Héroes del rock

La serie musical que comenzó una auténtica revolución dentro del sector estrena su última entrega. Y lo hace ofreciendo nuevos modos y un estilo más sencillo y accesible. Activision busca ampliar sus horizontes musicales.

Hay que reconocer que Guitar Hero se ha convertido para sus desarrolladores en algo más agotador que una gira mundial. En unos pocos años su enorme éxito les ha permitido llevar a cabo un sinfín de lanzamientos (algunos de ellos protagonizados por distintas bandas de renombre como Aerosmith o Metallica). Ahora la franquicia llega a su clímax con una nueva entrega en toda regla.

C’mon baby

Guitar Hero 5 está pensado para atrapar irremediablemente a todo tipo de usuarios. Esta parece la principal intención de Activision ya desde un primer momento. ¿Por qué? Bueno, solamente hace falta ver su interfaz, que se ha simplificado para que todo resulte más accesible y sencillo de manejar. Lo cual es de bastante ayuda a la hora de moverse por los menús, la verdad.

Pero ahí no acaba la cosa. Hay que reconocer que hasta ahora la serie se había concentrado mucho en un estilo heavy, por así decirlo. Es decir, que cada entrega incluía canciones de grupos totalmente representativos del mundo del Hard Rock. Eso ha cambiado en esta ocasión, como decíamos. En su intento de expandirse a todo tipo de jugadores (y no solo a fans de Motley Crue o Guns and Roses), los desarrolladores han incluido esta vez una selección de canciones más variada, con géneros de todo tipo. Sin ir más lejos, se pueden encontrar temas de gente como Elton John o Steve Wonder.

En su faceta jugable, Guitar Hero 5 sigue manteniendo todos los modos de entregas anteriores (empezando por una Campaña muy continuista salvo por algún que otro reto nuevo) y ciertas novedades. Una de ellas es el llamado Modo Fiesta. Como su propio nombre indica, esta es una opción de lo más desenfadada, que permite montarse un concierto inmediato con amigos (saliendo o entrando de la partida en cualquier momento, sin esperas) y jugando a nuestro aire, con las combinaciones que queramos. Sí, hasta con cuatro guitarras. Un modo que se puede llegar a convertir en una auténtica locura jugando con colegas.

Menos ha cambiado el aspecto visual del lanzamiento. Este sigue, a grandes rasgos, presentado personajes bastante cuidados, aunque desde un enfoque festivo y desenfadado. Quienes hayan jugado a anteriores entregas han de saber que su aspecto es absolutamente igual (de hecho hasta se utiliza el mismo motor gráfico). Aún así, el juego sigue siendo bastante llamativo, por su colorido y la gran cantidad de efectos que utiliza. Al fin y al cabo se trata del siempre espectacular mundo de la música, ¿no?

En definitiva, Guitar Hero 5 es, posiblemente, la entrega más completa de esta ya clásica serie musical, y la más abierta en todos los sentidos. Eso sí, no hubiese estado de más incluir alguna que otra novedad jugable más…

Cerrar