El rey del shooter

La trilogía original de la obra maestra de Bungie se cierra con un capítulo en una nueva generación de consolas. Una nueva máquina, la mágica jugabilidad de siempre. El Jefe Maestro ha regresado.

Halo es, en gran medida, la serie “culpable” de la gran invasión de juegos de disparos en primera persona que vivimos hoy día en nuestras consolas. Tras marcar un antes y un después en Xbox, la primera consola de Microsoft, salta a la actual generación manteniendo su esencia intacta. El Jefe Maestro se prepara para concluir su historia, y lo hace como mejor sabe: con una épica batalla intergaláctica. El cierre de una trilogía histórica de shooters en primera persona.

Por la puerta grande

La campaña individual de Halo 3, que ronda aproximadamente las diez horas, continúa la jugabilidad de las anteriores entregas. Vamos, la misma que se ha ido extendiendo a casi todos los shooters actuales: una velocidad trepidante, la recuperación constante de salud y la posibilidad de manejar vehículos. No es que encontremos nada revolucionario aquí, pero tampoco la serie lo necesita. Eso no quiere decir que en Halo 3 no existan novedades, como nuevos vehículos o armas.

Sin entrar en desvelar los detalles del argumento, sí podemos contaros que el juego da comienzo justo donde concluyó la segunda entrega y, pasados los primeros minutos, da la impresión de que uno nunca hubiera dejado de jugar a Halo. Es decir, que Bungie no ha perdido el talento para dotar al juego de un ritmo intenso que hace que las horas pasen como si fueran minutos.

Pero, además de este modo campaña (que puede ser disfrutado tanto en solitario como en cooperativo), el título sigue ofreciendo un multijugador lleno de modos y opciones, donde destacan sus once inmensos mapas. Se trata de uno de los títulos que gozan de mayor éxito y popularidad entre la comunidad online de jugadores de Xbox 360, ahí es nada.

Odisea galáctica

Gráficamente, el juego ha vivido una auténtica evolución, como es lógico. Si en la primera Xbox ya lucía impresionante, en esta ocasión Bungie ha profundizado aún más en sus conocidas características: escenarios enormes, muchos enemigos en pantalla, una iluminación de los más realista y miles de efectos que hacen que uno tenga la sensación de estar realmente viviendo épicas batallas de ciencia ficción. Eso sí, mentiríamos si no dijéramos que el motor gráfico que da vida a Halo 3 empieza ya a mostrar signos claros de vejez…

Por último, el sonido del título también cumple con lo esperado. Halo 3 cuenta con una gran colección de temas orquestados, algunos que los oídos de los aficionados a la serie reconocerán enseguida, a lo que se añade un doblaje en castellano similar al de la primera parte de la serie: es decir, sólido y profesional.

Publicaciones relacionadas

Cerrar