Reviviendo al Jefe Maestro

6012

Hace un par de años, en el E3 de Los Ángeles, nos anunciaron aventuras de Halo por partida doble: un extraordinario aperitivo con Halo ODST y un posterior plato fuerte con Halo Reach. Ambos juegos nos los bebimos como un chupito de tequila, de un solo golpe y brindando con los amigos en su online. Dos títulos realmente memorables para los fans de la saga galáctica, en especial el segundo, que nos daban a conocer el pasado de su enrevesada historia. Solo tenían una tara: no contaban con el Jefe Maestro.

Al Jefe Maestro, uno de los iconos más grandes de la historia de las consolas, le dimos por muerto después de Halo 3 con el despegue de Xbox 360. Pero en el E3 de este año se ha vuelto a repetir la fórmula: primero tendremos un aperitivo que celebra el décimo aniversario de la franquicia, esta reedición imprescindible que tenemos entre manos que es una forma de revivir nuestro primer contacto con el Jefazo. Y el año que viene volverá con uno de los títulos más esperados por jugones de todo el planeta: Halo 4.

Así que se cierra el círculo. Xbox 360 despegó con Halo 3 y también con el amigo Maestro, que parece que dará sus últimos coletazos. Vamos a ver cómo le ha sentado el lavado de cara a Halo Combat Evolved.

El Star Wars de los videojuegos

Esta frase tan manida sólo tiene razón de ser si hablamos de Halo. Desde su primera escena, la Guerra de las Galaxias viene a nuestra cabeza. Al igual que el debut de la saga de George Lucas, el inicio de la aventura es un crucero galáctico cruzando nuestra pantalla. Y lo mismo que en las películas de Skywalker, la franquicia del Jefe Maestro ha ido de delante hacia atrás: primero conocimos la historia más lejana en el tiempo, la que tiene que ver con nuestro héroe, y después con juegos más modernos (Halo ODST y Halo: Reach) hemos descubierto el origen de esta guerra en el espacio.

También, como ocurrió con Star Wars, ahora al primer Halo se le ha decidido dar un rediseño, para que no parezca tan antiguo en la relación con títulos posteriores. Hay que recordar que este Combat Evolved fue el primer gran juego de la Xbox original en 2001, un título que pasará a la historia por ser el primero con el que una consola de sobremesa ofrecía un modo multijugador online de calidad, adictivo y que muy pronto conquistó a millones de jugadores de todo el planeta. Un terreno que hasta entonces era coto cerrado para los usuarios de ordenador, y que fue la gran baza de Microsoft para hacerse un hueco en la industria del videojuego frente a Nintendo, y sobretodo la Playstation 2, la gran dominadora de aquella generación de consolas.

Un juego que adelantó el futuro

Con su conexión a internet, Halo Combat Evolved fue un título visionario, adelantado a su tiempo. Sus mapas multijugador no se nos han olvidado a ninguno de los que por primera vez nos lanzamos, con un juego de disparos, a darnos cera con colegas de todo el mundo. Durante todos los años de la Xbox original este modo online funcionó de manera masiva.

En esta reedición de nuevo podemos encontrarnos con él, pero con unas texturas totalmente mejoradas, y con la ventaja y garantías de conectividad de Xbox Live. No sólo eso, además nos otorgará al igual que el modo campaña, una serie de logros, puntos y medallas en Halo Waypoint (el punto de reunión de los fans de la saga). Por si fuera poco, estos primeros mapas de la franquicia pueden instalarse en el disco duro de la 360, y jugarlos directamente cada vez que iniciemos sesión en el online de Halo Reach.

Pero cuando nos enfrentamos a esta nueva edición de Halo Combat Evolved, no es el multijugador la única razón por la que nos damos cuenta que fue un título adelantado a su tiempo. Es sin duda alguna en la actualidad uno de los grandes referentes de los shooters en primera persona junto a la serie Call of Duty.

Al igual que la saga bélica es un shooter muy arcade, realmente sencillo de manejar, pero con sutiles diferencias que lo convierten en un espécimen único. Los primeros pasos que dimos con el Jefe Maestro nunca se olvidan, en seguida percibimos que el gatillo izquierdo no sirve para apuntar, se utiliza para lanzar granadas, para acercar la mirilla de disparo se usa el stick derecho. Y el papel de las coberturas es mucho más pequeño en Halo. Estos dos cambios (la poca importancia de la posibilidad de acercar la vista para apuntar, y la no existencia de un  sistema de cobertura) no son nada casual. Convirtieron este shooter en algo frenético, alocado y divertidísimo, porque si no queremos que nos pongan finos a las primeras de cambio tenemos que estar en continuo movimiento, de un lado para otro, moviéndonos sin parar para no ser cazados.

Un aspecto visual transgresor

A ese modo de juego cargado de velocidad se le unía un aspecto visual que rompió moldes. Frente a shooters oscuros y siniestros como Quake, Doom o Call Of Duty, Halo apostó por el colorido, por un estilo fluorescente incluso. Los verdes, azules y morados saltaban a los ojos desde el primer instante, tanto que esos mismos colores han sido los que continuamente Microsoft ha utilizado como referentes de Xbox 360 o Kinect. Todos esos tonos nacieron con Halo Combat Evolved, y en esta reedición se les ha añadido texturas y matices que hacen crecer el juego enormemente.

De todos modos, para todos aquellos amantes del juego clásico o el aspecto retro, o que simplemente queréis notar las diferencias, se ha añadido un botón en el menú que nos permite al instante pasar del juego reeditado al juego original. Es alucinante ver el curro que se ha pegado el equipo de 343 Industries para dar un aspecto moderno a Combat Evolved.

Lo mismo ocurre con la banda sonora y los efectos de sonido. La música de Halo siempre ha sido uno de los puntos más fuertes de la saga. Moderna, cargada de un estilo épico e incluso en ocasiones rockero, por momentos desaparece para crear tensión, pero vuelve en los instantes más necesarios para envolvernos en la trama. Todo eso ya estaba en este primer Halo, implementado de forma magistral.

Una aventura inolvidable

No queremos contar mucho de la historia. Pensamos que aquellos más jóvenes tenéis la suerte de poder vivir por primera vez una de las aventuras más épicas que se hayan visto en una consola, el inicio de una saga incomparable. La primera sensación será de extrañeza, la carga mitológica o la cantidad enorme de datos puede llegar a abrumar (así de grande es la iconografía y guión de la saga Halo), pero lanzaros sin miedo y meteros en el casco del Jefe Maestro. Seguramente encontréis un estilo más pasillero, o un aspecto visual por supuesto más pobre que el de Halo: Reach, pero la reedición lo acerca mucho a Halo 3, y el que podáis conocer los primeros pasos de sus personajes lo convierten en una oportunidad única.

Nada más arrancar el juego tendréis la sensación de estar dentro de una Guerra de las Galaxias que enfrenta alienígenas de todo tipo, El Pacto, con una especie de marines o soldados espaciales, la UNSC. La complejidad de la trama, unas armas absolutamente originales, enemigos que mezclan decenas de especies distintas, y la posibilidad de montar en diferentes vehículos nos ganan desde el primer minuto. A eso le añadimos el diseño de personajes, estructuras, naves, herramientas, escenarios, planetas… Y tenemos una bomba de juego en las manos. Y con un protagonista cargado de personalidad a pesar de no verle la cara: El Jefe Maestro (lo mismo ocurría con Darth Vader y nos gustó nada más verle, ¿no?). Este súper-soldado guarda muchas similitudes con el Capitán América y como él, no piensa dejar abandonada a su tropa.

Conclusión

Los que jugamos al título original tenemos la oportunidad de revivir la aventura, y los que no lo hicísteis, tenéis ante vosotros una oportunidad única. Así que al final todos salimos ganando.

Nintendo ya se había puesto las pilas con los juegos de Mario. Playstation hizo lo propio con los primeros God Of War, o la reciente reedición de Ico y Shadow Of The Colossus. Así que ya era hora que Microsoft hiciera lo mismo con los juegos de su primera consola. Vale que los tengamos disponibles en todo momento en Xbox Live, pero una reedición así es un verdadero lujo. Ojalá ocurriese lo mismo con juegazos exclusivos de aquella plataforma como Fable.

De momento nos conformamos con este aperitivo para Halo 4. Afortunados aquellos que ahora podéis vestiros con el traje del Jefe Maestro. Estos fueron sus primeros pasos.

 

Tomás McNulty

Publicaciones relacionadas

Cerrar