Aloy, el nuevo icono imprescindible de PlayStation

Horizon: Zero: Dawn, la mayor propuesta de PlayStation 4 en 2017 hasta el momento ya está con nosotros junto a Aloy, su prometedora protagonista. Guerrilla Games propone una aventura madura, cargada de elementos conocidos de otros videojuegos que se aúnan en una identidad propia que baila entre diversos géneros, pasando por el sandbox y culminando en elementos RPG. Es uno de los juegos más completos del catálogo actual del mundo de las consolas por más de un motivo. Bienvenidos a un futuro postapocalíptico en el que la Tierra ya no pertenece al ser humano.

14289

PlayStation 4 ha querido comenzar su periplo en 2017 por todo lo alto. Si en enero fue Resident Evil 7 el juego que estuvo en boca de todos por su soporte dedicado a PlayStation VR, durante los días que restan de febrero y durante el próximo mes de marzo, el auténtico protagonista será Horizon: Zero Dawn. Sin lugar a dudas, se trata del videojuego destinado a marcar tendencia en el presente curso, a no ser que alguien llamado Kratos tenga que decir algo durante los últimos meses del año. No obstante, la propuesta de Guerilla Games se alza como uno de los grandes candidatos a pelear por el juego del año.


La aventura está protagonizada por la incombustible Aloy, una guerrera paria de la tribu de los Nora que lucha por conocer los secretos de un mundo que le ha dado la espalda, mientras pelea por entrar en la tribu por pleno derecho tras superar la prueba de iniciación. Sin embargo, poco tarda en descubrir que su papel en el mundo es mucho más ambicioso de lo cabría esperar y será la encargada de llevar a cabo una tarea que no está disponible para todos. Descubrir por qué la Tierra ya no pertenece a los humanos, desentrañar los misterios de las máquinas que lo gobiernan y perseguir los secretos del grupo de asesinos que quieren acabar con su vida. Todo ello con el objetivo de convertirse en un nuevo icono de las consolas PlayStation como ya lo fueron en su día Crash Bandicoot, Lara Croft o Nathan Drake. Desde luego, no va por mal camino la hasta ahora desconocida guerrera pelirroja.


Respecto al argumento, poco se puede comentar que no desvele un hecho importante sobre lo que acontece en el periplo de Horizon: Zero Dawn. Por lo tanto, en este análisis no se ofrecerán detalles profundos al respecto, puesto que es más que necesario que el jugador disfrute de lo que el título tiene que contar por sí mismo. No obstante, sí que hay que destacar que en determinados momentos del viaje de Aloy habrá que tomar diferentes decisiones, algunas de ellas vitales, para determinar su comportamiento y personalidad. De este modo, también se pueden conocer muchos más detalles de la historia con diferentes líneas de diálogo opcionales para saber qué ha llevado a la Tierra a ceder su hegemonía frente a las máquinas.


En cuanto a la jugabilidad, Horizon: Zero Dawn es un videojuego maduro, prometedor, enorme y con una identidad muy clara. Se trata de uno de los títulos con más posibilidades y opciones a lo largo de las muchas horas que ofrece para sus diferentes misiones. Ahí es donde radica la grandeza de la propuesta de Guerrilla, conteniendo uno de los mapas más inmensos que se haya visto en los últimos tiempos y cuyas zonas están repletas de enemigos, tanto humanos como máquinas, así como secretos, objetos coleccionables, recursos y lugares de interés. Algo que también destaca del trabajo del estudio desarrollador es la enorme variedad de escenarios, contando con terrenos áridos, cumbres montañosas, pequeños poblados que se adaptan a la perfección con la idea que todo el mundo puede tener del hogar de una tribu y grandes urbes que se alzan sobre estas pequeñas localidades, como puede ser Meridiam, la capital del mundo donde reside el denominado Rey Sol. Un vasto terreno de opciones dedicado a un gran número de jugadores que quedarán encandilados con todos sus terrenos.

¿Y qué aporta Aloy en todo este inmenso mundo? A decir verdad, todo. La sensación que aporta el videojuego desde que se conoce a su protagonista es que no sería lo mismo sin su presencia. Este es el camino que ya iniciaron en el pasado Lara Croft, Kratos, Nathan Drake, Joel y Ellie, además de muchos otros. Aloy se convierte en todo un icono con una personalidad férrea y definida que le ayuda a conectar enseguida con el jugador, además de invitarle a luchar por su causa como si fuera propia. Si hace poco desde Guerrilla se destacaba que la joven podría formar parte del catálogo de PlayStation durante varios años, el mundo de los videojuegos puede haber ganado un personaje de los que perduran en el tiempo.


A nivel jugable, Horizon: Zero Dawn consigue ofrecer las mejores características de diversos géneros, conformando una coctelera de elementos que dan como resultado una apuesta de lo más completa y definida. A primera vista, el juego parece declinarse por el estilo de los grandes sandbox: misiones principales, secundarias, la posibilidad de pelear cuándo y dónde se quiera, cazar animales salvajes, construcción de recursos… Y, sin embargo, también dispone de elementos RPG que aportan un toque distintivo y de lo más atractivo al título. De hecho, los diferentes tipos de máquinas a los que hay que hacer frente tienen una gran importancia en este componente estratégico tan típico del género de rol.


Hay multitud de tipos de máquinas. Las más comunes son los vigías, que rondan por prácticamente todas las zonas del mapa buscando algún hecho sospechoso para alertar a otros compañeros sobre una presencia sospechosa. Algunos de los más habituales también son los galopadores (que pueden ser montados por Aloy cuando adquiere la habilidad de sabotaje), los pastadores, dientes de sierra, astados o incluso los cangrejos. Entre los más agresivos y difíciles de derrotar se encuentran los recolectores de fuego, los atronadores, chascafacuces, bégimos o avempestades. En terreno aparte se encuentran los cuellilargos, que resultan de gran utilidad al ser saboteadores, ya que permiten rastrear todos los elementos de la zona que patrullan.


Estas máquinas disponen de sus debilidades y fortalezas, algo que resulta crucial conocer a la hora de darles muertes, lo que en títulos RPG se denomina libra; esta tarea se realiza mediante el foco que tiene Aloy y que resulta crucial en muchas zonas de la aventura y una vez escaneadas pueden consultarse en el cuaderno del menú. Elementos como el fuego, el hielo, la electricidad o incluso las armas perforadoras son esenciales para vencer a algunas de las máquinas. Por ejemplo, los recolectores de fuego son débiles contra las armas de fuego si se impacta en las zonas débiles que marcan el foco de Aloy, mientras que los atronadores pueden vencerse con más facilidad al perforar los componentes. Otras máquinas, sin embargo, como los bégimos cuentan con debilidades variadas dependiendo de la zona en la que se impacta con las armas de la joven. Armas que también cuentan con una gran variedad.

Horizon: Zero Dawn también tiene una particularidad en cuanto a la capacidad de Aloy para moverse. Si bien es cierto que puede recorrer cualquier zona del mapa a pie o a lomos de los galopadores, también puede moverse con el característico viaje rápido a través de diferentes hogueras que se encuentran en el camino. La particularidad se encuentra en que estas hogueras son los puntos de guardado (automático o manual) para salvar la partida. Todo ello a pesar de que el título dispone de guardado automático en los puntos importantes de cada una de las misiones que se afronten. No obstante, este viaje rápido no es ilimitado, ya que requiere de la creación de paquetes de viaje mediante crafteo.

Aloy cuenta con dos armas características que suelen estar en el arsenal de cada jugador: la lanza para los combates cuerpo a cuerpo en distancias cortas y el arco. No obstante, existen diversas modificaciones del arco que pueden disponer de distintas clases de flechas: las normales, de fuego, eléctricas, perforadoras, explosivas, detonadoras y una gran variedad de las mismas… Y por si eso fuera poco, también se pueden obtener otro tipo de armas entre las que se encuentran la honda, para lanzar bombas de elementos, lanzacuerdas para inmovilizar a las máquinas o la aturdidora para disponer de trampas explosivas, eléctricas y demás en el entorno. De hecho, el plantel es incluso más amplio dependiendo de los mercaderes que se encuentren en el camino y que ponen a disposición del jugador diferentes tipos de armas para configurar el mejor arsenal disponible para el jugador. De hecho, si se quiere un arma de manera ferviente, el juego crea una misión especial para conseguir los elementos necesarios para conseguirla. De este modo, con paciencia y dedicación se puede disponer de un equipo adecuado para las características de combate de cada jugador. Algo que también se extiende a los diferentes atuendos de Aloy, cuyas características pueden proteger frente a diversos ataques o elementos. Además, todas las armas y atuendos pueden ser modificaos y mejorados mediante elementos que se obtienen al derrotar y registrar a las máquinas.


Los combates son especialmente vibrantes gracias a todas estas particularidades. Además, en este aspecto también adquiere una gran importancia el árbol de habilidades que se le pueden otorgar a la protagonista; por cada nivel adquirido se obtiene un punto de habilidad. Este árbol se divide en tres ramas principales: merodeadora (que ayuda a la hora de acercarse a las máquinas con sigilo, poder atacarlas desde zonas lejanas o desde niveles inferiores…), valiente (que se basa en las tácticas de combate, como la posibilidad de portar armas pesadas con ligereza, contar con un medidor de concentración que permita disparar a los puntos débiles de las máquinas con mayor facilidad…) y recolectora (permite adquirir mayor número de recursos al derrotar enemigos, reducir el número necesario de los mismos para fabricar munición…).


Si bien la historia principal requiere de varias horas de juego para ser superada, Horizon: Zero Dawn también pone a disposición del jugador otras muchas opciones a la hora de recorrer su vasto mapa. Esto se traduce en innumerables misiones que se cruzan en el camino y que, en ocasiones, pueden desorientar al usuario con la gran cantidad de tareas en las que se ve envuelta Aloy. Tanto es así, que en el menú se dividen en diferentes categorías para que cada jugador pueda organizarse del mejor modo posible.


Además de las misiones principales, también pueden encontrarse las misiones secundarias, que tiene una leve conexión con el argumento principal y ayudan a entender algunos de los detalles en los que no se profundiza en el camino central. Por otro lado, Aloy también se presta a aceptar algunos recados de los NPC para conseguir objetos y experiencia de lo más útiles. Los campamentos de bandidos también juegan un papel fundamental y la tarea en esta categoría es la de recuperar el terreno para la tribu en cuestión que lo ha perdido, lo que ayuda a ganarse aliados muy valiosos. Los cuellilargos tienen sus propias misiones con el fin que ya se ha comentado anteriormente, dependiendo de la dificultad que requiera escalar hasta su cabeza para ser saboteados. Por su parte, los terrenos de caza se traducen en diferentes pruebas a las que tiene someterse Aloy para conseguir sellos de soles abrasadores y obtener recompensas en la logia de caza de Meridiam. Los calderos son las misiones más interesantes de todas, ya que invitan a explorar ruinas metálicas que esconden grandes secretos y armas o habilidades de lo más potentes en su interior. Por último, las zonas corrompidas cuentan con máquinas más fuertes y feroces por haber sido atacadas por las criaturas denominadas corruptores, una gran amenaza en el juego.

De este modo, las posibilidades a nivel jugable son múltiples y de lo más variadas. De hecho, cada una de ellas contiene sus propias particularidades a la hora de adquirir objetos para el inventario que también es de lo más rico y exquisito. Aloy puede transportar armas, atuendos, modificaciones para ambos, cajas del tesoro (que pueden obtenerse al cumplir misiones o comprándoselas a los mercaderes), objetos especiales como las flores de metal o las vasijas antiguas, es decir, los coleccionables, la munición (que puede ser fabricada gracias a la artesanía del menú, y que obliga a realizar una gran tarea de crafteo durante todo el camino del juego) y trampas y pociones, que también contienen un gran componente RPG a la hora de dotar a la pelirroja de protección frente a elementos como el fuego, el hielo y demás amenazas.

Para finalizar este análisis hay que hablar, como no puede ser de otra manera, del aspecto gráfico que luce Horizon: Zero Dawn. Mejor dicho, del soberbio aspecto gráfico del que hace alarde la propuesta de Guerrilla Games. Si el juego supone un absoluto espectáculo a nivel jugable, en cuanto a lo gráfico no se queda atrás ni un ápice. La recreación de los entornos es sencillamente increíble en cada uno de los detalles que se puedan apreciar en pantalla, lo que provoca una sensación de inmersión muy real. Esto es algo que se nota especialmente en PlayStation 4 Pro con un buen televisor con 4K y HDR, donde los colores son mucho más vivos e impresionables al ojo humano. Además, la distancia de dibujado es especialmente extensa, lo que permite observar sistemas montañosos, poblaciones o todo lo que incluya el entorno más allá de la línea del horizonte. Por otro lado, los cambios de condiciones climatológicas son tan repentinos y cuidados que sorprenden cuando se producen, aunque hay que destacar que la lluvia se ha trasladado de un modo algo precipitado, ya que no es gradual, sino que un instante esta nublado y al siguiente cae una lluvia torrencial sin previo aviso.

En cuanto a la recreación facial de los personajes, no hay ninguna pega al respecto. En cuanto a Aloy, todo en ella está cuidado hasta el más mínimo detalle, salvo alguna que otra textura irregular que a buen seguro se solucionará con el parche de lanzamiento con el que contará Horizon: Zero Dawn. Este estupendo grado de detalle también es extensible al resto de personajes que acompañan a la joven buscadora, como puede ser Beladga. El resultado es un derroche a nivel gráfico que exprime el potencial de PlayStation 4 y ofrece una de las propuestas más completas y espectaculares a nivel visual que se puede disfrutar en la actualidad. Un juego imprescindible para cualquier poseedor de una consola de actual generación de Sony.

Juan Montes

Jugabilidad: En la variedad está el gusto. Las múltiples posibilidades que permite Horizon: Zero Dawn a la hora de ser jugado son sencillamente maravillosas. Misiones por doquier, diferentes armas con las que hacer frente a las máquinas, componentes RPG, la posibilidad de tomar decisiones con Aloy o de elegir el camino que se crea más oportuno para afrontar la aventura son solo algunos de los alicientes que invitan a jugar a la apuesta de Guerilla Games durante horas, semanas y meses. Un absoluto acierto a nivel jugable que disfrutarán y agradecerán multitud de jugadores con perfiles muy diferentes.

Gráficos: Como ya se ha dicho anteriormente, resulta un absoluto derroche a nivel técnico y consigue exprimir la potencia de PlayStation 4, haciéndolo extensible a PlayStation 4 Pro. Con la nueva versión de la consola se pueden apreciar de un modo mucho más vivo y admirable los detalles que tiene que mostrar el vasto mundo de Horizon: Zero Dawn y que aporta un signo de identidad que será perseguido por futuras franquicias que están por venir, sin ninguna duda.

Duración: La duración de Horizon: Zero Dawn es variable. Si bien la historia principal se puede extender hasta las 25 ó 30 horas, una partida normal debería superar incluso las 50 para alcanzar el nivel óptimo que requieren las últimas zonas del juego. Por otro lado, si se quieren completar todas las misiones y demás posibilidades que permite el juego puede superar ampliamente la centena de horas sin ningún tipo de esfuerzo.

Sonido: Probablemente sea el capítulo en el que más adolece el título, aunque no por un motivo puramente sonoro. La banda sonora casa bastante bien con lo que el título aporta, aunque es posible que le falten ciertos momentos de epicidad en las batallas más intensas. El doblaje es sencillamente sensacional, Michelle Jenner, Dafne Fernández y el resto del reparto realizan un trabajo soberbio a la hora de ponerse en la piel de sus personajes. Sin embargo, el traslado hacia el juego resulta ciertamente insuficiente al observar cómo en algunos momentos no se consigue enlazar el movimiento de los labios con lo que se está hablando o en determinados momentos en los que hay un cierto delay entre el movimiento y lo que se escucha. Confiamos en que este último aspecto se solucione con el parche de lanzamiento.

Conclusión: 

Horizon: Zero Dawn es, sin ningún género de dudas, el mejor videojuego en lo que llevamos de 2017. Resulta un título imprescindible e indispensable para todo amante de los exclusivos de PlayStation. Su protagonista, Aloy, comenzará a convertirse en todo un icono reconocible y a tener muy en cuenta en el futuro de la compañía, gracias a una personalidad sólida y muy definida, consagrándose como uno de los personajes femeninos más aguerridos de la historia. A nivel jugable, Horizon: Zero Dawn es todo lo que cabría esperar y más: una propuesta única que aúna diversos géneros con un resultado soberbio que invita a ser disfrutado durante un tiempo ilimitado. La Tierra ya no nos pertenece y esperamos que, al menos en la ficción, siga siendo así por muchos años. 

Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Te puede interesar…

A pesar de que el mundo de Horizon: Zero Dawn está gobernado por las máquinas, conviven con animales que son de lo más útiles a la hora de realizar tareas de crafteo. De hecho, son esenciales para fabricar paquetes de viaje rápido entre hogueras.

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.

Publicaciones relacionadas

Cerrar