Una aventura gravitacional

A mediados del año 2012 los usuarios de PlayStation Vita eran sorprendidos por Gravity Rush, una colorida aventura en la que el control de la gravedad es el pilar fundamental para lograr el éxito en nuestra misiones. Casi cinco años después llega Gravity Rush 2, que ha abandonado la portátil de Sony para aterrizar en PlayStation 4 y ofrecer una nueva propuesta de acción con pocas novedades pero tan divertida como su precursora.

14173

Si algo se ha criticado a PlayStation Vita desde su lanzamiento fue la escasez de grandes videojuegos exclusivos. Gravity Rush llegó en 2012 para ponerle solución y la aventura de Kat pronto se convirtió en uno de los indispensables del catálogo de la portátil de Sony. Ahora han pasado más de cuatro años y medio desde que ello ocurriera y ya tenemos en nuestras manos la segunda entrega, con remasterización de la primera para PlayStation 4 de por medio.

La remasterización no era casual, sino que buscaba nuevos jugadores y fans para la saga ante el inminente lanzamiento de la segunda parte. Una segunda parte que, por otro lado, ha llegado acompañada de cierta polémica por su estreno exclusivo en la consola de sobremesa de Sony, dejando completamente de lado a Vita, la consola que la vio nacer. Pero dejemos las controversias a un lado y vamos a lo que realmente importa.

Un buen punto de partida es comenzar por el argumento de este Gravity Rush 2 que llegará a PlayStation 4 el próximo 18 de enero. Antes de darte los detalles es importante haber visto Overture, el cortometraje animado que Sony ha compartido y que sirve como transición entre la primera y la segunda entrega. Por supuesto te lo dejamos justo al comienzo de esta sección para que puedas verlo si todavía no lo has hecho. En él podremos comprobar qué fue de Kat y Raven tras los acontecimientos del primer Gravity Rush y qué hechos provocan lo que ocurre al comienzo de la secuela.

Gravity Rush 2 comienza con Kat y su amigo Syd trabajando para un pueblo desconocido, que les ha acogido con la condición de trabajar para ellos. Raven ha ido a parar a otro lugar y no está con nuestra protagonista, al igual que su gato Dusty, lo que le ha hecho perder todos los poderes. Nuestra misión, obviamente, será recuperar a Dusty, ganarnos la confianza del pueblo que nos ha acogido, encontrar a Raven y poner fin a la nueva amenaza que se cierne sobre el universo del juego.

La gran fortaleza de la primera entrega de la saga exclusiva del universo PlayStation era su jugabilidad, que nos invita a poner la gravedad a nuestros pies y a modificarla a nuestro antojo. Nada de ello ha cambiado en Gravity Rush 2, donde podemos desplazarnos a toda velocidad surcando los cielos, pelear de formas inimaginables e incluso posarnos sobre fachadas verticales de edificios como quien camina por un sendero normal y corriente. Kat, junto a Dusty, todo lo puede.

Sin embargo algunos de los mayores problemas del primer Gravity Rush se han visto trasladados a esta segunda entrega. Las imprecisiones de Kat en el aire, especialmente a la hora de atacar siguen siendo una constante. Esperábamos que el salto a una consola de sobremesa produjera grandes avances en este sentido y aunque sí tenemos alguna mejora seguimos encontrando errores de precisión.

Las formas de atacar a los Nevi enemigos se mantienen intactas con respecto a la primera parte. Debemos, como siempre, atacar en los puntos rojos de poder que destacan sobre la superficie de los rivales y para ello podemos atacar de múltiples formas. La patada convencional desde el suelo es la más básica y, de hecho, la menos efectiva. Lo normal será que modifiquemos la gravedad y comencemos a dar patadas gravitatorias a nuestros enemigos. Es precisamente aquí donde se producen algunos de los momentos de mayor imprecisión, provocando la evidente frustración.

El automarcado de enemigos nos juega malas pasadas, pues en lugar de atacar es probable que vayamos contra una mena de gemas y nos expongamos al ataque de los monstruos. En esta nueva entrega gana presencia el ataque a distancia. Podemos atraer con la gravedad objetos cercanos y lanzarlos a los enemigos, fallando muy pocas veces. Finalmente, y como en la primera entrega, podemos ejecutar un golpe definitivo (tenemos otra vez varios de ellos) que cause mucho daño.

La gravedad, como ya sabrás si jugaste al primer Gravity Rush, nos permite hacer otras muchas cosas: trasladar personas de un lugar a otro, detenernos en mitad de la nada o posarnos sobre cualquier edificio, lo que dota al título, nuevamente, de una fantásticamente bien lograda verticalidad. Kat, como era de esperar, podrá mejorar todas sus habilidades de dos formas diferentes durante la aventura.

Una de ellas ya la conocemos, consiguiendo gemas que podremos canjear por mejorar nuestra habilidades ya existentes. Buscando gemas, de vez en cuando, nos haremos con talismanes que nos otorgan diferentes beneficios. Tan solo podremos tener tres activos al mismo tiempo, de modo que saber cuáles debemos colocarnos en cada momento podría ser decisivo. Cada vez que subamos de nivel, además, ampliaremos nuestra barra de salud, de gravedad y de energía.

Esta última es una novedad de Gravity Rush 2, que nos permitirá ejecutar acciones diferentes en combate y que desbloqueará un nuevo ítem en medio del combate, que se une al de recuperación de salud y al de restablecimiento de la barra de gravedad. De este modo tendremos mayor variedad y profundidad en los combates, aunque lo cierto es que esta segunda entrega sigue pecando de los mismos errores que la primera.

En cuanto a variedad de misiones volvemos a tener lo mismo que en el primer Gravity Rush. Tenemos las misiones principales que nos hacen avanzar en la historia (y que normalmente implican una pelea final con un boss gigantesco), las misiones secundarias o paralelas (ricas en cuanto a profundidad narrativa pero pobres y repetitivas en lo jugable), desafíos de habilidad que nos otorgan recompensas adicionales y conversaciones que nos dan contexto sobre el mundo del juego.

Es precisamente en el apartado narrativo donde Gravity Rush 2 vuelve a hacerse fuerte. ¿Cómo lo hace? Con una exquisita combinación entre cinemáticas in-game, escenas comiqueras de lo más espectaculares y conversaciones con bocadillos. La conjunción de estas tres técnicas dota de una riqueza narrativa al título digna de mención. A ello hay que añadir unos personajes muy simpáticos y bien dibujados y el protagonismo de la siempre encantadora Kat, que vuelve a ser la reina del juego.

Audiovisualmente puede que estemos ante el mayor avance de la saga de la primera a la segunda parte. Y es que gráficamente los personajes de Gravity Rush 2 vuelven a estar diseñados con el método cel-shading que tan bien queda a este tipo de propuestas. No solo eso, sino que podríamos estar, fácilmente, ante uno de los videojuegos más bellos de cuantos nos ha dejado la actual generación de consolas. Será fácil que nos quedemos embobados mirando un paisaje. Además, cuando el juego esté oficialmente a la venta, se activará un Modo Foto que hará las delicias de los fans.

Joel Castillo

Jugabilidad: Las innovadoras mecánicas que introdujo el primer Gravity Rush de PlayStation Vita hacen su regreso en la segunda entrega con algunos añadidos menores y, lamentablemente, repitiendo errores de imprecisión. No obstante es la gran fortaleza de la propuesta de Sony y cumple a la perfección tanto en las fases de plataformeo como en las de la más pura acción.

Gráficos: El efecto cel-shading en los personajes y el maravilloso diseño de niveles y diseño artístico hacen de Gravity Rush 2 uno de los videojuegos más bellos y disfrutables a nivel visual de todo lo que llevamos de generación. No es puntero en cuanto a potencia gráfica se refiere, pero tampoco lo pretende.

Sonido: La banda sonora que nos encandiló en la primera entrega de la saga ha regresado con algunos temas intactos y con otros tantos que vuelven a hacer gala de este toque simpático y alegre. Los efectos de sonido también están a la altura, especialmente el doblaje de los personajes principales (Kat, Raven y Syd) al idioma ficticio que aparece en el título.

Duración: Uno de los puntos más reprochables a la primera entrega por parte de los aficionados fue su duración. Los mapas de Gravity Rush 2 son superiores en tamaño y cosas que hacer, al igual que el número de misiones principales. Quienes tuvieron quejas en su momento se encontrarán satisfechos con la nueva entrega.

Conclusión: Gravity Rush 2 es continuista con respecto a la propuesta original, pero hace evolucionar la franquicia en la buena dirección. La mayor parte de aspectos del primero título funcionaron a la perfección, por lo que su secuela se encarga de mejorarlas con pequeños añadidos y correcciones y envolver todo ello en una nueva e intrigante historia. Si te gustó el primer Gravity Rush este no te decepcionará.

Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Te puede interesar…
Gravity Rush
Gravity Rush Remastered
 

Kat tiene nuevas habilidades gravitatorias en esta segunda entrega repleta de acción.

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.
Cerrar