaña relativamente larga, que ronda las doce horas de juego. Un tercio más que la registrada en la primera parte. Además, Sony también ha incluido algunos retos extras para cuando hayamos terminado la aventura, retos que no son especialmente originales pero que sirven para entretenernos durante varias horas extra.

Donde sí se nota una marcada evolución con respecto al juego de 2005 es en el apartado gráfico. Como decíamos antes, esta vez encontramos más enemigos y de mayor tamaño, escenarios amplios y cargados de detalles (con los que muchas veces podemos interactuar) y unas animaciones de los personajes más suaves y realistas.

Lo que no ha cambiado ha sido todo lo relacionado con el sonido, ya que de nuevo nos encontramos con una vibrante banda sonora orquestada y un doblaje en castellano llevado a cabo por actores profesionales.

Aparte de todo esto, God of War II continúa siendo un título adulto y con momentos realmente violentos. Es decir, que los chavales no son su público más recomendable precisamente. Eso y su ya no tan original planteamiento son los únicos “peros” que le podemos poner.

Publicaciones relacionadas

Cerrar