Camino a casa

THQ se suma a la batalla actual por desarrollar el shooter en primera persona definitivo. Y lo hace con un original e innovador lanzamiento capaz de competir de  tú a tú contra series tan instauradas como Call of Duty o Battlefield. ¡Que comience la batalla!

Estamos en el año 2027. Es entonces cuando Corea, que se ha convertido en la mayor amenaza para Occidente después de haber conquistado y unificado Asia, arremete contra Estados Unidos. Unos Estados Unidos que, tras desgastarse en exceso por abarcar demasiados conflictos en Oriente Medio, está en sus horas más bajas. Con este guión, firmado por el escritor John Milius (Apocalypse Now), nace un título de acción con personalidad propia y con ganas de convertirse en la nueva franquicia del género para THQ.

Realismo bélico

Y es que, lejos de querer copiar el aspecto cinematográfico y mayoritariamente visual de Call of Duty (la serie indiscutible de referencia en la actualidad), Kaos Studios y THQ han apostado por desarrollar un juego con cierta carga dramática; un lanzamiento que apuesta por mostrar el lado más agridulce de la guerra. O lo que es lo mismo, que parte de una perspectiva diferente y bastante más “cruda” de la que muchos usuarios están acostumbrados. De hecho esa es la principal carta de presentación de Homefront, lo que lo hace distinto de otras tantísimas producciones aparecidas en el mercado durante los últimos meses.

Pero a la hora de la verdad, ¿qué ofrece este ambicioso título? Para empezar, una campaña de unas seis horas de acción (no demasiado larga, la verdad) en la que los tiroteos son la tónica principal. En Homefront encontramos un shooter trepidante donde el realismo prima ante la espectacularidad. Esto se consigue gracias a unos personajes bien desarrollados, una inteligencia artificial que se mantiene a un gran nivel y un multijugador masivo que, a decir verdad, es el mayor reclamo del lanzamiento.

Este modo online se fundamenta en un sistema de experiencia progresivo a lo Call of Duty, treinta y dos jugadores simultáneos, mapas de gran tamaño y con diseños muy variados, y un generoso abanico de modos de juego, entre los que se incluyen Controlador de tierra, Muerte por equipos o Comandante, que viene a ser algo así como una mezcla de los dos anteriores. Por opciones que no quede.

En lo concerniente al apartado audiovisual, Homefront apuesta igualmente por el realismo. A lo largo del título nos encontramos con lugares típicamente americanos llenos de detalles y con una iluminación muy trabajada. Y lo mismo sucede con los personajes, cuyas animaciones se han tratado con mucho esmero por parte de los programadores. Si no fuera por pequeños detalles que afean el aspecto gráfico del título y la ya mencionada escasísima duración del modo de juego principal, estaríamos hablando de un nuevo clásico dentro del género. Pero aún así, Homefront es un shooter carismático y con una personalidad arrolladora.

Publicaciones relacionadas

Cerrar