El muerto al bollo

11568

Hubo una era dorada en el que a los jugones nos encantaba rompernos la cabeza jugando a videojuegos. Una era en que una guía en papel era todo un logro, un tesoro si se poseía, y que pasarse determinados juegos era toda una hazaña. La época de las aventuras gráficas que muy probablemente terminó con Grim Fandango.

Vale que el género sigue dando joyas de manera episódica y que en los últimos años gente como Telltale Games lo está devolviendo a su mayor auge. Pero lo cierto es que las cosas no son lo que eran cuando gobernaba una compañía como LucasArts y un tipo como Tim Schafer. Y es que en el final de la era dorada de las aventuras gráficas llegó un juego que era revolucionario para su género pero que, paradójicamente, termino de acabar con él. Grim Fandango ahora recibe una segunda juventud que hemos analizado a conciencia en AlfaBetaJuega.

Primero os contaremos qué es lo que convirtió en magistral a esta aventura gráfica y luego entraremos de lleno en el terreno de la remasterización, ¿os parece?

Grim Fandango cuenta la historia de Manuel Calavera, Manny por los amigos (y para casi todo el mundo), un agente de seguros muerto que lo que hace es gestionar el viaje a la vida eterna de los recién fallecidos. Para ello, dependiendo de las buenas o malas acciones que estas personas hayan cometido en vida, podrá ofertárseles un pack con mayores o menores ventajas para llegar al paraíso. Manny Calavera ahora mismo cuando arrancamos la aventura es probablemente el peor agente de la compañía aunque se insinúe que en el pasado era una gloria

Es verdad que se le ofrecen los peores casos y que su compañero se está llevando toda la gloria que le pertenece. Por lo que Manny, y nosotros que ya estamos metidos en vereda, decidimos robarle un caso. Lo gracioso del asunto es que nos toca una mujer que nunca ha roto un plato en su vida que debería merecer el mejor paquete de viaje y en su lugar le tenemos que dar el peor. Y entonces entramos en una tronchante trama de corruptelas y en un viaje por salvar a la chica que no seguimos desvelando porque es un gustazo descubrirlo.

El guión de Grim Fandango es absolutamente genial, con diálogos hilarantes, frescos y que se lanzan como dardos. Os vais a partir de la risa en muchas ocasiones y no sabréis muy bien por qué. Y esta originalidad y cierto toque de absurdo se pasa a unos puzles delirantemente difíciles (como era propio de las aventuras gráficas de la época). 

Por ello tendremos que estar constantemente mirando todos los recovecos de la pantalla para buscar pistas que no se ven con una simple pasada. Además de esto, que ya se las traería, tendremos que probar combinaciones que muchas veces se escapan de la lógica, o buscar el orden exacto a una serie de acciones que tienen todo el sentido del mundo pero que si no hacemos calcadas al orden que nos pide el juego (y que no sabemos) estaremos desquiciándonos sin remedio. Un verdadero reto en la época que se ha mantenido inalterable a día de hoy.

Además Grim Fandango estrenó gráficos vectoriales en este tipo de aventuras gráficas y paso del point and click en dos dimensiones a unas tres dimensiones en las que podemos mover a Manny Calavera a nuestro gusto por los diferentes escenarios. Además es fundamental moverse bien porque los cambios de cámara van a facilitarnos el camino y las pistas que debemos ejecutar. Toda una revolución que los jugones de a día de hoy seguramente no valoren pero que en la época a muchos nos hizo estallar la cabeza.

Precisamente esta sensación de continuismo y de no apreciar a día de hoy una obra maestra como Grim Fandango por lo que fue puede traspasarse a la remasterización del juego. Y es que el título no ha cambiado prácticamente nada salvo en materia gráfica, que era el objetivo, pero aún así no da un salto descomunal para decir que se ha tocado totalmente el máster (algo muy habitual en la mayoría de remasterizaciones en alta definición que nos llegan al mercado).

Es por ello que al trasladar Grim Fandango a una PlayStation 4, la máquina no ha sido aprovechada lo más mínimo. Tanto respeto se ha querido tener por el original que se sigue manteniendo la resolución en 4:3 en lugar de haber optado por una conversión bien realizada a los 16:9. 

Y aunque la mejora gráfica es más que evidente, hablamos de un juego de 1998 y esta remasterización podría moverla perfectamente una PlayStation 2. ¿Es esto malo? Pues depende de la opinión de cada uno. Por un lado puede verse como un intento de respetar el original, tratando de mejorar la justo para que una nueva generación de jugadores pueda disfrutarlo (es más, debe disfrutarlo).

Pero se puede ver en otro sentido: un título sin excesivos cambios y sí una reformulación real (que podría haberse hecho trastocando el diseño artístico o rehaciéndolo desde los cimientos en materia visual) es muy complicado que le entre por los ojos a quien no conozca la leyenda del juego y por lo que se deshizo la crítica en 1998 con Grim Fandango.

Néstor García

Valoración Final

Gráficos: El principal atractivo de una remasterización que queda como muchas de las remasterizaciones actuales: muy continuista, con apenas cambios salvo una liguera limpieza gráfica y respetando cosas como los 4:3 y el estilo gráfico calcado de la época.

Sonido: Un doblaje al castellano excepcional que no se resiente ni un milímetro con el paso de los años. Uno de los grandes atractivos del juego con diálogos chispeantes y rápidos que harán que os partáis de la risa.

Duración: Muy complicada de valorar. Depende del ingenio de quien lo juega. Los atascos para encontrar la solución a los endemoniados puzles son constantes por lo que podemos estar horas sin avanzar de la misma posición. Parte del encanto de Grim Fandango y de las aventuras de la época, por cierto.

Jugabilidad: en su día fue revolucionaria hoy puede resultar algo engorrosa sobre todo en su manejo por el menú de objetos que es tremendamente lento. Aunque la adaptación al mando es cómoda.

Conclusión

Grim Fandango es una obra maestra del género de las aventuras gráficas. Probablemente la última gran obra maestra de la época dorada de las mismas. La remasterización puede ser la excusa perfecta para atraer a un nuevo público que debería jugar a Grim Fandango sin pestañear. Sin embargo, debe quedar constancia que el juego peca de continuista y que su lavado gráfico no ha sido tan radical como para poder poner en el juego a la altura de la actualidad.

Juegos Relacionados:

Grim Fandango (1998)

Si te ha gustado te gustará:

The Cave

Guacamelee!

No te quedes solo en el juego:

Una película: El Halcón Maltés

Publicaciones relacionadas

Cerrar