Una nueva perspectiva

Continúa la guerra contra el Convenant, solo que esta vez enfocada desde una nueva perspectiva. El Jefe Maestro deja su papel principal a un nuevo protagonista, ofreciendo así nuevas posibilidades.

Halo 3: ODST no es un juego fácil de catalogar. Ni es una mera expansión, ni un punto y aparte dentro de la serie, ni tampoco sigue lo visto en entregas anteriores, ni supone un título nuevo en toda regla. Entonces ¿qué es exactamente lo nuevo de Bungie? Pues la guerra que ya conocemos, pero contemplada desde otra perspectiva, así de sencillo.

Espíritu Halo

Para empezar, este título narra en su argumento los acontecimientos que precedieron a Halo 3. Es decir, que solamente por eso ya puede contar con un alto interés para los muchísimos aficionados a esta saga épica. Pero, por vez primera, el protagonismo no recae sobre el Jefe Maestro, sino en un equipo de élite llamado ODST (Orbital Drop Shock Trooper).

¿Qué significa esto? Pues que, al carecer de las habilidades del Jefe Maestro, en esta ocasión el juego toma un nuevo rumbo. Por ejemplo, debemos exponernos menos al fuego enemigo y aprovechar más las nuevas opciones tácticas y estratégicas que aquí se nos ofrecen. Pero que tampoco nadie se lleve las manos a la cabeza, porque esto sigue siendo Halo, el que todos conocemos.

Con nuevo protagonista o sin él, el fin último del juego está claro: avanzar por inmensos escenarios destruyendo cuanto alienígena de la especie Covenant nos salga al encuentro. O sea, una apuesta directa y llena de acción que nada tiene que envidiar a las anteriores. Todo lo que hemos vivido en los demás Halo está de nuevo en este disco.

Lo que sí cambia son las localizaciones que se da cita en el juego. En esta ocasión tenemos que investigar las ruinas de Nueva Mombasa (que aunque lo parezcan no son una nueva empresa de Ruiz Mateos) para descubrir nuevos detalles acerca de la historia general de la saga.

Por lo demás, Halo 3: ODST resulta muy fiel al juego del que toma dicho nombre. Tanto que, como decíamos en un principio, no se puede afirmar que estemos ante una mera expansión, pero tampoco ante un nuevo Halo en toda regla. Sin ir más lejos los gráficos, si bien se han mejorado en algunos aspectos, recuerdan mucho a los del Halo 3 original.

Por lo tanto, estamos ante lo que podríamos definir como una completa actualización del último juego de la serie. Una campaña no especialmente larga pero interesante y nuevos modos y mapas para el multijugador. Ah, y todo ello a un precio de salida reducido con respecto a lo habitual en el mercado. Posiblemente el secreto mejor guardado por Bungie en lo concerniente a la serie que les ha hecho famosos dentro del sector.

Cerrar