A vista de águila

Ubisoft y el autor Tom Clancy nos permiten pilotar un sinfín de aviones con el objetivo de terminar con todo tipo de amenazas terroristas. Adéntrate en la guerra desde un punto de vista aéreo.

A pesar de que el género de los simuladores aéreos no pasa por su mejor momento en cuento a niveles de popularidad se refiere, Ubisoft continúa apostando por él, esta vez con un título de guerra donde podemos convertirnos en los auténticos señores del aire.

Entre las nubes

En H.A.W.X. somos el capitán David Crenshaw, un veterano marine de los Estados Unidos contratado ahora como uno de los miembros de una empresa de seguridad aérea. El juego está ambientado en un futuro cercano en el que dichas empresas han ganado protagonismo con respecto a los propios ejércitos, por lo que la competencia y las rivalidades están a la orden del día.

El principal modo del juego que incluye el título es el de Campaña, que está dividido a su vez en dieciocho misiones, cada una de ellas de una duración considerable. En ellas debemos desempeñar las funciones típicas dentro del género: destruir enclaves enemigos, proteger bases aliadas, escoltar aviones, reconocer terrenos etc. Y gracias a la disparidad de objetivos el desarrollo resulta bastante variado. Además, H.A.W.X. dispone también de tres niveles distintos de dificultad, por lo cual puede volver a ser rejugado siempre que busquemos un reto mayor.

Pero además el título de Ubisoft permite jugar dicha campaña de manera cooperativa, valiéndonos así de hasta tres amigos para conseguir superar de nuevo todas las misiones. Y esta no es la única opción multijugador que ofrece el disco, puesto que también incluye enfrentamientos competitivos de varios tipos para hasta ocho usuarios.

Con respecto al control, hay que dejar claro que el título recuerda más a lo visto en arcades del estilo de After Burner o Ace Combat que a simuladores en toda regla. O lo que es lo mismo, que durante el juego nuestra principal preocupación es eliminar una ingente cantidad de enemigos más que preocuparnos por el manejo del avión. Y como guinda, es posible utilizar un gran número de armas, algunas reales y otras ficticias.

Por último, hay que comentar que a nivel técnico el juego cuenta con unos aviones de diseños muy elaborados, así como con unos escenarios realistas. De hecho los desarrolladores los han creado a partir de vídeos e imágenes auténticas de diferentes capitales mundiales. Por lo tanto, cuando volamos en una misión es como si lo hiciéramos sobre una urbe real.

Solo por ponerle un “pero”, hay que decir que quienes busquen un simulador algo más profundo o complejo se van a encontrar con un título que, al contrario, mantiene un espíritu totalmente arcade y desenfadado.

Cerrar