Asesinatos a la mediterránea

12960

Tras los capítulos cero y uno, IO Interactive nos presenta el segundo episodio de Hitman, que transcurrirá por los mismos derroteros que sus antecesores aunque cambiando el escenario nuevamente. El juego de sigilo nos transporta en esta ocasión a Italia, donde dos nuevos objetivos aguardan sin saberlo al intratable Agente 47.

En este segundo capítulo, el Agente 47 debe acabar con dos objetivos estrechamente relacionados con una peligrosa corporación que tiene en su poder la patente de un virus que, en malas manos, podría ser el arma más peligrosa que el mundo haya visto y que, además, puede contagiarse sin que la víctima se percate. Con el objetivo de detener los planes que la compañía pudiese estar elucubrando, el agente se desplaza a la localidad italiana de Sapienza para dar muerte al propietario, Silvio Caruso, uno de los mejores investigadores de células madre del mundo y un rico heredero que se atrinchera en su mansión. También a Francesca De Santis, la directora del proyecto del virus. Destruir el virus será, en última instancia, el fin de la misión.

Tras el vídeo introductorio, lo primero con lo que nos topamos es con los menús informativos de la misión, "El mundo del mañana", algunos de ellos presentados con colores que dificultan el proceso de lectura. La Planificación consta de Instrucciones sobre los objetivos, el apartado armamentístico, desde el que puedes seleccionar el tipo de “arma oculta“ que utilizarás en la misión; el “Traje” que utilizaremos como atuendo y dos piezas de “Equipo”, herramientas complementarias que nos ayudarán en el transcurso de la tarea. Asimismo, existe la posibilidad de seleccionar la “Ubicación inicial” desde la que partirá la misión. Esta fase de planificación se enriquecerá, como es lógico, cuantas más veces juegues al episodio, ya que van sumándose localizaciones desde las que iniciar el trabajo. También podemos seleccionar diferentes desafíos secundarios desde los que afrontar la misión, lo que aportará variedad y extensión al juego, que, a fin de cuentas, es la gracia de Hitman: repetir cada misión de diferentes modos y mediante el uso de tácticas distintas.

Por su parte, el apartado Desafíos del menú consta de “Asesinato”, donde puedes ir completando diferentes y variados retos que te otorgarán puntos de experiencia para subir de nivel; “Exploración”, consistente en recorrer el escenario de determinadas maneras con el objetivo de, en los sucesivos intentos, poder empezar y acabar la misión de diferentes modos; “Hitos”, donde se muestran diferentes formas de acabar con tus objetivos que podrás ir completando con cada nuevo intento; y “Objetivos”, que muestra a los personajes que debemos asesinar, en este caso Caruso y De Santis. Como en los anteriores episodios, también se nos muestra un apartado de “Marcadores” en el que podemos visualizar los récords de puntuación del resto de usuarios.

Lo primero de lo que nos percatamos tras darle al botón de empezar es de un ligeramente extenso tiempo de carga, superior al minuto. Y entonces, aparece Sapienza. La localidad italiana luce viva y colorida, tremendamente detallada y con muchos recovecos que explorar. Se aprecia popping en algunos momentos, aunque la distancia de dibujado es más que aceptable. Caminando por sus calles, nos damos cuenta de que el diseño de NPCs podría estar más trabajado pues, aunque su aspecto es óptimo y se mueven e interactúan con el escenario de forma fluida, puede apreciarse el patrón de movimiento que sigue la mayoría de ellos, que se repite at infinitum a no ser que hagas algo al respecto.

La exploración es una auténtica delicia. Podemos guiarnos por las “oportunidades” que salen a nuestro paso y se muestran en el radar, o bien guiarnos por nuestro instinto de asesino y estudiar cada rincón como si no hubiera un mañana. Que no lo hay, por cierto, pues la transición día-noche brilla por su ausencia. Resulta francamente divertido invertir el tiempo en investigar minuciosamente cada zona, pues la recompensa que nos puede aguardar tras una simple puerta quizás sea la clave de la misión. Podemos adentrarnos en la mansión de uno de los objetivos, que cubre gran parte del mapeado, en carnicerías, heladerías, en laberínticas zonas subterráneas, en una imponente Iglesia con campanario y morgue incluida, y también en el puerto del pueblo y su preciosa playa invadida por turistas. Muchos de ellos son escenarios que, aunque no lo parezca, ofrecen una verticalidad que aporta un valor añadido al juego: puedes desplazarte por tejados, esconderte en subterráneos, caminar entre cornisas o trepar cual reptil por cañerías. No son opciones que puedas utilizar constantemente en el mapa pero sí encontrarás ciertos lugares en los que poner en práctica estas habilidades.

Pero lo más divertido, y si conoces los anteriores capítulos sabrás de qué hablamos, es convertirte en el maestro del disfraz que es el Agente 47. Puedes ponerte en la piel de ciclistas, heladeros, detectives, científicos, repartidores e incluso curas. Las posibilidades son muy extensas, tantas como personajes diferentes encuentres a tu paso, y te adelantamos que serán muchos. Estos disfraces te servirán para entrar en lugares de acceso restringido como la villa de Caruso, o para acceder a armas, herramientas o llaves que no podrías obtener de otro modo y que te abrirán la puerta de dependencias eclesiásticas o del sótano de la heladería. Porque aunque no lo creas, hasta en el lugar más insospechado puedes conseguir algún objeto o pista de interés. Pistolas, escopetas, francotiradores, martillos, llaves inglesas, cuchillos de cocina, veneno para ratas, pelotas de golf explosivas, palancas, botes de salsa de tomate caducada y muchas extravagancias más.

Otro aspecto muy positivo es que el guardado es posible en cualquier momento y, además, el sistema va realizando autoguardados de seguridad mientras avanzas en la misión. Por contra, en varias ocasiones en las que hemos querido acceder a uno de esos guardados la partida se ha cargado de forma defectuosa, reproduciéndose a golpes, por lo que toca abandonar la sesión y volver a intentarlo, al menos en la versión de PlayStation 4 que es la que hemos probado, aunque el título también está disponible en Xbox One y PC. Además, varias veces durante la partida hemos experimentado errores de conexión con el servidor del juego que impiden la publicación de desafíos, puntuaciones o marcadores. Pero este inconveniente no es el peor. Si este error aparece cuando intentas acceder a una partida guardada, el sistema te impide acceder al juego, entrando en un bucle infinito de intentos de conexión fallidos. Se trata de un error que podríamos asumir en una versión beta del juego pero que en ningún caso es aceptable en el juego final, pese a que solo aparezca de forma ocasional.

Javier Castillo

JUGABILIDAD: La mecánica del juego es francamente adictiva. Nos ofrece unas posibilidades interacción con el entorno casi infinitas y múltiples opciones con las que encarar cada situación. Eso sí, los movimientos del personaje son ligeramente toscos. Se agacha y se levanta como el más eficiente de los robots y la fluidez en el movimiento podría ser mayor. Sin embargo, no llega a plantearnos dificultades a la hora de movernos por el mapa y, aunque algo antinatural, el manejo es bastante agradable.

GRÁFICOS
: Es obvio que no estamos, ni mucho menos, ante un título de referencia en cuanto al apartado gráfico se refiere. El diseño de personajes tiene aún un largo camino por recorrer aunque, a nivel de escenarios, debemos reconocer un trabajo muy bien hecho, llamativo y muy colorido. Existe algo de popping pero la distancia de dibujado es buena.

SONIDO: Los efectos de sonido están introducidos de forma correcta. La banda sonora, que nos trae reminiscencias de Misión Imposible o James Bond, acompaña de forma adecuada a cada tipo de situación. Por su parte, el doblaje al inglés está a la altura y el subtitulado al castellano cumple con lo esperado.

DURACIÓN: El tiempo que decidas invertir con este título dependerá de tu paciencia e interés. Aunque en un primer intento la misión puede completarse en apenas hora y media, el juego ofrece la posibilidad de ser rejugado cuantas veces quieras.

HISTORIA: No nos encontramos ante el guion más trabajado, eso está claro. Sin embargo, la breve historia que se nos cuenta al principio es suficiente para introducirnos en una trama de la que nos sentiremos partícipes desde el primer momento.

CONCLUSIÓN: La experiencia jugable es en general positiva. A pesar de algunos pequeños inconvenientes, las posibilidades de exploración y la variedad de opciones en este recóndito paraje italiano que es Sapienza convierten a este juego en un entretenimiento superior. Los escenarios, muy bien diseñados, esconden objetos a raudales que te mantendrán entretenido durante el tiempo qué quieras e incluso te harán olvidarte del objetivo principal la misión. En conjunto, este segundo episodio de Hitman es una propuesta muy satisfactoria.

Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Te puede interesar…
Hitman Absolution

Hitman HD Trilogy



Puedes eliminar a uno de los objetivos empujándolo al pozo de los deseos.

Publicaciones relacionadas

Cerrar