Análisis de Gran Turismo Sport – Arranca la competición

Hace poco más de una semana teníamos la ocasión de acercarnos a Gran Turismo Sport a través de su demo, que nos permitía adentrarnos en algunas de sus principales modalidades antes del lanzamiento definitivo del videojuego, que tuvo lugar el pasado 18 de octubre en sistemas PlayStation 4. Entre los modos a los que tuvimos acceso destacaban tanto las carreras en solitario o a pantalla partida como las pruebas online, amén de algunas opciones de personalización que los responsables del videojuego han tratado de destacar durante la campaña promocional de esta nueva entrega.

Finalmente, el día más esperado por los fans de la franquicia ha llegado, por lo que ya podemos acercarte nuestras impresiones de Gran Turismo Sport tras sumergirnos en esta experiencia automovilística durante varios días. Pese a que el equipo de Polyphony Digital ha tratado de mantener los apartados esenciales de la saga también ha introducido una serie de novedades, tales como la compatibilidad parcial con la realidad virtual de Sony, que te detallaremos a continuación. ¿Preparado para conocer el funcionamiento del nuevo Gran Turismo para PlayStation 4 y su modelo Pro?

Aquellos que tuvieran la ocasión de disfrutar de la reciente demo comprobarán que, al iniciar la versión final de Gran Turismo Sport, el sistema les permite recuperar los puntos de experiencia y los vehículos que hubieran conseguido en ese margen de tiempo. Sin duda, se trata de una forma de recompensar a aquellos que ayudaran a testar el videojuego en la recta final hacia su lanzamiento, que finalmente se produjo hace dos días tanto en PlayStation 4 como en PlayStation 4 Pro. En cuanto a los modos de juego, hemos encontrado los mismos que en la última aproximación al juego, aunque esta vez sin limitaciones de ningún tipo.

En primer lugar debemos referirnos a la modalidad Arcade, que alberga diferentes opciones jugables a las que podemos acceder si necesidad de conectarnos a la red. Es el caso de la Carrera única, la personalizada, prueba Contrarreloj o la de Derrapes, que nos invitan a hacer frente a diferentes desafíos tanto contra la IA como en solitario. Sin embargo, uno de los modos más atractivos para los amantes del competitivo local lo hallamos en la modalidad de pantalla dividida, orientada a las carreras junto a otro usuario sentado a nuestro lado en el sofá. En este caso, podemos seleccionar cualquier circuito y disfrutar de la competición más pura sirviéndonos del mismo televisor.

Pese a que en la versión demo estaba bloqueada, no podemos olvidarnos de la opción destinada a PlayStation VR, que ahora sí se muestra totalmente accesible desde el menú de Arcade. Desde que se anunciara el desarrollo de Gran Turismo Sport estamos estado pendientes de modo en que Polyphony Digital integraría la realidad virtual en la nueva entrega de la saga, que finalmente ha optado por ofrecer una compatibilidad parcial. Alejándose de otros títulos que permiten disfrutar de todas las modalidades con el casco de VR, los responsables del juego han preferido ofrecer una experiencia más pulida aunque también acotada a una sola opción jugable.

De este modo, aquellos que dispongan de PlayStation VR podrán acceder a un tipo de carrera muy específico aunque absolutamente inmersivo. Una vez colocadas las gafas de realidad virtual, podemos disfrutar del enfrentamiento contra un coche de la IA en un circuito a nuestra elección y bajo las condiciones climatológicas deseadas. Afortunadamente, la variedad de escenarios es apabullante, por lo que la diversión podrá prolongarse cuanto queramos. En cuanto a la jugabilidad, el estudio ha hecho un trabajo más que aceptable en cuestión de inmersión, dado que la sensación de encontrarnos al volante de cualquiera de los vehículos disponibles es absoluta.

Al contrario que en otros títulos de corte similar, en los que el interior del vehículo solo era representado parcialmente, en Gran Turismo Sport tendremos la oportunidad de girarnos y apreciar cada detalle. Además, la posibilidad de atender a los espejos retrovisores durante la carrera añade un plus de realismo que no hubiera sido posible sin un apartado gráfico a la altura de las circunstancias. No obstante, y como viene ocurriendo en videojuegos adaptados a la realidad virtual, ese nivel de detalle no siempre se traslada a la pista que, sobre todo en la lejanía, se muestra ante los ojos del espectador de manera algo difuminada.

En cualquier caso, la sensación de velocidad sí se traslada perfectamente a la pantalla de PlayStation VR sin que, además, afecte de ninguna forma a nuestro sentido del equilibrio. En sesiones breves de juego no vamos a sentir la sensación de mareo tan temida de esta tecnología y que, cada vez más, los desarrolladores consiguen evitar de manera más que satisfactoria. Finalmente, la compatibilidad con la realidad virtual nos permite disfrutar de un modo espectador orientado al acercamiento a cada uno de los vehículos disponibles en el juego. Tras seleccionar el coche deseado, este aparecerá ante nuestros ojos y nos permitirá rodearle para apreciar cualquier detalle de su carrocería e incluso del interior.

Por supuesto, el estudio responsable del juego tampoco se ha olvidado de una de las modalidades más apreciadas por los fans de la saga. Pese a que ha cambiado de nombre y presenta algunas diferencias respecto al modo clásico, no falta la habitual Campaña, que nos permite hacer frente a una serie de pruebas y desafíos de dificultad progresiva que nos permitirán ir evolucionando como pilotos y, la mismo tiempo, ir obteniendo nuevos vehículos con los que competir. Se trata del modo más completo y que, seguramente, atrapará al usuario más veterano de la franquicia Gran Turismo.

Sin embargo, no debemos descuidad las opciones online, que se aúnan en la modalidad Sport. Tras visionar dos clips a modo de tutorial, el sistema nos permitirá acceder al multijugador de Gran Turismo Sport y crear una partida o unirnos a una ya existente. Dado que en estos momentos aún no existe una base extraordinariamente amplia de jugadores, los desarrolladores han diseñado un método que nos permite esperar hasta que se complete la lista de participantes mínimos sin que nos aburramos lo más mínimo.

En lugar de reducir este margen de tiempo a realizar los cambios oportunos en el coche, el jugador puede unirse a la pista para practicar junto al resto de competidores. Cuando la carrera vaya a comenzar, finalizará el entrenamiento de manera instantánea y haremos spawn directamente en la parrilla de salida. Una vez completada la carrera y, como en el resto de modalidades, recibiremos las correspondientes bonificaciones que podremos usar para adquirir vehículos, piezas u opciones de personalización, otro de los aspectos en los que más ha incidido el estudio.

Nos referimos, concretamente, al Editor de diseños, una sección del menú que nos permite variar el aspecto de nuestros vehículos e incluso de los complementos del piloto. Esta serie de mejores visuales afectarán tanto al mono del jugador como al casco, que podemos colorear de la manera deseada tanto como los coches de nuestro garaje. Podremos no solo pintar el vehículo, sino rotular su carrocería hasta que su apariencia se adapte a nuestras exigencias creativas. Con el objetivo de expandir la experiencia jugable se ha introducido también Paisajes.

Se trata de un modo fotografía que nos permite realizar las composiciones más espectaculares que, más tarde, podremos compartir en redes sociales o simplemente utilizar como fondo de escritorio. Este apartado deja escoger uno de los escenarios disponibles en una inmensa galería y, acto seguido, introducir uno de los vehículos de nuestra colección. Llegados a este punto podremos variar su posición, su tamaño y manipular cualquier valor que esperaríamos encontrar en una fotografía real, como la apertura de diafragma, la velocidad de obturación o el enfoque.

Más allá de estas modalidades, solo nos queda referirnos a la propia jugabilidad, que vuelve a asemejarse más al arcade que a un simulador como tal. Pese a que los desarrolladores permiten modificar varios aspectos del vehículo antes de enfrentarnos a una prueba, como es el caso de las ruedas, lo cierto es que tanto la conducción como la ausencia de daños en los vehículos apuntan en esta dirección. En cualquier caso, nos encontramos ante un videojuego automovilístico que nos permite conducir una amplia gama de vehículos de manera satisfactoria y con cada vez más opciones de personalización en una saga que no destacaba, precisamente, en este sentido.

Javier Castillo

JUGABILIDAD: Los responsables de la nueva entrega vuelven a poner a disposición del jugador un surtido lo suficientemente amplio de modalidades en las que volveremos a comprobar cómo la jugabilidad se aproxima más al arcade que a la simulación más realista. Prueba de ello es, por ejemplo, la ausencia de daños en los vehículos, que en cualquier caso pueden modificarse parcialmente antes de iniciar una carrera e incluso durante la misma.

GRÁFICOS: El salto respecto al videojuego anterior de la saga es más que considerable teniendo en cuenta que Gran Turismo Sport ha sido desarrollado para la nueva generación de consolas. La reproducción de los diferentes vehículos es espectacular y, en términos generales, los diferentes escenarios también han sido diseñados de manera satisfactoria. No obstante, la sensación de velocidad no siempre se traslada a la pantalla.

SONIDO: El apartado sonoro es fundamental para trasladar la emoción sobre la pista a los oídos del usuario. Sin embargo no se reduce a los habituales efectos sonoros, en todo caso destacables. El jugador también deberá atender a una constante banda sonora que nos acompañará en cada carrera y que, muy probablemente, no se convertirá en la mejor aliada de aquellos que quieran disfrutar de la experiencia de conducción más pura.

DURACIÓN: Gran Turismo Sport será capaz de mantenernos ocupados tanto tiempo como queramos. Al margen del modo Campaña, que nos permitirá evolucionar como pilotos superando diferentes pruebas de dificultad progresiva, el jugador podrá emplearse a fondo tanto en la modalidad Arcade, en la que también tienen cabida las carreras a pantalla dividida y la realidad virtual, como en la multijugador.

CONCLUSIÓN: Los seguidores Gran Turismo se reencontrarán con los elementos que hicieron popular a la saga en una nueva entrega que, sin duda, ha supuesto el salto de calidad necesario para competir con otras de las grandes franquicias automovilísticas a las que tenemos acceso hoy en día. Además de las modalidades que todo fan esperaba, incluida la multijugador, los desarrolladores no se han olvidado de la casi extinta pantalla dividida ni de introducir un modo especialmente diseñado para la realidad virtual de Sony. Por si fuera poco, Polyphony Digital ha dado un paso al frente en cuestiones de personalización en pro de una experiencia más adaptativa.

 

Publicaciones relacionadas

Cerrar