Un día de lluvia

Como si de una película interactiva se tratase, lo nuevo de los autores de la aventura de culto Fahrenheit se ha convertido en uno de los títulos más innovadores y exitosos de 2010. Una investigación criminal llena de suspense y personajes carismáticos son sus cartas de presentación.

Fahrenheit fue uno de esos juegos que, pese a pasar sin causar demasiado revuelo por PlayStation 2, Xbox y PC, logró llamar poderosamente la atención de los amantes de las aventuras gráficas. Ahora el nuevo trabajo de sus autores, Quantic Dream, mantiene su misma jugabilidad, aunque dándole un toque aún más cinematográfico. El resultado es Heavy Rain, un título de esos que o bien adoras o bien detestas, no existe un término medio.

El asesino del Origami

Está claro que para desarrollar esta nueva aventura gráfica, sus responsables han puesto la mirada fija en el mundo del cine. Las referencias cinematográficas que se aprecian en Heavy Rain no solo afectan a la jugabilidad del título, sino también al perfil de los muchos personajes que manejamos a lo largo de la aventura. Personajes todos ellos llenos de problemas y preocupaciones varias, alejados de los típicos clichés del mundo de los videojuegos (héroes y villanos) pero no de los del cine. Además, como sucede en la industria del celuloide, el guión es profundamente importante, muy al contrario de lo que sucede en otros juegos, donde solo les sirve de excusa para dar comienzo a la acción.

En materia jugable, Heavy Rain cuenta con un desarrollo donde cada una de nuestras acciones -o al menos muchas de ellas- tiene sus propias consecuencias. ¿Qué quiere decir esto? Pues que en función de lo que hacemos y decidimos en cada momento, los acontecimientos del juego y sus finales cambian ostensiblemente. Más o menos como suele pasar en los conocidísimos libros de “Elige tu Propia Aventura”.

Buenos reflejos

Pero la pregunta que mucha gente se hace es: ¿cómo se juega realmente a Heavy Rain? Pues, básicamente, mediante las socorridas secuencias interactivas o también llamados Quick Time Events. Es decir, secuencias de botones que debemos pulsar en el debido momento. Curiosamente, no siempre es necesario acertar en dichas escenas de vídeo interactivas, puesto que si no somos capaces de “superar” una prueba el juego sigue adelante… aunquelos hechos que tienen que ver con ciertas partes de su desarrollo cambiarán, claro. Una de las muchas características que hacen que estemos hablando de un título muy distinto a la norma establecida.

Además, otro de los aspectos que hacen de Heavy Rain un juego muy innovador es su apartado gráfico, en especial al referirnos a los modelados faciales de los personajes, que en algunas ocasiones incluso dan la impresión de ser actores de carne y hueso. E igual de trabajado está el sonido, con una banda sonora repleta de temas que aumentan el suspense y un doblaje en castellano muy profesional.

Puede que Heavy Rain no sea un título para todos los públicos, dada su pausada jugabilidad y adulto concepto, pero sin duda puede considerarse como una aventura gráfica plagada de nuevas ideas. ¡Ah! Y os animamos a que os descarguéis el episodio DLC El Taxidermista, que complementa perfectamente a la aventura principal.

Publicaciones relacionadas

Cerrar