Hasta el fin del mundo

Jak y Daxter, dos de los héroes más conocidos del mundo PlayStation, llegan dispuestos a continuar sus desenfadadas aventuras. Salva el mundo a base de plataformas y acción.

Seguro que a ningún usuario de PlayStation 2 le son desconocidos Jak y Daxter, los protagonistas de la serie que creó en su día Naughty Dog (Crash Bandicoot, Uncharted). Pues bien, esta vez ambos personajes han cambiado de padres, pero no de estilo, y bajo la batuta de High Impact intentan conquistar también la portátil de Sony.

Rumbo al infinito

Esta sexta entrega de la serie comienza con un argumento que sigue el de las anteriores. Jak y Daxter viajan a la última frontera del mundo, intentando encontrar allí la solución a un problema más que grave: la cantidad de eco conocida se acaba y, sin esta fuente de energía, las cosas pintan muy mal. Pero en mitad de su odisea, la pareja es atacada por una nave pirata. Las cosas no pueden ir peor…

Con este guión da comienzo una nueva aventura de plataformas, en la que tenemos que saltar, vencer enemigos, pilotar vehículos y explorar distintos niveles. Y a medida que lo hacemos nos encontramos con variadas misiones principales y secundarias. Esto no quiere decir, no obstante, que estemos ante un título abierto; aunque los escenarios del juego han ganado en amplitud, el radar del que disponemos y los diseños hacen que el título nos muestre en todo momento dónde está el siguiente objetivo.

El eco, una vez más, es una de las claves del disco. Por ejemplo, gracias a él conseguimos distintos poderes, que son más que necesarios para resolver diferentes puzles con los que nos reta el juego. Gracias a ellos podemos llevar a cabo acciones como ralentizar el tiempo o interactuar con los escenarios. Pero, además, durante la aventura también podemos mejorar a Jak, aumentando su salud, su fuerza, etc. Por supuesto, las armas de fuego vuelven a estar presentes en gran medida y hay una gran cantidad de ellas distintas. E igualmente variado resulta también el desarrollo, con escenas en las que manejamos a una versión oscura de Daxter o en la que participamos en combates aéreos.

Por su parte, el acabado gráfico presenta niveles muy coloridos y personajes que parecen de dibujos animados. También vemos un montón de cinemáticas que sirven para narrar la historia, y que siempre incluyen muchos momentos de humor. Los únicos puntos flojos de la aventura los encontramos en la gestión de la cámara (que muchas veces nos deja “tirados”) y en la escasa duración de la aventura, que ronda las ocho horas. Dos pegas habituales dentro del catálogo de este tipo de producciones.

Publicaciones relacionadas

Cerrar