La noche de los muertos

La Casa de la Muerte te reclama de nuevo. Tiros, zombis y mucha sangre para un lanzamiento que sigue oliendo a salones recreativos. Bueno… y a cadáveres en descomposición, claro.

Los jugadores más veteranos recordarán sin duda House of the Dead, una de las franquicias arcade que más horas de diversión nos “regaló” en los salones recreativos allá por los noventa. Ahora la serie resucita en Wii, con el título más cinematográfico y decadente desarrollado hasta el momento por Sega para dicha máquina.

Hell gates

Como siempre, el argumento en House of the Dead Overkill no importa demasiado. En esta ocasión podemos elegir entre dos personajes, ambos claramente inspirados en películas de acción ochenteras, para comenzar la aventura. Una aventura que, para ser justos, puede presumir de ser la más estética y cinematográfica de toda la serie. Pero, a la hora de la verdad, ¿qué nos ofrece este juego mítico de disparos?

Pues lo mismo de siempre: unas cuantas horas (no muchas) de tiros y más tiros. Estamos, una vez más, ante un juego de acción sobre raíles en el que nosotros simplemente nos tenemos que ocupar de tres cosas: apuntar, apretar el gatillo y recargar. Todo ello mientras avanzamos por siete niveles distintos que, como es lógico, están llenos de zombis de todo tipo y condición. El alto número de ellos y su fea costumbre de correr hacia nosotros hacen que el juego no nos ofrezca ni un segundo de descanso.

Para hacer que el desarrollo de este arcade de pistola sea algo más profundo de lo habitual, Sega nos permite adquirir un buen número de armas antes de cada misión, pudiendo igualmente mejorarlas. Eso sí, para ello es necesario gastar los ahorros que previamente hayamos obtenido en las pantallas anteriores. Armas como pistolas, escopetas o rifles.

Por lo demás, estamos ante un lanzamiento convencional dentro del género, con un desarrollo corto aunque muy intenso en el que, aparte de matar zombis, también tenemos que recoger botiquines (disparándolos antes, claro), activar ayudas como un útil tiempo bala (a lo Max Payne) o enfrentarnos a enemigos finales. Estos son algo más duros de pelar que el resto y requieren de bastante puntería y concentración.

Por último, eso sí, hay que tener en cuenta que House of the Dead Overkill es un juego únicamente pensado para un público adulto. No solo por la cantidad de sangre, desmembramientos, mutilaciones y vísceras que nos acompaña durante cada segundo de juego, sino también por su alta carga de erotismo y de humor negro. En definitiva, no apto para paladares sensibles.

Publicaciones relacionadas

Cerrar