Análisis de Hey Pikmin! – Viaje de vuelta a casa cancelado

A pesar de que algunos intentan tachar a Nintendo 3DS como una plataforma que está en su declive, la situación real es bastante diferente, de hecho está muy viva. Este verano la portátil ha presentado importantes e interesantes propuestas además de este Hey Pikmin!, como por ejemplo Ever Oasis, Miitopia o Brain Training Infernal del Dr. Kawashima: ¿Eres capaz de mantener la concentración?. Además, New Nintendo 2DS XL llega a las tiendas próximamente y en el mes de noviembre Pokémon Ultrasol y Ultraluna harán lo propio.

Es más que posible que este spin-off de Pikmin quede como algo anecdótico en la historia de la serie y que Pikmin 4 acabe aterrizando con el paso del tiempo en Nintendo Switch. Aún así este Hey Pikmin! tiene cosas bastante interesantes y cualquier fan que haya disfrutado con las entregas numeradas anteriores debería probarlo.

Lo primero que cabe destacar de Hey Pikmin! respecto a los juegos anteriores de la serie es que en esta ocasión nos encontramos ante una aventura de desarrollo lateral en 2D. A pesar de ello partes de las mecánicas que nos encontramos son las que ya conocemos y utilizar a los pequeños Pikmin para que nos ayuden en nuestro cometido es esencial, y en ello reside la mayor parte del gameplay.

Una vez más Olimar es el protagonista del juego, pero en esta ocasión lo encontramos de vuelta de un viaje que a pesar de tener como meta su planeta natal cambia de rumbo por problemas inesperados. De esta forma llega a un planeta desconocido del que tiene que escapar y, por supuesto, no faltan los Pikmin en su rescate. Para hacer que su explorador especial recobre su estado original necesita recolectar 30.000 piezas de Lustronio, un componente que cubre el lugar sobre el que su nave ha caído. Es por ello que nuestra misión principal pasa a ser la de recoger este preciado material.

Una de las características que hacen que esta historia no se pueda disfrutar en otra plataforma es que Nintendo 3DS utiliza las dos pantallas para mostrar el escenario y todo lo que nos rodea, por lo que la acción se desarrolla en ambas pantallas y no sólo en una de ellas. Esto hace que tengamos que tener mil ojos en todas partes, ya que para desplazarnos basta con utilizar el stick o la cruceta de control, o bien los botones A, B, X e Y en caso de los jugadores zurdos, mientras que el resto de acciones principales se realizan en la pantalla táctil. Se puede jugar sin el stylus, y de hecho parte del tiempo que hemos disfrutado del juego para hacer el análisis así lo hemos hecho, pero se tiene mucha más precisión utilizando el lápiz.

Como en anteriores juegos de la serie, disponemos de un silbato con el que Olimar puede llamar la atención de los Pikmin cercanos para que se unan a él. Asimismo, cuando llevamos diferentes tipos de Pikmin podemos ver sus distintos iconos en la parte inferior de la pantalla, por si queremos utilizar alguno en concreto según qué momento. Esto es esencial si tenemos en cuenta que cada Pikmin dispone de unas características y cualidades, ya que los hay más fuertes que otros, o más ligeros, tal y como ocurre en los anteriores Pikmin. De hecho las características de cada pequeña criatura son las mismas que ya conocemos de antes y en la aventura nos topamos con gran parte de los tipos de Pikmin conocidos hasta la fecha. Aunque algunos de ellos son más útiles para algunos casos concretos, en otros momentos podemos utilizar a cualquiera de ellos de forma independiente. Los Pikmin además nos ayudan a superar cada puzle o situación difícil a la que nos enfrentamos y son nuestra herramienta para empujar o derribar bloques, así como por ejemplo reconstruir superficies.

No hay que olvidar que el lugar que tenemos que explorar en busca de Lustronio está poblado por criaturas que hacen que la experiencia no sea un paseo y nos vemos obligados a luchar contra ellos. La mayor parte de las enemigos son fáciles de derribar haciendo un buen uso de los Pikmin, pero según avanzamos en el juego debemos investigar las debilidades o puntos débiles de algunos de ellos. Especial atención requieren los jefes, ya que en este caso los enfrentamientos son más duros y la supervivencia de los Pikmin está más comprometida.

Otro factor importante para el que debemos contar con la ayuda de los Pikmin es la exploración y obtención de tesoros. En cada nivel hay una serie de coleccionables que son una fuente valiosa de Lustronio y en muchos casos debemos hacer uso de la ayuda de los Pikmin para recogerlos. De estos objetos cabe destacar cada una de sus descripciones, ya que son objetos cotidianos de la vida de una persona, pero para Olimar son útiles de los más extraños, lo que dota a cada una de sus descripciones de un gran sentido del humor. Nada más empezar la aventura podemos hacer uso de una mochila propulsora y además según recogemos diferentes cantidades de Lustronio se nos habilita una nueva función que nos hace más sencilla la aventura.

Al igual que ocurre en algunos títulos de Mario de plataformas, en Hey Pikmin! hay ciertas fases que ofrecen caminos alternativos que concluyen con el desenlace a un nivel secundario o alternativo. Además de esto caben destacar los escondites, los cuales son niveles mucho más reducidos que esconden objetos repletos de Lustronio, al igual que las fuentes, ya que estas localizaciones están repletas de brotes del material. Por último cabe destacar el parque Pikmin, que es el lugar al que llegan todos los Pikmin que salvamos en cada nivel. Una vez más este rincón del juego es una fuente adicional de Lustronio, por lo que conseguir las 30.000 piezas para reparar la nave no es tan complicado o duro como en un principio parece.

A nivel artístico nos encontramos ante un juego bastante diferente de los Pikmin que ya hay en el mercado y es que en esta ocasión todo el desarrollo del juego se centra en una aventura de avance lateral. Los escenarios ofrecen una gran cantidad de detalles y son realmente bonitos, y encontramos diversidad de tipos de fases entre las que destacan las acuáticas. Nos quedamos con ganas de disfrutar de los niveles con el efecto 3D de la portátil, pero parece algo obvio su ausencia, ya que los escenarios se muestran conjuntamente en las dos pantallas. A nivel sonoro las melodías cumplen su función de acompañamiento, haciendo que sus melodías sean más rápidas o sonoras en los momentos más tensos o peligrosos de la aventura.

Tanto el Amiibo de Olimar que ya está a la venta de la serie Super Smash Bros., tanto el nuevo de los Pikmin, son útiles con el juego y nos ofrecen más cantidades de Pikmin para afrontar la aventura y que nos ayuden en el parque, así como acceder a los escondites. Por último cabe recordar que si te interesa conocer más sobre el juego tienes disponible una demo del título en la eShop de Nintendo 3DS.

Alberto Hernanz

Jugabilidad: Este es uno de los apartados que hace especial a Hey Pikmin! respecto otros de los juegos de la serie, ya que la aventura se desarrolla en 2D y deja de lado los entornos en 3 dimensiones. El nuevo estilo le sienta como anillo al dedo, y más teniendo en cuenta que está disponible en Nintendo 3DS.

Gráficos: Luce más flojo que el resto de la serie, pero aún así ofrece escenarios bastante llamativos. Al presentar los niveles en las dos pantallas no hace uso del 3D de la portátil.

Sonido: Las melodías que acompañan al juego cumplen fielmente su cometido, aunque tampoco llegan a ser igual de destacables que en los Pikmin de sobremesa.

Historia: La narración no puede ser más simple y es un mero motivo para invitarnos a llevar a completar cada nivel del juego. Desde luego no es lo más destacable de Hey Pikmin!.

Duración: Los secretos de los niveles hacen que la rejugabilidad sea un factor importante y nos lleva a completar nuevamente las fases ya conocidas para poder descubrir todos los coleccionables y completar al 100% del contenido ofrecido.

Conclusión: Hey Pikmin! Es un gran juego con el que disfrutar durante el verano y una gran opción a la hora de estrenar la New Nintendo 2DS XL. Su peculiar estilo lo hace bastante divertido y dinámico. Sin lugar a dudas es de agradecer que su desarrollo se haya centrado en el uso de las dos pantallas y las opciones táctiles, ya que eran mecánicas que muchos juegos de la consola habían dejado de lado en los últimos meses.

 

Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Te puede interesar…
Pikmin 3
 
 

El uso de las dos pantallas justifica claramente su lanzamiento en Nintendo 3DS

 

Cerrar