Hago Chan y aparezco a tu lado

12045

Jackie Chan puede ser un tipo majo hasta que le minas la moral. Pero eso no lo sabía el villano de Jackie Chan’s Action Kung Fu, el juego para NES y PC Engine que protagonizó la estrella de las artes marciales hace un cuarto de siglo.


Decir Jackie Chan es mentar a uno de los actores de películas de artes marciales más famosos de todo el mundo. De movimientos plásticos, Chan es un hacha cuando hay sillas plegables y tarima de por medio, como ha demostrado infinidad de veces en las películas. Meterlo a luchar en un IKEA es el equivalente a llevar a McGyver a una ferretería. Estaba claro que este hombre pedía a gritos un videojuego, como también acababa pidiendo asistencia médica en cada uno de sus rodajes, cosa que podemos apreciar en sus dolorosas tomas falsas. El mundo aún se estremece con el trompazo que casi le cuesta la vida en La Armadura de Dios y el no menos aparatoso descalabro de Los piratas del mar de China. Para haberse matado.

Pero al igual que Jackie acabó por conquistar a patadas y puñetazos a los espectadores del cine de artes marciales, también llamó la atención de los desarrolladores de videojuegos. En realidad, ha tenido unos cuantos títulos que adaptaban algunas de sus películas, aunque de ellos los primeros quedaron para los sistemas japoneses. Y casi fue así con el juego que hoy nos va a ocupar. No se trata en este caso de ninguna adaptación, no veremos a Chan en su papel de Wong Fei Hung poniéndose piripi con dos tragos en El mono borracho en el ojo del tigre ni a Chien Fu creando un nuevo estilo de lucha en La serpiente a la sombra del águila. Pero pocas veces hemos visto a un Chan pixelado tan agraciado y expresivo como el de Jackie Chan’s Action Kung Fu.



Como en tantas de sus películas, en Jackie Chan’s Action Kung Fu vemos como Jackie Chan desempeña el papel de Jackie, uno de sus alter egos a modo de tocayos en los que en la ficción se proyectaba el actor. A este Jackie le dan un disgusto el día en el que un malvado experto de artes marciales le secuestra a su hermana Josephine, dejando a nuestro héroe tirado como un mindundi cualquiera. La afrenta exige que le prestemos nuestra habilidad a los mandos a Jackie, y él a cambio nos dejará su kung fu, reflejado en una serie de movimientos de que dispondremos en momentos determinados.

Jackie Chan’s Action Kung Fu, desarrollado por los veteranos Now Production, o Nowpro, se lanzó en Japón por mano de Hudson Soft en 1990, pero merced a que Jackie estaba abonándose el terreno en occidente con sus primeras películas para Hollywood, el público europeo, cosa rara, recibió este cartucho para NES en 1991. Y lo curioso de su premisa hizo que fuera bastante llamativo, puesto que estábamos ni más ni menos que ante una especie de Golpe en la Pequeña China hecho videojuego (la película ya tuvo uno de manera oficial, pero era como para lanzarlo a la fosa más profunda). Abonado al género de los arcades de plataformas, Jackie debía atravesar una serie de fases coronadas por enemigos finales en su búsqueda del Príncipe de los Hechiceros. Como artista marcial que es, Jackie puede sacudir puñetazos y lanzar poderosas patadas voladoras para los enemigos que vienen por alto. No obstante, el “Action Kung-Fu” del título tiene su razón de ser cuando obtenemos de golpear a unas ranas ciertos iconos.

Iconos que le otorgan a Jackie la capacidad de reproducir un vistoso movimiento de kung fu un número determinado de veces como si fuera un golpe especial. Consumido éste, Jackie se olvida momentáneamente de que es un maestro de kung fu hasta que la siguiente rana le de un nuevo golpe, o bien le permita rellenar su salud con un buen tazón de tallarines. Pero de lo que sí dispone Jackie sin ayuda de batracios es de una devastadora técnica que le permite acumular su ki y proyectarlo como si de un Ryu de la vida se tratase. Pero solo hasta cinco veces, tras las cuales tendremos que acumular 30 esferas de jade soltadas por los enemigos derrotados para disponer de otros cinco ataques y rellenar nuestra salud.



En ciertos puntos del recorrido, Jackie descubrirá una campana que le trasladará momentáneamente a un minijuego en donde pondrá a prueba sus habilidades. Esto no es ni mucho menos baladí, ya que aparte de practicar el kung fu de Jackie, a mayor puntuación mayores ventajas. Y es que al concluir la prueba se nos dará la oportunidad de comprar salud, ondas de energía y lo más importante, vidas extra. No son lo más importante solo por lo obvio, sino porque en Jackie Chan’s Action Kung Fu, las vidas de Jackie son en realidad lo que en otros juegos serían créditos. Cuando Jackie estira la pata, y la estira literalmente, lo que sigue es la pantalla de Game Over. Mientras tengamos vidas en nuestro haber, tendremos la opción de continuar desde el último punto de control, por lo que interesa hacerlo lo mejor posible en estos minijuegos para tener más oportunidades de rescatar a Josephine.

Quizá “gracioso” no sea el adjetivo que uno espera asociar a un arcade de artes marciales, pero Jackie Chan’s Action Kung Fu es realmente muy gracioso. El diseño del sprite de Jackie es simpatiquísimo, tanto que incluso sale favorecido, pero además es muy expresivo. Cuando anda, el Jackie pixelado adopta un gesto de determinación, pero se relaja y sonríe cuando está parado, Por supuesto, suelta gritos de poder cuando lanza un ataque, y al recibir daños se le desencaja la cara en unas animaciones muy caricaturescas y que chocan con una premisa aparentemente tan serie. Pero este es el mundo de las artes marciales, así que la diversión ante todo. Frente a Jackie, varios tipos de rivales que van desde bandidos y piratas de aspecto un tanto desarrapado a diversos demonios y seres más fantásticos, entre ellos los legendarios kappas japoneses. Hay hasta un guiño al género kaiju con unas conchas de tortuga propulsadas por cohetes, el medio de desplazamiento favorito de la tortuga gigante Gamera.

También en el apartado sonoro Now Production hizo un buen trabajo, y los movimientos de las técnicas, pese a no ser muchas (solo cuatro) eran bastante reconocibles y distintivos como para ser aceptados como técnicas de kung fu. Hablamos de patadas giratorias, tanto de 180 como de 360 grados, pero también de una voltereta a lo Blanka y de una patada vertical. No es mucho repertorio, pero aún así se distinguía del resto de juegos. Lo que interesaba era que Jackie Chan’s Action Kung Fu fuera entretenido, y lo cierto es que lo era. Escapaba del peligro que tienen todos los juegos licenciados, que es esa sombra del producto hecho por compromiso solo para explotar un nombre, pero Jackie Chan pudo dormir tranquilo sabiendo que este cartucho no le dejaría en mal lugar, más bien al contrario.



De hecho, en 1991 Jackie dio el salto a PC Engine, consola de 16 que en Estados Unidos se lanzó con el nombre de TurboGrafx-16, y para la que apareció una versión de Jackie Chan’s Action Kung Fu mucho más colorida, con un Jackie más definido y más caricaturesco si cabe, con su característica napia e inconfundible corte de pelo pero con todo el humor intrínseco en su aspecto que ya tenía el cartucho de 8 bits. La principal diferencia, además del aspecto técnico, era una mayor longitud. Pero la verdad es que tampoco se desmarca especialmente de su hermano de NES. Es una conversión más o menos adecuada.

Jackie Chan desembarcó en las consolas cuando aquí no era todavía apenas conocido y su tarjeta de visita fue un juego que seguro que a cualquiera que lo probó le dejó su huella. Lo que jamás vieron los mayores fans del cine de Hong Kong fue el sueño cumplido de un juego de lucha en el que se pudiese jugar a la vez con Jackie Chan, Yuen Biao y Sammo Hung, el trío Lucky Stars que protagonizó películas como Los Supercamorristas. Qué buena recreativa se perdió ahí. Pero Jackie Chan’s Action Kung Fu y un par de películas ya daban para una buena tarde con el sello de garantía de Jackie.

Juan Elías Fernández

————————————————

No te quedes solo en el juego:

Película: La serpiente a la sombra del águila

Cómic: Shang Chi, Maestro del Kung Fu

Canción: Alan Tam – Midnight Rider (BSO La Armadura de Dios)

Cerrar