Acelerando al máximo

La conocida serie de velocidad de Sony, Gran Turismo, arranca sus motores en PSP. Y lo hace con una versión en la que los gráficos y la velocidad destacan por encima de todo lo demás. Conducción de lujo en tu bolsillo.

Los usuarios de PSP pidieron durante bastante tiempo que Gran Turismo llegara a la portátil. Finalmente, y tras una considerable espera, Sony ha cumplido su promesa, desarrollando una adaptación portátil que, en líneas generales, mantiene la esencia de la saga aunque adaptada a la naturaleza portátil del sistema.

Cambio de neumáticos

Los números hablan por sí solos a la hora de analizar este nuevo Gran Turismo: 800 vehículos distintos y 35 pistas. Ahí es nada. Como siempre, el estudio responsable de toda la serie ha apostado por no decepcionar en términos de cantidad a sus muchos aficionados. Pero, ¿qué más ofrece este trabajo de Polyphony Digital?

Pues para empezar, un nuevo concepto jugable. Sí, porque en lugar de apostar por desarrollar un título con el aclamado Modo Carrera, que desde siempre ha representado la opción de juego más interesante de cada entrega de la serie, los programadores han decidido crear una propuesta más directa. Las tres opciones que encontramos en Gran Turismo son Carrera Única, Derrapes y Pruebas Contrarreloj. La idea está clara: al ser un lanzamiento portátil, se ha buscado incorporar carreras rápidas, ideales para jugar en cualquier parte, y se ha eliminado la propuesta progresiva de las ediciones de sobremesa. Esta perspectiva es algo problemática, ya que habrá usuarios que echen de menos la fórmula clásica…

Como extra, no obstante, el juego nos reta con alrededor de cien objetivos distintos en las que se pone a prueba nuestra habilidad al volante. Y como consecuencia, la duración del UMD se beneficia sustancialmente de esta opción, por supuesto.

Carreras para cuatro

Además de esto, Gran Turismo incluye multijugador, el cual nos permite llevar a cabo carreras en las que nos enfrentamos contra otros tres usuarios. Y es que, de hecho, las carreras del juego se han visto limitadas a cuatro competidores cada vez. ¿Por qué este recorte? Principalmente para que el aspecto de los vehículos, que se han cuidado de nuevo al máximo pese a estar hablando de una portátil, no se viera resentido. Ni eso ni tampoco la sensación de velocidad que transmite el juego.

Como siempre, el control de este Gran Turismo presenta un equilibrio a medio camino entre la simulación y el arcade, aunque más cercano a lo primero que a lo segundo. Aunque claro, todo depende del modelo de turismo que conduzcamos, ya que cada uno de ellos tiene sus propias características. Además, en esta ocasión todos están desbloqueados desde un principio, por lo que podemos probarlos sin privaciones.

El único “pero” que encontramos al juego -al margen de los ya comentados recortes en modalidades de juego y número de participantes simultáneos- es la reducida inteligencia artificial de los rivales, que nos ponen las cosas demasiado fáciles una vez nos ponemos en primera posición durante el transcurso de cada carrera.

Cerrar