Testarazo virtual

Frame Interactive presenta su primer videojuego, desarrollado de forma específica para la realidad virtual de Sony. Este entretenido simulador de remates de cabeza no solo agradará a los más futboleros, sino a cualquiera que desee introducirse en las posibilidades de inmersión que brinda PlayStation VR, en esta ocasión con una original propuesta en la que encarnarás a un futbolista profesional obligado a superar una serie de retos en una escuela muy particular.

13922

Si creías haberlo visto todo es que no conocías Headmaster, el primer videojuego creado por el estudio indie Frame Interactive. Se trata de un simulador de remates de cabeza que introduce al jugador en The Football Improvement Center, una institución a la que envían a los futbolistas profesionales que, tras una mala racha, deberán mejorar sus habilidades para ganarse el pase de vuelta con sus respectivos equipos.

La premisa es tan interesante como su inicio, en el que el jugador se verá, en plena noche, en un campo de entrenamiento solamente iluminado por un potente foco. A través de la megafonía se presentará nuestro instructor, que constantemente nos dará instrucciones de las pruebas a realizar. En total, cuarenta y ocho lecciones y cinco exámenes que nuestro futbolista virtual habrá de superar en varias intensivas horas de esfuerzo y dedicación.

Aunque el comienzo solo visualizaremos la portería, conforme avancemos iremos descubriendo otras zonas del terreno de juego, a las que se sumará, por ejemplo, una vista de la habitación del futbolista, desde la que podremos gestionar las pruebas a realizar. Su mecánica es aparentemente simple pero esconde una dificultad que va incrementándose conforme se incorporan nuevos elementos a la ecuación. En cualquier caso, el jugador deberá superar cada una con un mínimo de una estrella de las tres disponibles, que se alcanzarán conforme obtengamos puntos.

Si la puntuación obtenida durante el ejercicio resulta insuficiente estaremos obligados a repetirla hasta cumplir los objetivos, una posibilidad que también podremos seleccionar si queremos superar nuestra marca una vez completada la prueba. Para ello, el usuario deberá rematar hacia las dianas propuestas, no siempre tras la línea de gol y ni siquiera con la portería a la vista. En todo caso, la mayor puntuación se obtendrá normalmente en las zonas situadas en los extremos o en lugares elevados.

Para alcanzar cada uno de los objetivos no precisaremos del Dualshock 4, solo de nuestro casco de realidad virtual. Moviendo nuestra cabeza hacia el balón virtual, que veremos en primera persona, lograremos impactarlo y dirigirlo hacia la marca deseada. Incluso los menos habilidosos podrán entretenerse con Headmaster, pues la pelota siempre se dirigirá a nuestra cabeza, aunque de nuestra capacidad dependerá que acabe en el sitio correcto.

Excepto en algunas pruebas, en las que el balón se genera automáticamente desde detrás de la portería, será un maniquí robotizado el que nos lo centre para que tratemos de rematarlo mejor que el Bicho, como diría Manolo Lama. Los movimientos de cabeza, en todo caso, deberán ser extremadamente sutiles si no queremos acabar doloridos al final de la sesión. Así lo explica el propio tutorial al inicio, que aconseja desplazar la cabeza solo hacia delante, evitando coger carrerilla inclinándola primero hacia atrás.

Los retos se complicarán a medida que avancemos en nuestro curso acelerado de remates, que poco a poco irán añadiendo elementos externos con los que habremos de interactuar para alcanzar las dianas. Por ejemplo, montones de cajas que tendemos que derribar con la ayuda un balón que, mediante diversos power-ups, podrá convertirse en una gigantesca pelota de playa o una bomba con las que explosionar los objetivos. Las opciones son amplias y todas ellas sorprendentes.

Headmaster, simple aunque llamativo en su apartado gráfico, incluye además algunas pruebas relacionas con otros deportes, como el ping-pong, el basket, los bolos o el lanzamiento de dardos, que por supuesto llevaremos a cabo con la ayuda de nuestra cabeza. De este modo, incluso los menos aficionados al llamado deporte rey podrán disfrutar de otras opciones tan o incluso más entretenidas y repletas de originalidad por parte de los desarrolladores.

Para completar las opciones jugables, el equipo de Frame Interactive ha introducido también un llamativo multijugador local que podrá albergar intensos duelos por alcanzar la máxima puntuación. Pasando literalmente el casco de VR al compañero de al lado y jugando por turnos, podrás retar de manera offline a todo aquel que crea rematar mejor que tú, una afirmación que solo esta divertida propuesta, a medio camino entre un simulador deportivo y un juego de puzle, podrá ratificar.

Finalmente, no podemos obviar el hecho de que el título haya sido lanzado en España no solo sin su pertinente doblaje al castellano, sino prescindiendo incluso de unos subtítulos que se antojan necesarios para todo aquel que no entienda un inglés fluido. Afortunadamente, las imágenes hablan por sí solas en muchos casos y las pruebas pueden seguirse con facilidad, pero algunos elementos de la pequeña trama de la historia podrán caer en saco roto para gran parte del público.

Javier Castillo

JUGABILIDAD: El jugador solo precisará del movimiento de su cabeza para realizar cualquier tarea en el juego, tanto el remate del balón como la navegación por menús. La mecánica es simple aunque requiere habilidad para impactar del modo deseado en la pelota.

GRÁFICOS: A nivel gráfico cumple con las expectativas. No estamos ante la opción más potente del catálogo inicial de PlayStation VR pero, gracias a la sencillez de la propuesta, logra sorprender con solo un puñado de escenarios y unos cuantos elementos en pantalla, bien diseñados y nítidos a la vista del jugador, cuya inmersión es total.

SONIDO: No destaca espacialmente en su apartado sonoro, aunque los diferentes efectos están bien introducidos en la acción. Le megafonía, por su parte, se intuye como tal a oídos del usuario. No obstante, todo el diálogo se encuentra únicamente en inglés sin la más mínima opción de subtitulación en castellano.

DURACIÓN: Completar este divertido título nos llevará unas pocas horas, aunque las posibilidades de rejugado son elevadas. Al no contener una historia como tal, puede servir como entretenimiento pasajero en múltiples ocasiones, en las que tal vez solo nos apetezca jugar unas cuantas pruebas.

CONCLUSIÓN: Headmaster es una de las propuestas más interesantes del catálogo inicial de PlayStation VR. No solo entretiene sino que funciona a la perfección, además de lograr la inmersión del jugador gracias a un simple aunque pulido apartado gráfico que permite interactuar con todo elemento en pantalla solo con el casco de VR. Una propuesta especialmente recomendada para los más futboleros que también disfrutará cualquier usuario que desee introducirse en la realidad virtual sin grandes complicaciones.

Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Te puede interesar…
Hustle Kings VR

Contiene también guiños a otros deportes como el basket, los dardos, el ping-pong o los bolos.

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.
Cerrar