Más sangre, más música… más Hotline Miami

10603

Suena el teléfono de forma insistente. No puedes evitarlo, tienes que descolgarlo. Un nuevo encargo, debes acabar con una planta entera de enemigos de la forma más discreta posible. Nadie ha dicho que tenga que ser un trabajo limpio. ¡Oh sí, habrá sangre! Hotline Miami 2: Wrong Number llega por la puerta grande, con más sangre, más violencia, más música, en definitiva, más bestia que nunca.

Tal vez recuerdes el lanzamiento de Hotline Miami, un título que llamaba la atención por su particular estilo gráfico. Un estilo gráfico que en su interior escondía una brutalidad jamás vista en un juego del estilo. Sangre a borbotones regaba el escenario en cada una de nuestras misiones. Pero como suele ocurrir, con el final de su primera parte, los jugadores se quedaron con ganas de más y era de esperar que Dennaton Games consolara a su comunidad de usuarios con una nueva entrega.

Pero, ¿qué podía añadir esta secuela para conseguir mantener intacta la esencia del original? El estudio desarrollador sabía que sus mecánicas jugables eran ya perfectas de por sí, por lo que en esta ocasión brinda al usuario más posibilidades, nuevos juguetes con los que sembrar el caos, más sangre y destrucción y, por supuesto, nuevas horas de música dispuestas a acompañaros en nuestras divertidas matanzas.

Hotline Miami 2: Wrong Number sigue siendo un título que ofrece violencia desmedida y gratuita, tal vez en muchas ocasiones nos encontremos acabando con enemigos a diestro y siniestro sin saber por qué. Pero qué más da, lo importante es que sigue siendo todo tan divertido como antaño.

En esta ocasión, a su favor, podemos decir que el hilo argumental se encuentra mucho más trabajado. Existen más líneas de diálogo y la historia de nuestros personajes es esta vez mucho más profunda. Y sí, decimos personajes porque una de las grandes novedades de esta secuela es que los jugadores tendrán la ocasión de propinar palizas con nuevos protagonistas, cada uno de ellos con sus estilos de combate característicos que los diferencian completamente del resto y que añaden toques diferentes a la jugabilidad.

De esta forma, se ha optado por contarnos una intrincada historia que se basa fundamentalmente en los saltos temporales. Como si de una cinta de VHS se tratase, rebobinaremos y adelantaremos la historia de nuestros personajes en cuantiosas ocasiones, tantas, que a veces nos sentiremos un poco perdidos sin saber en qué momento de su vida nos encontramos. Pero tranquilo, poco a poco las piezas del puzle van adquiriendo su forma y comienzan a encajar como si de un gigante rompecabezas se tratase, todo ello para terminar confluyendo en una historia en la que todo tiene un por qué y donde los hechos del primer Hotline Miami tienen todo el sentido del mundo.

Pero tenemos que admitirlo, no serán muchos los jugadores que se sientan incitados a volver a sentir esta violencia desmedida por su historia, sino más bien por su robusta jugabilidad, una jugabilidad a prueba de bombas y que, inexplicablemente, nos invita a seguir jugando una y otra vez, a pesar de que perdamos la vida en el intento en incontables ocasiones. Tal vez la fórmula del éxito radique en que se trata de un título muy frenético, y su jugabilidad ha sabido adaptarse perfectamente a esta mecánicas. Hotline Miami 2: Wrong Number sigue siendo un título difícil, más tal vez que el primero, sobre todo en su tramo final. Por suerte, el mecanismo de reinicio de la partida es igualmente rápido, algo que consigue que el jugador no se sienta frustrado en ningún momento.

Como sabréis, la muerte en Hotline Miami es algo muy fácil, ya que nuestro protagonista caerá tendido al suelo en un charco de sangre con un simple disparo o ataque cuerpo a cuerpo. Pero esto no es un problema, ya que, simplemente bastará con pulsar un botón para volver a reiniciar la partida. Eso sí, desde el inicio de la sala en la que nos encontremos, existiendo puntos de control entre la planta de un escenario y otro.

Gracias a su vista cenital, tenemos un amplio espectro de visión de todo aquello cuanto nos rodea. Con un simple vistazo tendremos la oportunidad de conocer cuáles son nuestros objetivos, sus patrones de movimiento y las armas o posiciones que podemos utilizar a nuestro favor. En esta ocasión se ha optado por ofrecer escenarios mucho más amplios, tanto, que a veces tendremos que situarnos en el centro del mismo para conocer hasta donde llegan sus límites. Además, estos también optan por ofrecer variedad en su ambientación, por lo que encontraremos las típicas casas repletas de enemigos, discotecas con música a todo volumen, o incluso parajes mucho más naturales en medio de la selva.

Podríamos pensar en este sentido que los pilares fundamentales de Hotline Miami se mantienen intactos, algo que agradecerán los seguidores de la primera entrega pero que tal vez echen en cara aquellos que buscasen una nueva vuelta de tuerca. Es cierto que se pierde el factor sorpresa con el que nos embriagó la primera entrega, pero, para ello, Dennaton Games ha optado por ofrecer nuevos personajes jugables que cambian drásticamente el devenir de cada una de las partidas.

De esta forma nos encontramos con algunos que tienen la capacidad de noquear a los enemigos con tan solo un puñetazo, incluso aquellos que requieren armas de fuego para ser eliminados. Existe también un dúo de personajes, controlados de forma automática los dos, que sembrarán el caos con sus armas de fuego y motosierras. De esta forma, controlamos al primero de ellos, al que porta la motosierra, de forma normal, mientras que con el puntero tendremos la oportunidad de acabar con los enemigos más alejados con nuestra pistola. Estas mecánicas ofrecen una gran variedad de situaciones, siendo una combinación explosiva y la mar de divertida.

Puede que muchos usuarios piensen que no son alicientes suficientes, pero creemos que si una fórmula es ya perfecta de por sí, ¿para qué cambiarla?

En cuanto a la duración, el juego se vuelve en este sentido también muchísimo más grande, algo a lo que también afecta su alta rejugabilidad. Muchísimos más capítulos que en la entrega original, además con la posibilidad de conocer cuál es nuestra posición en el mundo gracias a unos marcadores en línea. Nuestra puntuación final, como siempre, se verá marcada dependiendo de la cantidad de combos que encajemos durante nuestras misiones, así como la cantidad de tiempo que empleemos en superar cada misión. Esto hace que Hotline Miami 2 nos invite a jugar una y otra vez cada una de las misiones, experimentando con las posibilidades que brindan cada una de las máscaras, ya que estas nos darán habilidades únicas que afectan directamente a la forma de afrontar cada fase.

Además, por si esto fuera poco, una vez que completemos la historia principal, que nos llevará entre unas 8 o 10 horas, desbloquearemos el modo difícil, donde los enemigos se vuelven más numerosos y fuertes, suponiendo todo un reto para el usuario.

Lo que sí que no nos ha gustado tanto ha sido la inteligencia de los enemigos. Hay veces en las que parece que éstos tengan poderes para detectarnos, y otras tantas en las que se queden atrapados en el marco de una puerta. Tampoco es raro encontrar perros girando sobre sí mismos en momentos puntuales, algo que de haberse pulido habría dado como resultado una experiencia redonda.

En lo que respecta a su apartado gráfico, nos encontramos con los mismos fundamentos que caracterizaron a su primera entrega, aunque en esta ocasión con un acabado mucho más refinado. Los escenarios se muestran plagados de detalles, de objetos que pueden servir para ocultarnos, o bien para llamar la atención de los enemigos. Los movimientos son mucho más fluidos y, por supuesto, el rojo de la sangre será un color que abunde en el escenario al concluir cada una de nuestras misiones.

Por otro lado, donde más vuelve a destacar Hotline Miami 2: Wrong Number, una vez más, es en su apartado sonoro. Los chicos de Dennaton Games han vuelto a realizar una selección magistral de temas, muy movidos y electrónicos, que casan perfectamente con la acción que transcurre en pantalla. Existen temas que nos motivan a volvernos sádicos en el juego y conseguir los mejores combos posibles y, muy probablemente, quieras llevarte su música a cualquier parte, para disfrutar de unas melodías la mar de frenéticas. Por otro lado cabe destacar que el juego se encuentra traducido al español, aunque nos ha sorprendido que esto solo se haya llevado a cabo en las líneas de diálogo, ya que el menú principal del juego se encuentra en inglés. Tranquilo, esto no afectará para nada, ya que lo importante, sus líneas de diálogo, no suponen ahora un problema para perder ni un ápice de cuanto ocurre a nuestros personajes.

Rubén Moyano


————————————————-
Valoración final:

Gráficos: El diseño que ya caracterizó a la entrega original vuelve a hacer acto de presencia una vez más. Eso sí, en esta ocasión se ha optado por dar un ligero lavado de cara, mostrándose el acabado mucho más perfeccionado, con escenarios llenos de objetos, armas, personajes y una paleta de colores muy viva. Por supuesto, no faltarán los charcos de sangre. 

Jugabilidad:
Sigue manteniéndose intacta respecto a lo visto en el primer juego. En esta ocasión, las novedades las aportan los nuevos personajes que entran en acción, cada uno de ellos con un estilo bien diferenciado y que ofrecen mecánicas completamente nuevas. Vas a morir mucho, sigue siendo un título extremadamente difícil, pero igualmente sigue siendo igual de adictivo. Vas a querer una tercera entrega en cuanto termines esta segunda parte.

Sonido:
Sin lugar a dudas se trata de su principal baza. Aquí vuelven a deleitarnos con una banda sonora elegida con especial mimo. Geniales temas con toques electrónicos que realizan una simbiosis con la acción que transcurre en pantalla. Incluso habrá momentos en los que te quedarás quieto en el escenario solo para escuchar las melodías. 

Duración:
La historia principal puede completarse en unas 8 o 10 horas, aunque a esto tenemos que sumar el modo difícil, así como los marcadores en línea, todo un acierto para compararnos con el resto del mundo. Por otro lado, no podemos olvidar que próximamente el título recibirá un editor de niveles, algo que promete elevar su duración al exponente. 

Conclusión: 

Si te ha gustado Hotline Miami, no lo pienses, esta entrega es más de lo mismo, pero mejor. Nuevas armas, personajes, emplazamientos, formas de masacrar, melodías… La fórmula del primero se mantiene intacta, pero ahora con muchas más posibilidades. Además, en esta ocasión la historia está mucho más trabajada y es contada de una forma muy original. Si no te gustó la primera parte, o tal vez no la has probado, tienes una asignatura pendiente. Tanto Hotline Miami como Wrong Number son títulos arcade, frenéticos y que te consumirán muchas horas de tu vida. Si eres amante de la buena música, este título consigue demostrar que con una buena banda sonora, un título puede ganar enteros. 

—————————————————-
Juegos relacionados:

Hotline Miami

Si te ha gustado te gustará:

Helldivers

No te quedes solo en el juego:

Una película: Funny Games

Publicaciones relacionadas

Cerrar