Matar es un placer

7652

Hitman regresa de forma triunfal a nuestras consolas. La nueva aventura de la serie se reinventa, ofreciendo una emocionante historia de acción y sigilo.

IO Interactive sigue dispuesta a conseguir hacer de Hitman un nombre de lo más relevante dentro del mundo de los videojuegos. Ahora, después de algunos altibajos, el estudio ha logrado realizar un nuevo juego realmente destacable y a la altura de su célebre asesino.

Hitman Absolution se mantiene fiel a esta veterana serie, aunque con matices. La fórmula de juego es la misma: planificar asesinatos y llevarlos a cabo en diferentes escenarios, pero ahora el juego es más intenso, abierto y menos complicado.

¿Qué quiere decir esto? Pues que sus responsables han intentado hacer una experiencia más accesible a todo tipo de usuarios pero sin renunciar a sus raíces clásicas. Si queremos ser sigilosos y exprimir al máximo las habilidades del Agente 47, podemos hacerlo. Pero ahora los más impacientes también pueden poner la primera y tirar más por la acción pura y dura.

Esto, aunque pueda asustar un poco a los usuarios más veteranos, no desmerece en absoluto la experiencia, sino que la hace mucho más dinámica.

El protagonista de la saga resulta esta vez más hábil que nunca, sobre todo con las armas de fuego. Esto se debe en gran medida al cuidado sistema de coberturas del título, que bebe de tantos otros lanzamientos similares y que nos permite defendernos con ciertas garantías de los enemigos en caso de ser descubiertos. Dicho de otra forma, que ya no somos tan vulnerables si nuestro plan inicial se viene abajo.

Pero Hitman sigue siendo un juego adulto, intenso, lleno de opciones (quizás algunas menos que antes, eso sí) y con una historia bastante respetable. El guión del juego, de hecho, ha cobrado algo de importancia en este nuevo capítulo, hilando todas las misiones (unas veinte) y poniendo al Agente 47 como un singular protector.

Como siempre, los cambios introducidos en la saga tienen sus luces y sombras. Por ejemplo, en esta ocasión encontramos misiones algo más lineales y directas que de costumbre, dando la impresión al jugador de que la libertad de la que dispone para operar es menor. Pero por otro lado se ha conseguido dar más coherencia al conjunto y, por qué no decirlo, hacer que el juego sea más divertido que nunca.

 

 

Algunos elementos clásicos de la saga siguen inalterados. Los disfraces, sin ir más lejos, siguen siendo uno de los mejores ases en la manga a lo largo de la aventura. El Agente 47 es todo un maestro del disfraz, siempre y cuando no se encuentre con personajes que puedan reconocerle. O lo que es lo mismo, que si vamos disfrazado de agente del orden, otros guardias podrán desenmascararnos si no tenemos cuidado.

Por suerte nuestros recursos son bastante amplios. Podemos escondernos, despistar a los enemigos haciendo ruidos, etc. O si la cosa se pone fea, siempre podemos dejar fuera de juego a quienes se nos ponga por delante, atacándole con cuidado y ocultando después su cuerpo.

¿Es necesario aprovechar todas estas virtudes del juego? Lo cierto es que no tanto como antes, sobre todo en los niveles más bajos de dificultad. Es fácil abrirse camino solo a base de tiros y poco más. Pero lo bueno del juego es que precisamente permite al usuario decidir a qué tipo de título desea jugar. Más o menos como Deus Ex: Human Revolution.

Y la duración acompaña, ya que, en cualquiera de los casos (sobre todo si somos sigilosos y prudentes, claro), el lanzamiento puede llegar a durar unas doce o quince horas. Lo cual no está nada mal para un juego de estas características.

Otro aspecto importante de la aventura lo encontramos en su “intuición”. Para que os hagáis una idea, esto es algo así como el modo detective de los últimos juegos de Batman. Gracias a este instinto podemos ver nuestros objetivos, dónde se encuentran los malos, sus movimientos y demás. Pero no dura para siempre, por eso es importante avanzar e ir rellenándola a medida que jugamos.

Por su parte, y aunque los escenarios del título son algo más limitados que antes, hay que reconocer que los diseñadores han vuelto a hacer un gran trabajo. Hitman Absolution tiene algunas de las localizaciones más impresionantes que hemos visto en bastante tiempo, y todo goza de un detalle y un acabado artísticos sobresalientes.

 


 

También la banda sonora acompaña con el nivel requerido. Las melodías tienen una calidad propia de una película de Hollywood, lo mismo que el doblaje y la localización al castellano.

Por último, los responsables de la aventura han desarrollado también diferentes desafíos que permiten que esta dé aún más de sí. Son desafíos que nos incitan a explorar totalmente los escenarios para superar retos como encontrar objetos o superar el nivel con unas determinadas condiciones.

Más o menos lo mismo que sucede a través de Internet. Mediante el Modo Contrato, podemos utilizar los propios mapas del juego para fijar nuestros objetivos, las características de cada nivel y retar a otros usuarios. Una interesante alternativa a la campaña principal.

————————————————————————————————————————————-

Valoración final

Jugabilidad: Más intensa, accesible y variada que nunca. También menos complicada. 

Gráficos: La ambientación del juego y sus localizaciones son realmente brillantes.

Sonido: Muy buenas melodías y un gran doblaje. Está en castellano.

Duración: Puede alcanzar las doce o quince horas, depende de nuestra habilidad y lo directos que seamos a la hora de jugar.

Conclusión

Hitman Absolution es uno de los mejores títulos de acción y sigilo del año. Puede que no esté tan lleno de posibilidades como antes, pero a cambio ha ganado en dinamismo y entretenimiento. Una gran aventura, variada, divertida y con un excelente apartado técnico.

—————————————————————————————————————————————————–

– Juegos relacionados

Hitman, la saga

-Si te ha gustado te gustará

Deus Ex Human Revolution

Splinter Cell Conviction

– No te quedes solo en el juego

PelículaHitman de Xavier Gens

NovelaVive y deja morir de Ian Fleming

CanciónWild in the streets de Bon Jovi

Publicaciones relacionadas

Cerrar