¡Hambre de cerebros!

6776

Una de las series de moda sigue dando guerra en el mundo de los videojuegos. Y lo hace con otra entrega atípica y adulta en la que las decisiones son realmente lo que importa. Aquí hay que sobrevivir, que no es poco.

Telltale Games continúa llevando a nuestros sistemas su singular visión de franquicias de éxito, como la archiconocido The Walking Dead. En este segundo capítulo, el estudio ha seguido la línea de sus últimas producciones, creando una obra que a buen seguro atrapará a los seguidores de la serie.

Este nuevo episodio de The Walking Dead sigue siendo una experiencia adulta y más cercana a la aventura gráfica que a los juegos de acción. En ella encontramos una interesante mezcla entre exploración, diálogos y relaciones.

Una vez más los desarrolladores de Telltale Games han demostrado que para ellos prima más la historia y la profundidad de los protagonistas que la acción, aunque también la haya. Una apuesta algo arriesgada, pero que ya ha sabido adaptarse de maravilla al estilo de la franquicia.

La historia sigue los acontecimientos que vivimos en la primera parte. Han pasado varios meses desde lo visto en el juego original, y volvemos a ponernos en la piel de Lee Everett, en su lucha por sobrevivir al holocausto zombi. De nuevo tendremos que unirnos a otros supervivientes y tomar decisiones. Y son precisamente estas decisiones la base sobre la que se cimenta la aventura.

No solo teniendo en cuenta lo que nos brinda el guión de este episodio, sino también todo lo que sucedió en la primera parte. Es decir, que The Walking Dead es consecuente entre una entrega y otra. De esta forma también se respeta el estilo televisivo de la serie, adaptándola al videojuego.

The Walking Dead ofrece un buen número de alternativas a la hora de decidir qué es lo que queremos hacer durante todos los momentos críticos que se van alternando. Y todos ellos tienen sus consecuencias, claro. Por ejemplo, tenemos que decidir si queremos ayudar a un personaje en un momento determinado o huir. Pero ahí no termina la cosa. La profundidad del juego y de lo que decidamos hacer resulta más compleja. ¿Intentamos liberar a un desdichado de una trampa de caza, nos vamos o le cortamos la pieza a lo bruto? Como veis, las opciones no son sencillas, y requieren que las meditemos bien.

La moral también es un elemento a tener en cuenta durante el juego. No es que forme parte directa de la jugabilidad, pero sí tendrá presencia en cada camino que decidamos tomar. Algo que hace que el título resulta realmente adictivo, incluso más que muchas otras aventuras donde la acción lo es todo.

En realidad The Walking Dead es un juego angustioso, agobiante, tenso, pero esa sensación no la provocan los zombis, sino los acontecimientos que se van sucediendo a nuestro alrededor. La acción, por su parte, sigue sucediendo de una manera muy automatizada. Vamos, que los que busquen tiros por encima de todo lo demás, deberán buscar en otro lado.

También es justo reconocer que los chicos de Telltale han aprovechado su experiencia en el juego. Aunque la dinámica es, como decimos, la misma de antes, las opciones son ahora más variadas y, por qué no decirlo, más interesantes. Lo mismo que el apartado técnico, que puede presumir de estar un poco más pulido que en el anterior capítulo.

 

 

Gráficamente seguimos hablando de un juego discreto, incluso con algunos fallos, pero que respeta muy bien la esencia de los cómics y la serie. Pero la historia continúa siendo totalmente original. Quienes sean seguidores del universo de The Walking Dead se sentirán como en casa, pero todos los acontecimientos han sido descritos desde cero para el juego.

La duración ronda las tres o cuatro horas, si bien es cierto que el título invita bastante a ser rejugado. No es fácil resistirse a ver qué hubiese pasado si hubiésemos hecho tal o cual cosa en lugar de otra.

El lado más oscuro del título, eso sí, lo encontramos en el idioma. Todo está completamente en inglés, si ni siquiera subtítulos, por lo que no estén mínimamente puestos en el idioma de Shakespeare no podrán disfrutar como Dios manda del juego.

En definitiva, está claro que Telltale han sabido encontrar un carácter propio para recrear el mundo de The Walking Dead, y que siguen apostando por él. Una experiencia muy recomendable y toda una demostración de que no solo de tiros vive el hombre.

———————————————————————————————————-

Valoración final

Jugabilidad: Tomar decisiones, su consecuencias y los diálogos siguen siendo la clave. Atrapa.

Gráficos: No es un juego puntero, pero mantiene la esencia de la franquicia.

Sonido: La banda sonora cumple. Aunque no está doblado ni traducido.

Duración: Unas cuatro horas bastante intensas. Aunque se puede rejugar.

Conclusión

Los seguidores de The Walking Dead tienen una cita ineludible con este nuevo episodio de la serie de videojuegos. Un título que sigue lo visto en la anterior entrega y que también sabrá gustar a quienes busquen una aventura profunda y adulta.

———————————————————————————————————-

– Juegos relacionados

The Walking Dead, Episode 1

Si te ha gustado te gustará

Dead Rising 2

Dead Island

– No te quedes solo en el juego

Serie: The Walking Dead de Frank Darabont

Cómic: The Walking Dead de Tony Moore

Canción:  Dead, drunk and wasted de Danger Danger

Publicaciones relacionadas

Cerrar