Heavy Rain

12673

Uno los exclusivos mejor considerados en PlayStation 3 ha sido remasterizado y adaptado a la última generación de consolas para el deleite de los más aventureros. Crímenes, investigaciones y sucesos que esperan ser explicados se mezclan en torno a Ethan Mars, un padre de familia desesperado y el protagonista de la historia que cuenta Heavy Rain.

Si hay un juego que representa la originalidad y el buen hacer de Quantic Dream es este. En el mundo del ocio casi todos los géneros están delimitados y definidos, de modo que es complicado asentar nuevos precedentes, pero la desarrolladora francesa con David Cage al frente, lo ha conseguido. La aventura gráfica clásica ha sido adaptada a consolas de la manera más eficaz posible y ha ido un paso más allá, haciendo que la toma de decisiones sea tan importante como el avanzar por los escenarios o conversar con los personajes. A esta combinación irresistible para cualquiera con madera de investigador, se le añade una trama criminal vertiginosa, al más puro estilo cine negro y con la tensión impregnando cada escena. La remasterización era totalmente necesaria para acercar esta pequeña joya a los jugadores actuales y darle un toque moderno que se nota en términos generales.

 

Heavy Rain comienza contando un día en la vida de Ethan Mars, un hombre aparentemente feliz y tranquilo: arquitecto, con una gran casa, una esposa estupenda y dos hijos pequeños a los que adora. Pero un buen día todo cambia cuando su hijo Jason sufre un grave accidente a la salida de un centro comercial y las culpas recaen sobre el protagonista, por no haber ejercido de padre vigilante y perderlo de vista. Este es el desencadenante de una historia, en la que la lluvia tiene más relevancia que los propios personajes y que, a partir de aquí, teñirá todas las imágenes de oscuridad.

Todo se viene abajo y un par de años después el jugador conocerá a un Ethan muy distinto, divorciado, solo y bastante triste, vive en un apartamento en un barrio poco agraciado. Mantiene la custodia compartida de su segundo hijo, Shaun, que tampoco transmite mucha felicidad. La inestabilidad del protagonista se mezcla con unos sucesos que asolan la ciudad promovidos por "el asesino del origami", un criminal que se ha cobrado más de ocho víctimas – niños de 10 años – y que no ha podido ser localizado por la policía. 

Esta será la misión del jugador, que deberá esclarecer la verdad ayudándose de distintos personajes además del mencionado: Scott Selby, un detective privado fondón y con carisma que trabaja por libre; Norman Jayden, un jóven agente del FBI con un método revolucionario y Madison Paige, una misteriosa mujer que padece insomnio crónico.

La diferencia con respecto a su versión para PlayStation 3 es notable en el apartado gráfico. Las texturas han sido mejoradas y el renderizado es más fluido y acorde con lo que exige la nueva generación, pero en términos generales, no es un juego que haya sido modificado en exceso. Los controles siguen siendo los mismos y es el único punto en contra del que adolece Heavy Rain: el movimiento del personaje con el gatillo no hace fluido el avance por los entornos, y es algo que podría haberse modificado facilmente, atribuyendo esta acción al joystick clásico.

Salvando este hecho, todo lo demás es una gozada: entornos magnificamente ambientados, llegando a acentuar las malas sensaciones en el jugador; unos efectos sonoros y músicas elegidos cuidadosamente para crear la atmósfera nebulosa y trágica en la que se enmarca el juego; personajes bien diseñados, sin grandes alardes, pero con un carisma y un estilo que los hace identificables; y como no, el añadido maestro de David Cage, la necesidad de conocer al milímetro el DualShock 4 para poder salir indemdne de todos los obstáculos. 

Los Quick Time Events son la mecánica estrella de Heavy Rain y, aunque muchos puedan creerse expertos en la presión de botones y en el movimiento del mando, no es una tarea sencilla. En los puntos más tensos se pedirá al jugador que presione los botones adecuados en un corto lapso de tiempo, y no solo esto, también deberá mantener algunos, mientras que realiza movimientos con el propio controlador, o con los joystics. La tensión de la trama, la capacidad de impactar en determinados momentos y el deseo por hacerlo lo mejor posible, se mezclan de una forma enrevesada y consiguen descolocar al jugador en fracciones de segundos, por lo que es un reto y una manera de jugar realmente entretenida.

Lo mejor de todo es que la historia al completo depende de las decisiones que se tomen en un punto u otro y también de la capacidad de no cometer errores en las acciones más delicadas. La suma de todas las mecánicas llevarán a un final u otro, en el que pueden morir diferentes personajes e incluso todos y cada uno de ellos. No puede decirse que haya un final "bueno", todos son perfectamente válidos en la construcción de la propia historia del jugador, que será muy diferente a la que haya vivido otro.

Elena Fernández

JUGABILIDAD: Es de lo que más adolece el videojuego, siendo algo más complicada de lo que podría ser. Hay que acostumbrarse al control del movimiento del personaje, que obliga a mantener el gatillo derecho apretado mientras que la dirección se controla de manera habitual con el L3. El resto de botones tienen una función tradicional, y ha sido bastante explotado todo el conjunto del DualShock 4 para hacer la experiencia de juego vertiginosa y entretenida.

GRÁFICOS: Los gráficos han recibido la limpieza y renovación justa que les faltaba para encajar perfectamente en la nueva generación. Son muy particulares, con una seña de identidad, cuidados y acordes con las sensaciones que busca transmitir el juego desde el comienzo.
 
SONIDO: El sonido apoya en todo momento los requerimientos de la historia. Cuando hace falta marcar tensión aparece para causar más sensación de ansiedad y más peligro de muerte en el jugador. Las músicas también han sido escogidas para generar el efecto nostálgico y acentuar emociones. 
 
DURACIÓN: No es un juego corto, pero tampoco es largo. La duración se enmarca entre 12 y 15 horas y para una trama que se cuece a fuego lento, algunas veces puede resultar demasiado acelerado. En cualquier caso, es una duración más que aceptable debido a toda la cantidad de disyuntibas que pueden plantearse a lo largo del juego.
 
HISTORIA: La gran baza de Heavy Rain reside aquí. Un argumento perfectamente cuidado, digno de ser llevado al cine, que sabe manipular la mente del jugador y sacar todo el partido posible derivado de las mecánicas y de los cambios de escena. Si de algo es capaz este videojuego es de generar interés y emociones y entretener, que es en gran medida la función que tiene este ocio.
 
Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Te puede interesar…
Beyond: Dos Almas
Detroit: Become Human

La escena de sexo no ha sido modificada

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.

Publicaciones relacionadas

Cerrar