Análisis de Gravel – Maestro al volante

¿Quién no disfruta de la emoción sobre cuatro ruedas? Si eres de aquellos que gustan de un gran paseo en estos vehículos, seguro que disfrutas de Gravel. Un título que nos saca de los circuitos convencionales y nos transporta a duros torneos que abarcan desde el inhóspito barro hasta trazados repletos de nieve, pasando por circuitos de asfalto. Tu misión es sencilla, demostrar que eres un maestro al volante, que dominas como nadie el cambio de marchas, las curvas y que ningún reto es suficiente.

Acrobacias, carreras por entornos sinuosos y en condiciones difíciles. Gravel te propone una aventura tan divertida como difícil. ¿Serás capaz de cumplirla? Súbete encima de tu coche, arranca y prepárate para recorrer todos estos trazados en donde tú decides la dificultad. Desde el nivel de la inteligencia del rival hasta la posibilidad de regresar atrás y repetir un momento del que nos arrepintamos. Siéntete con libertad, pero enfoca bien el objetivo: ser el maestro de la conducción.

Existen dos tipos de conductores, por un lado aquellos que se saben desenvolver en un circuito y que conocen al dedillo cada trazada. Quienes estudian cada curva y dominan a la perfección estas zonas dedicadas a la automoción. En el otro extremo de la mesa nos encontramos a los que reaccionan ante cada circunstancia, aquellos que les da igual si conducen en grava, barro, nieve o asfalto. Simplemente les basta con conocer el vehículo en el que compiten. En este último tipo de pilotos nos quiere convertir Gravel, una de las producciones que llegan de la mano de Milestone y Bandai-Namco.

Al igual que en Monster Energy Supercross – The Official Videogame, el estudio quiere poner a prueba nuestra capacidad de conducción y ver qué tal nos desenvolvemos en circunstancias poco propicias para nosotros. Es decir, hacer que bajemos al barro para medir nuestra capacidad como conductor todoterreno. Para ello tendremos ante nosotros un amplio abanico de posibilidades, tanto a nivel de catálogo de vehículos como en mapas en los que conduciremos. Pero antes, es mejor explicar los modos de juego que nos ofrece Gravel:

  • Cross Country. Pruebas de Checkpoint en los paisajes más espectaculares a nivel visual.
  • Wild Rush. Atrévete a dar varias vueltas en las localizaciones más salvajes.
  • Speed Cross. ¿Quién es el más rápido de la clase? Demuestra tus habilidades y salta, aterriza, toma curvas del mejor modo posible y marca el mejor tiempo.
  • Stadium. Escenarios reales en los que dar cuenta de quién es el mejor.

¿Qué tienen en común todos estos escenarios? La misma dinámica: la emoción de competir. Gravel no es un juego de planificación y de estrategia de carrera, es un título en donde toca demostrar lo que valemos en el terreno. Si bien en otras competiciones del mundo del automovilismo hay que tener en cuenta aspectos como paradas en boxes o qué planteamiento ha hecho el rival, en eta ocasión estamos solos frente al volante. Olvídate del equipo al que perteneces, tú eres el único que puede alcanzar la victoria.

Algo que nos toca descubrir a lo largo de cada una de las categorías antes mencionadas. En todas esas cuatro competiciones habrá un campeón al que habrá que vencer. Al igual que en Forza Motorsport 7 se nos presentan distintas modalidadesc, aquí también habrá que demostrar que somos los mejores en estos modos. El objetivo es triunfar en todos uno de estos campos y al final obtener el título de “Off The Road Master”. ¿Crees que es sencillo? Prepárate para uno de los grandes retos dentro del género de conducción, bueno, siempre y cuando quieras enfrentarte a una gran prueba.

Ante nosotros se presentan 50 circuitos en los que demostrar lo mejor de nuestra capacidad de piloto. En este sentido, nos encontraremos con tres modalidades de competición. Por un lado aquellas que nos enfrentan a la IA en una carrera en la que o bien habrá que quedar primero o en la que paulatinamente se irá eliminando al último clasificado. En ambos casos el jugador tendrá la opción de decidir qué nivel quiere y cuál es la dificultad de la prueba a la que se enfrenta.

A mayor dificultad, la IA incrementará su velocidad en estas competiciones y mostrará más maldad a la hora de echarnos fuera del circuito, en el caso contrario prácticamente nos dejará paso a lo largo de las trazadas e incluso se boicoteará estrellándose. Gravel permite que nosotros elijamos si queremos enfrentarnos a un reto mayor o simplemente pasar un buen rato hasta alcanzar nuestro objetivo.

El escenario en el que compitamos también tendrá efecto en nuestros objetivos. A lo largo de nuestra experiencia dentro de Gravel nos enfrentaremos a trazados que nos ponen sobre el asfalto, en donde particularmente se nos ha dado bien competir, hasta la nieve, que se ha convertido en toda una tortura a nivel de conducción. Pero no nos queda otra que apretarnos el cinturón de seguridad y dominar todos los elementos en los que se nos invite a participar. Pero tranquilos, habrá una amplia gama de vehículos adaptados a cada medio en el que nos veamos transportados.

A nivel visual, hay que destacar el mérito de Gravel. Los escenarios en los que competimos son extraordinarios y una de las claves de este juego. De esta forma, podremos quedarnos embobados con una aurora boreal en medio de una trazada sentirnos tan embarrados como nuestro coche en un escenario caracterizado por este medio. Al igual que Monster Energy Supercross – The Official Videogame, Milestone se ha esforzado por reproducir a escenarios y vehículos a un gran nivel de detalle. Algo que también se deja notar en el motor de colisión.

Cada choque que demos se dejará ver en nuestra carrocería, tanto en el exterior como en el interior. Quizás se eche en falta algo más de realismo a nivel competitivo, pero en lo que se refiere al campo gráfico, Gravel se ha esforzado en este aspecto. Una delicia a nivel visual que nos ha sorprendido en gran medida.

Gravel ya está disponible para Xbox One, PlayStation 4 y PC. Un juego que merece la pena conocer y en el que podrás demostrar que de verdad eres el mejor al volante. Si aceptas el reto, no hay nada más que hablar, enciende el contacto, ponte el cinturón de seguridad y a por ellos.

JUGABILIDAD. Un arcade de conducción en donde tú eliges la dificultad a superar. Depende del reto al que quieras enfrentar, Gravel se adapta. Un gran acierto que contentará tanto a aquellos que busquen una prueba de verdad, como aquellos que sólo busquen una partida fácil con la que divertirse.

GRÁFICOS. Uno de los puntos clave de este juego, los escenarios son bastante impresionantes y el nivel alcanzado indica que la labor de desarrollo de Milestone en este sentido ha sido larga. El resultado está claro: paisajes en los que más de una ocasión apetecería parar el coche y sacar unas fotografías.

SONIDO. En los juegos de conducción este aspecto no juega una gran importancia. Los efectos de sonido están bien adaptados a la carrera. Un aprobado en este campo que no juega un gran papel.

DURACIÓN. El éxito de Gravel reside precisamente aquí, podremos superar el modo campaña y convertirnos en el campeón de las distintas modalidades. Pero, ¿obtendremos el mismo éxito si probásemos con una nueva dificultad? El juego nos reta a probarnos continuamente, un éxito por parte de Milestone que hace que la diversión continúe aun cuando en teoría, debiera haber concluido.

CONCLUSIÓN. Gravel es un juego que merece la pena descubrir. Una conducción que se adapta a cada objetivo de los aficionados y con un apartado visual exquisito. Si buscas algo nuevo para dar cuenta de tu habilidad al volante, Milestone tiene la solución. Un título que nos saca de la zona de confort del clásico circuito profesional y nos propone conducir por áreas menos idóneas para hacer un trazado perfecto. Tú decides hasta qué punto quieres que crezca el reto, ¿serás capaz de afrontarlo?

Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Te puede interesar…
Onrush

Monster Energy Supercross – The Official Videogame

 
Habrá cuatro modalidades en las que demostrar nuestra valía.
 

Cerrar