¿Conoces a Kovac?

La temática zombie y la supervivencia están de moda desde hace unos años tanto en el cine como las series o los videojuegos. How To Survive es un ejemplo de ello y ya hace casi casi cuatro años que 505 Games y Eko Software nos presentaron su primera entrega. En esta ocasión How To Survive 2 ha pasado por varios meses de testeos y actualizaciones en PC, por lo que el equipo de desarrollo ya ha decidido desembarcar su nueva aventura también en consolas. Nos encontramos ante un título que explota los cánones del primero y los lleva más allá con nuevas características.

14278

En el primer How To Survive nos soltaban en una isla y la voz de Kovak nos iba encomendando diferentes encargos a la par que nuestra misión personal era sobrevivir al entorno y a los zombies que habitaban allí. How To Survive 2 básicamente es lo mismo, pero en esta ocasión presenta nuevas características que buscan potenciar todo lo referente a la supervivencia. Lo que en un principio parece un juego en el que simplemente tenemos que matar zombies pronto se convierte en una lucha por nuestra existencia.

How To Survive 2 ha evolucionado respecto a la primera entrega y ahora busca aumentar aún más la experiencia ofrecida por su modo multijugador, el que sin lugar a dudas es casi obligatorio para sacar el mayor partido al contenido ofrecido. El juego se puede disfrutar también en solitario, pero de ser así pierde bastantes enteros. Desde su desarrolladora han dado varias vueltas de tuerca a algunas opciones o mecánicas del juego y sin lugar a dudas le han sentado bastante bien. Además los jugadores de PC llevan varios meses pudiendo disfrutar del juego, por lo que llega a consolas después de haber sido tratado por varias actualizaciones para arreglar o mejorar determinados apartados.

Nos encontramos varios años después de lo acontecido en el primer How To Survive y lo que antes era un virus se ha llegado a convertir en una epidemia que está arrasando todo el mundo. El apocalipsis zombie nos vuelve a poner en la situación de un superviviente, que en esta ocasión vuelve a estar a las órdenes de Kovak, quien primero nos explica diversas mecánicas a modo de tutorial y más tarde nos pide todo tipo de misiones. Pero en la propia historia encontramos el primero de los cambios importantes, nuestro cometido principal más allá de sobrevivir es construir nuestro propio refugio o asentamiento.

La supervivencia continúa siendo importante ya que tenemos que controlar el nivel de nuestra salud, el hambre, la sed o incluso el peso de nuestra mochila. En este sentido el entorno es el mejor de nuestros aliados, ya que en él están todos los víveres que necesitamos para poder persistir. La exploración es importante para obtener recursos como agua o cualquier tipo de alimento, pero ir demasiado cargados tampoco es buena idea, ya que nos puede hacer movernos más lentos y que los zombies nos den caza fácilmente. Todos estos consumibles los podemos utilizar rápidamente desde la propia pantalla del juego, sin acceder a menús o interfaces internas.

Kovac es el primero que nos empieza a encomendar diversas misiones, aunque luego vamos conociendo otros personajes que también nos piden otros tipos de favores. En casi todos los casos estas misiones tienen órdenes bastante claras o concisas y pueden ir desde recoger determinados objetos, buscar a algún superviviente o matar a enemigos. Todas ellas tienen un reto principal, el cual permite salir de la misión una vez ha sido cumplido, pero además se ofrecen unas operaciones secundarias con las que poder aumentar los beneficios de acabar dicha tarea. El sistema de combate sigue siendo bastante sencillo, basta con acercarnos a los enemigos para golpear cuerpo a cuerpo o atacarlos desde lejos con armas a distancia, aunque en esta ocasión se han estrenado las ejecuciones, las cuales podemos llevar a cabo cuando el enemigo está débil y tambaleándose.

El progreso del personaje requiere un párrafo aparte ya que en esta ocasión es bastante diferente de lo visto en el primer juego. Según completamos misiones o matamos enemigos vamos acumulando experiencia y nosotros decidimos cuándo aplicarla o en qué hacerlo. Por una parte tenemos una lista de diversas mejoras y habilidades en la cual podemos ir aportando la experiencia ganada, aunque al principio son pocas las posibilidades abiertas y nos vemos en la obligación de subir de nivel previamente. El nivel del jugador asciende en otro apartado en el que también vamos entregando pequeñas dosis de experiencia hasta alcanzar la cuantía necesaria para aumentarlo. Desaparecen los árboles de habilidades que te requieren desbloquear ciertos elementos para luego conseguir los que realmente buscas obtener.

Hay que tener una cosa a la hora de subir el nivel del jugador y es que para poder aumentar dicho nivel primero se requiere haber subido el correspondiente del campamento. Así es, el refugio que nos generamos también lo tenemos que mejorar para así hacerlo más resistente a los ataques enemigos. Una vez hemos aumentado su nivel, entonces sí podemos levear a nuestro personaje. A la par esto permite que el jugador vaya construyendo nuevos edificios de diferentes utilidades o defensas para el lugar.

El sistema de crafteo de objetos se ha facilitado respecto al del primer juego. Cuando tenemos varios objetos que pueden ser combinados entre sí, directamente se nos ofrece dicha opción en su correspondiente menú. Aunque uno vez más nos topamos con la necesidad de haber obtenido determinado nivel para poder construir determinados utensilios. La personalización del personaje, más allá de lo estético que también se puede retocar, es importante a la hora de equiparnos con diferentes tipos de protecciones, así como armas, tanto de cuerpo a cuerpo como a distancia.

El ciclo de día y noche vuelve a estar presente al igual que en la primera parte y como entonces según la hora podemos ver un tipo de enemigos u otros. Salir por la noche sin estar bien equipado puede ser algo dificultoso, ya que nos podemos encontrar muchos más peligros. La meteorología también es cambiante y las tormentas pueden dificultar nuestro avance hacia la supervivencia.

Si vamos cuidadosamente cumpliendo los requisitos de las misiones, así como matando a todo lo que se mueve, no vamos a encontrarnos con un nivel de dificultad demasiado avanzado, aunque siempre se puede aumentar el nivel de las misiones. Si aún así el desafío no te supone ningún problema, siempre puedes probar con las misiones de élite, las cuales son mucho más difíciles, ya que si nos matan nos vemos obligados a volver directamente al campamento.

Si buscas sacar todo el partido a How To Survive 2 es obligatorio disfrutar del juego en su vertiente online, ya que se puede hacer tanto con amigos como cualquier otro jugador. Si decides hacerlo con desconocidos y no quieres utilizar un micrófono, tienes disponible una ruleta con diferentes mensajes para que fluya la comunicación. Lo más interesante de todo sin lugar a dudas es la posibilidad de acceder a diversos campamentos públicos, para unirnos allí a otros jugadores. Aunque siempre está bien acceder a partidas de mayor nivel, lo tenemos que hacer con cabeza ya que si el reto es lo suficientemente mayor nos podemos ver muriendo a las manos de los enemigos con un simple golpe.

A nivel gráfico nos encontramos con una propuesta similar a la de la primera parte en la que el cambio de la cámara es lo más destacable. Cuando pasamos por detrás de vegetación o cualquier tipo de elemento o incluso cuando exploramos el interior de algunos edificios vemos como desaparecen las paredes de estos, ofreciendo así un vistazo de lo que tenemos en cada momento a nuestro alrededor cuando nos movemos. Recuerda bastante al estilo de cámara similar que se utiliza en Los Sims, aunque en esta ocasión no es tan efectivo ya que nos hace perder de vista a los enemigos o toparnos con ellos de golpe. La música es casi inexistente ya que en todo momento tenemos presente el sonido ambiente, salvo cuando tenemos unos cuantos enemigos cerca y comenzamos a escuchar una melodía que aumenta la tensión de la situación en cuestión. Al igual que en el primer How To Survive volvemos a tener voces en inglés y textos localizados en castellano.

Alberto Hernanz

Jugabilidad: Nos encontramos ante una propuesta muy similar al primero, aunque en esta ocasión el campamento requiere de nuestra atención. También cambia el sistema de evolución del personaje y ahora ofrece más libertad.

Gráficos: El primer How To Survive llegó originalmente a la anterior generación y más adelante también a las consolas actuales. En este apartado el juego casi no ha evolucionado, sí es verdad que se ve algo mejor que antes y también ha cambiado el sistema de la cámara, pero el cambio a nivel de calidad tampoco es tan grande como podría haber sido. En este sentido el estudio no ha querido arriesgar.

Sonido: El sonido ambiente nos sigue en todo momento y sólamente escuchamos música  cuando la pantalla se llena de enemigos. Las voces de Kovac en inglés siguen siendo lo más destacable, al igual que en el primero.

Duración: Valorar la duración gira en torno a muchos parámetros, el nivel del propio jugador o el tiempo requerido para farmear experiencia, entre otros . En cualquier caso, aún completando las misiones de la historia nos encontramos con un modo online muy divertido y en el que se centra gran peso del proyecto.

Conclusión: How To Survive continúa la historia del primero, aunque se puede jugar independientemente de no haberlo disfrutado antes. Esta segunda parte apuesta por su online, así como por nuevos sistemas de mejoras y evolución que le otorgan las suficientes novedades como para presentar algo realmente nuevo a pesar de mantener las mismas bases. No es el mejor título de supervivencia, ni tampoco el de zombies, pero su apuesta es bastante consistente y entretiene especialmente jugando con amigos.

Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Te puede interesar…
How to Survive: Storm Warning Edition
 

Es una continuación del primero, pero se puede disfrutar sin problema si antes no has jugado a How To Survive

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.
Cerrar