Análisis de Intenciones Ocultas – Un thriller de cine

En 2015, SuperMassive Games nos sorprendía con el tan alabado Until Dawn, una aventura interactiva enmarcada en el género de terror que inmediatamente atrapó a los jugadores de PlayStation 4. Aunque el videojuego contenía un gran número de cinemáticas y otorgaba una importancia vital a las decisiones del usuario, parte de la historia se desarrollaba con una jugabilidad más libre. Podíamos recorrer escenarios, explorarlos y, en general, llevar a cabo ciertas acciones al margen de las secuencias de vídeo.

En Intenciones Ocultas, sin embargo, la compañía ha tratado ofrecer algo más próximo a una película interactiva. En esta ocasión el jugador se sumergirá en un  apasionante thriller policíaco en el que, también con varios personajes, deberá avanzar en la trama mediante la toma de decisiones. No obstante, la principal diferencia la hallaremos en la manera de jugar, directamente relacionada con la iniciativa PlayLink. Anunciada en el pasado E3, esta forma de interacción nos obligará a prescindir del mando en favor de nuestro teléfono móvil.

¿Cómo puede beneficiarnos este cambio tan drástico en el control del videojuego? En este caso en concreto, el usuario dispondrá de información adicional en la pantalla de su smartphone que le podrá ser de gran utilidad para progresar en la historia. De este modo, además, se facilita enormemente la incorporación de más jugadores a una experiencia inédita en la consola de actual generación de Sony. Sin más dilación, te dejamos con el análisis que hemos llevado a cabo tras completar la aventura en PlayStation 4, la única plataforma en la que está disponible Intenciones ocultas.

Intenciones ocultas nos introduce, como adelantábamos hace un momento, en un tenso thriller policíaco en el que deberemos ir progresando mediante la toma de decisiones. Dado lo susceptibles que son este tipo de propuestas de los temidos spoilers, solo te adelantaremos que el objetivo del jugador es resolver el caso de un asesino en serie apodado El trampero. ¿Cómo lo haremos? Con la inestimable colaboración de varios de los personajes cercanos a la investigación, tanto de la policía como de la fiscalía.

La aventura, muy cercana a una película interactiva, puede abordarse con un solo jugador de manera muy satisfactoria. Aunque esa no es la intención de los desarrolladores ni del sistema que propone PlayLink, la historia es totalmente disfrutable de manera individual y así lo manifiesta el modo principal, que nos permite iniciar la partida sin necesidad de conectar a más usuarios. No obstante, esta iniciativa de PlayStation está centrada en la colaboración entre jugadores, que prescindirán del mando para ejecutar todas las mecánicas a través de su smartphone.

Simplemente descargando la aplicación gratuita del videojuego e iniciándola en sus respectivos dispositivos, hasta cinco usuarios podrán unirse a nuestra partida y disfrutar de una experiencia en común. La más recomendable es, sin duda, la de carácter puramente cooperativo. En ese caso, cada jugador deberá votar por una de las dos opciones disponibles en cada toma de decisiones, que se resolverá por mayoría. No obstante, podrán entrar en juego las llamadas cartas de control. Se trata de un ítem acumulable del que podrán beneficiarse los participantes para decidir de manera individual y prescindir de la opinión del resto en un momento dado.

¿En qué circunstancias puede resultar útil ponerlo en práctica? Imaginemos que nos encontramos ante una situación comprometida y que nuestros compañeros de partida van a tomar una decisión que no nos satisface en absoluto y que, además, podría cambiar la historia de manera dramática. Ese será el momento de recurrir a estas cartas, que obtendremos al inicio y en determinados momentos a través de una prueba de habilidad. También serán prácticas para desempatar si no se ha alcanzado un consenso entre los usuarios, que siempre deben decidir, insistimos, por mayoría o mediante esta mecánica.

En cualquier caso, para tomar una decisión es necesario arrastrar el dedo por la pantalla táctil del smartphone y ver cómo el cursor de cada jugador, identificado por su respectivo color, se mueve hacia la opción que deseamos. Del mismo modo tienen que abordarse el resto de pantallas interactivas, puesto que Intenciones ocultas no se reduce a una serie de secuencias cinemáticas encadenadas una tras otra. Pese a que la mayor parte del tiempo simplemente deberemos mirar y decidir, en ocasiones será necesario enfrentarse a diferentes retos que podemos clasificar de la siguiente manera.

Los desarrolladores nos propondrán, en determinadas fases, explorar una escena del crimen. En ese instante aparecerá en el televisor un escenario estático que podremos recorrer con el cursor hasta que la barra de tiempo inferior se consuma completamente. Ese será el margen para localizar las pistas ocultas, muy relevantes para avanzar en la trama de la mejor manera. Desgraciadamente, el control no siempre funciona de la manera deseada en esta prueba de habilidad concreta, por lo que cabe ser especialmente preciso para no dejarnos nada por el camino. Al fin y al cabo, la ausencia de una sola pista podría privarnos de una información fundamental para la historia.

También tendremos que hacer frente a una serie de quick time events que harán acto de presencia en fases de persecución o huida para que el personaje complete la acción de forma satisfactoria. Si fallamos, es posible que perdamos a un objetivo clave del caso, por lo que cabe estar atento a todas estas pruebas complementarias a la acción principal. En este caso, el jugador debe desplazar el cursor rápidamente al lugar indicado de la pantalla. Por supuesto, a través de la pantalla táctil de sus dispositivo móvil, dado que el Dualshock 4 no tendrá ninguna utilidad una vez iniciada la partida.

Una mecánica similar es la empleada para, por ejemplo, golpear o disparar a un objetivo. Cabrá ser especialmente rápido para mover el dedo en el teléfono antes de que nuestro personaje pague las consecuencias. En cualquier caso, si uno de los participantes no está lo suficientemente atento a lo que ocurre en pantalla podrá recurrir, en el momento que lo desee y sin necesidad de pausar la partida, a una serie de apartados disponibles en la pantalla de su móvil. De este modo podremos acceder a una ficha de todos los personajes o a las últimas acciones realizadas.

Se trata, sin duda, de uno de los añadidos que solo una iniciativa como PlayLink podría proporcionar como complemento a la acción que transcurre en la pantalla del televisor. En este sentido funciona, también, el modo competitivo al que podrán enfrentarse los jugadores de Intenciones ocultas. En lugar de afrontar la experiencia de manera cooperativa, los participantes podrán hacer servir este modo para llevar a cabo una serie de objetivos individuales que aparecerán, de manera personalizada, en el smartphone de cada uno. Del mismo modo, el juego nos cuestionará sobre las habilidades de cada usuario para que sea este el que afronte determinadas situaciones.

En cuanto al apartado gráfico debemos detenernos en las expresiones faciales de los personajes que, como en Until Dawn, cumplen con creces y nos ayudan a empatizar con cada uno de ellos. Por su parte, el diseño de escenarios y personajes está a la altura de lo esperado y, sin resultar especialmente llamativo, nos introduce perfectamente en la historia que narra Intenciones Ocultas. Respecto al sonido, Sony nos ofrece un doblaje al castellano que encaja a la perfección con los actores presentes en la trama. De igual manera, tanto la interfaz como la aplicación para móviles se encuentran traducidas a nuestro idioma en favor de la mejor experiencia.

Javier Castillo

JUGABILIDAD: Intenciones ocultas es capaz de mostrarnos lo mejor del sistema PlayLink, capaz de combinar de manera convincente lo que ocurre en la pantalla del televisor y la de nuestro teléfono móvil. Además de afrontar la esperada toma de decisiones, el videojuego recurre a una serie de pruebas de habilidad que se integran de manera satisfactoria en la acción.

GRÁFICOS: El apartado gráfico está, en general, a la altura de lo esperado. Cabe destacar, no obstante, el trabajo realizado en cuanto a las expresiones faciales de los protagonistas, que cumplen sobradamente con lo que cabría esperar de una película interactiva como la que nos propone SuperMassive Games.

SONIDO: El videojuego cuenta con un perfecto doblaje al castellano y, un idioma que también se traslada a la interfaz que podemos ver en el televisor y en el dispositivo móvil, con el que podemos acceder a una serie de datos complementarios adecuadamente traducidos.

HISTORIA: En una propuesta como esta, la jugabilidad es la que está al servicio de la historia y no al revés, como suele ocurrir en muchos de los juegos actuales. El jugador se sumergirá, pues, en un complejo thriller policíaco en el que los giros de guion serán capaces de sorprender gracias a un libreto sólido y muy efectivo.

DURACIÓN: La duración es, sin duda, uno de los puntos débiles de Intenciones Ocultas, que solo se extiende alrededor de las tres horas dependiendo de las decisiones que haya tomado el jugador. Sin embargo, cabe recordar que nos hallamos ante una película interactiva, que en términos puramente cinematográficos cumple sobradamente con lo que cabría esperar.

CONCLUSIÓN: Los aficionados a este tipo de propuestas, muy próximas a una película interactiva, quedarán enormemente satisfechos con una historia capaz de atraparnos de principio a fin con la máxima tensión. El guion de este thriller policíaco es potente, sorprendente y cuenta con una serie de personajes perfectamente dibujados por el equipo de SuperMassive Games. A esto debemos sumarle las virtudes de PlayLink, capaz de transformar un título estándar en toda una experiencia cooperativa que desearemos jugar con nuestros amigos y familiares.

Publicaciones relacionadas

Cerrar