Billar en tu salón

El billar siempre ha sido uno de los juegos de salón más populares y, por tanto, de los que más respaldo han encontrado en el mundo de los videojuegos. Hustle Kings llegó de la mano de Voofoo Studios a PlayStation 3 en 2010 para luego dar el salto a PlayStation Vita y PlayStation 4. Ahora se une al nuevo miembro de la familia de Sony: PlayStation VR. Hoy te contamos en nuestro análisis que tal le sienta el paso a la realidad virtual a Hustle Kings VR.

Lo primero que llama la atención de este título es que Voofoo haya optado por trasladar a la realidad virtual Hustle Kings, su título de billar free-to-play en lugar de hacerlo con Pure Pool, su videojuego más reciente y que es billar de nueva generación en mayúsculas. Probablemente se deba a motivos técnicos, pues Hustle Kings es mucho menos exigente que el otro mencionado y sería más fácilmente ejecutable en PlayStation VR.

Dicho esto, entramos en materia con lo que finalmente ha sido Hustle Kings VR. Las sensaciones al meternos dentro de una partida deberían ser la clave para valorar un juego gratuito que ahora ha pasado a ser de pago por convertirse en un título de realidad virtual. Nada más accedemos a un salón y vemos la mesa de billar ante nosotros la sensación es tremendamente positiva. La inmersión está muy lograda y todo apunta a que vamos a vivir una experiencia muy satisfactoria.

Sin embargo, cuando se nos pone el taco en la mano y tenemos que pasar a la acción nos encontramos con el mismo problema que tenía Hustle Kings. Se trata de un juego de billar excesivamente plano. El control del taco sobre la bola y el ajuste de parámetros como la potencia o el efecto es mucho más complejo de determinar que en Pure Pool, el otro videojuego de billar del estudio Voofoo.

El otro gran inconveniente de la jugabilidad tanto de Hustle Kings como ahora de su versión en realidad virtual es la física de las bolas. Lamentablemente se notan más ligeras de lo que deberían y, por tanto, no contribuyen a sumergirnos en lo que es un salón en el que el billar es el absoluto protagonista. Se trata de una obra mucho más arcade que otros simuladores de billar, pero nos acostumbraremos a las pocas partidas.

Hablando de lo puramente relacionado con la realidad virtual, en algunas de las partidas que hemos podido jugar hemos experimentado unos ligeros temblores en la imagen en alguna que otra ocasión que puede llegar a marear al usuario, además de sacarnos de la inmersión. Dejando estos problemas a un lado, lo cierto es que el título se comporta perfectamente y puede jugarse en prolongados periodos sin repercutir negativamente en nuestro bienestar.

Sin lugar a dudas, lo mejor de Hustle Kings VR es su amplia propuesta de contenidos jugables. Por un lado tenemos los modos de juego: entrenamiento, exhibición, carrera, desafíos, partidas especiales y, claro está, la vertiente multijugador, en la que es sencillo encontrar partida al menos en estos primeros días de vida del juego y PlayStation VR. A ello hay que añadir diferentes modalidades de billar, como bola 8, bola 9, bola negra o incluso snooker (aunque la inteligencia artificial no lo juega demasiado bien).

El título llega completamente traducido al castellano (los textos, puesto que no dispone de doblaje) y con un apartado sonoro que no pasa del mero acompañamiento en los menús. En lo gráfico notamos un evidente y esperado recorte con respecto al Hustle Kings original y, por supuesto, muy alejado de lo conseguido por Voofoo con Pure Pool, pero lo cierto es que estamos ante un juego que luce estupendamente bien.

Joel Castillo

Jugabilidad: Uno de los inconvenientes del Hustle Kings original era su jugabilidad algo tosca. Todo ello se mantiene intacto en la versión en realidad virtual del título de Voofoo. Un sistema de ajuste de tiro intrincado y una física de las bolas poco conseguida son sus peores bazas, pero en cuanto te acostumbres (lo harás rápido) se trata de un juego muy divertido y disfrutable.

Gráficos: Aunque Hustle King ha sido evidentemente recortado en lo gráfico con respecto a la versión free-to-play del programa lo cierto es que sigue luciendo más que bien. La sensación de inmersión está muy conseguida, que era lo que se debía esperar de una traslación a la realidad virtual.

Sonido: Irrelevante. El juego no cuenta con voces de ningún tipo, aunque sí tenemos textos e interfaces en castellano. A ello solo hay que añadir música ambiental de fondo en los menús y correctos sonidos durante las partidas, como el golpeo de las bolas entre sí o el murmullo de los bares y pubs en los que podemos jugar.

Duración: Lo que es el modo carrera de Hustle Kings VR nos podría durar tres o cuatro horas, pero el contenido es el punto fuerte del título de Voofoo. Tenemos entrenamiento de habilidades, exhibiciones, desafíos y, claro está, el multijugador online. Todo ello da como resultado un juego prácticamente inacabable si te engancha su propuesta y eres amante del billar.

Conclusión: Hustle Kings VR es lo que se podía esperar de una traslación del videojuego de Voofoo Studios a la realidad virtual de Sony. Se trata de un juego muy divertido y con una sensación de inmersión gracias a la VR tremendamente conseguida. Sin embargo adolece los mismos errores y fallos jugables de los que hacía gala el título original. Pese a ello, en cuanto te acostumbres a su jugabilidad quedarás enganchado y muy satisfecho con la amplísima oferta de contenidos de los que dispone la obra.

Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Te puede interesar…

Hustle Kings

Pure Pool


Hustle Kings VR puede ser jugado con controladores PlayStation Move.

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.
Cerrar