Inmersión laboral

Owlchemy Labs traslada la experiencia jugable de Job Simulator desde PC a la recién estrenada realidad virtual de Sony. Se trata de una propuesta que, haciendo uso de un apartado gráfico caricaturesco y de un humor siempre presente, introduce al jugador en un universo robótico donde los humanos pueden realizar, por mero divertimento y a través de un simulador, los trabajos que su raza llevaba a cabo en el pasado.

13913

El equipo de Owlchemy Labs nos presenta una de las propuestas más llamativas del catálogo inicial de PlayStation VR, en el que aterriza tras su paso por PC haciendo uso de HTC Vive. Job Simulator, un original juego de gestión con grandes dosis de humor, no intenta convertirse no obstante en un referente de la plataforma, sino en una mera distracción que exprima, al máximo, las posibilidades de esta recién estrenada tecnología al alcance de los usuarios de consola.

De este modo, el videojuego nos introduce en un universo en el que los robots se ocupan de todos los trabajos que antaño realizaba la raza humana. Por tanto, la única forma de recordar esas labores es a través de un simulador que permite llevar a cabo diversas tareas del modo más desternillante posible, sin duda la verdadera intención de sus creadores. A continuación te dejamos nuestras impresiones de la versión de Job Simulator para PlayStation 4, en la que también requiere de los controladores PlayStation Move además de las gafas de realidad virtual.

Tras una cálida bienvenida por parte de uno de los innumerables robots que ahora pueblan la Tierra se nos invitará, directamente y sin más preámbulo, a llevar a cabo hasta cuatro labores distintas a través de un simulador. Desde el normalmente aburrido trabajo de oficinista hasta el de cocinero, pasando por el de mecánico o por el estrés de un cajero de supermercado. Todos ellos, pese a la similitud de sus mecánicas, ofrecerán opciones de juego sorprendentemente diversas.

Cuando el jugador desee ponerse en la piel de un oficinista se trasladará a la típica mesa con ordenador incluido donde deberá realizar acciones tales como concertar reuniones o preparar cafés para el resto de compañeros, una labor non grata que aquí adquirirá tintes humorísticos o, al menos, más joviales. Esta es, precisamente, una de las virtudes de esta original propuesta para la realidad virtual.

Los desarrolladores de Owlchemy Labs han apostado por un humor siempre presente tanto de la mano del robot que nos acompañará al comeinzo para instruirnos como a través de las propias tareas asignadas o del modo de afrontarlas. Y es que el usuario no solo podrá realizar cada orden del modo establecido o políticamente correcto, pues también podrá optar por llevarla a cabo del modo más desastroso posible para después observar las diferentes reacciones.

No solo del instructor sino del cliente en cuestión, que podrá tanto enfadarse con el servicio prestado como mostrar su sorpresa ante lo acontecido. Esta será una de las formas de extender la experiencia de juego una vez asimiladas las diferentes mecánicas de cada oficio, que también nos permitirá ponernos en la piel de un cocinero profesional en un restaurante en el que los clientes pedirán cualquier tipo de plato.

Desayunos completos, cafés y tostadas, batidos, ensaladas, guisos y otros muchos manjares que habremos de preparar haciendo uso de hasta dos neveras distintas, un horno, una plancha y demás herramientas a las que podremos acceder pulsando un botón, que mágicamente cambiará unos aparatos por otros en cuestión de segundos. 

Esta mecánica resulta tan acertada como necesaria tendiendo en cuenta que el espacio de trabajo es siempre reducido en cualquiera de los oficios, cuyas herramientas se dispondrán tanto en frente como a ambos lados del jugador. La sensación de estrés, amenizada por lo ingenioso de la propuesta, será un aspecto clave para enfrentarse también al trabajo de mecánico o cajero, este último especialmente divertido.

Como apuntábamos, el interés del jugador puede decaer rápidamente tras una breve sesión de juego, pues la propuesta se limita a ofrecer cuatro trabajos distintos sin ningún hilo narrativo que sostenga la trama. En definitiva, nos hallamos ante diversas opciones de juego aisladas que funcionarán de forma independiente hasta que el usuario haga uso de cada mecánica, momento en el que podrá tornarse repetitivo.

Se trata, por tanto, de un juego especialmente diseñado para disfrutar en sesiones breves a modo de entretenimiento ligero, en sintonía con otros de los títulos del catálogo inicial de PlayStation VR. Sus creadores, no obstante, son sabedores de esta circunstancia y han tratado de solventarla con el mencionado humor y mediante un apartado gráfico especialmente llamativo.

No estamos ante una de las referencias visuales de esta tecnología, que ya alberga títulos muy destacados en este aspecto, pero sí ante un diseño artístico que apuesta por un estilo caricaturesco que funciona perfectamente con la propuesta. Tanto los robots como el resto de elementos, como alimentos y ordenadores, han sido ideados de forma vistosa y colorida para atraer la atención del jugador.

La sensación de inmersión, además, de excelente gracias a PlayStation Move, un complemento necesario para ejecutar este título con PlayStation VR. Su control resulta intuitivo y nos introduce completamente en este mundo de realidad virtual con dos pequeñas manos que nos permitirán llevar a cabo cada una de las tareas asignadas de forma bastante eficiente.

Sin embargo, no podemos obviar la ausencia total de castellano tanto en las opciones de audio como en los subtítulos. El juego se presenta íntegramente en inglés por lo que, a pesar de contar con algunas instrucciones visuales, gran cantidad de usuarios se perderá no solo en algunas fases sino el componente humorístico del que trata de hacer gala el Job Simulator constantemente.

Javier Castillo

JUGABILIDAD: En términos jugables, el título funciona correctamente gracias a la precisión de PlayStation Move, que sirve para interactuar con cualquiera de los elementos de Job Simulator. Les mecánicas resultan variadas a corto plazo aunque se echan en falta modos adicionales de juego o, al menos, más oficios que realizar.

GRÁFICOS: El juego hace gala de un apartado visual colorido y llamativo que, pese a no destacar especialmente en sus cualidades técnicas, ofrece un diseño caricaturesco que casa perfectamente con el tipo de propuesta que se nos presenta. La sensación de inmersión resulta, además, muy satisfactoria.

SONIDO: No es un título que destaca especialmente por su apartado sonoro, aunque la ambientación resulta acertada en cada uno de los lugares de trabajo y la banda sonora, presente en algunas fases del juego, ayuda a meterse en situación y a acelerar el ritmo en el momento adecuado.

DURACIÓN: Estamos ante un título orientado a las sesiones breves de juego a causa de sus poco variadas modalidades, que resultan escasas una vez asimiladas las diferentes mecánicas. Su rejugado es del todo factible gracias a lo ameno de la propuesta, aunque la motivación para volver a iniciar el juego podría ser su mayor enemigo.

CONCLUSIÓN: Nos encontramos ante una de las propuestas más inmersivas y también divertidas del catálogo inicial de PlayStation VR. Su principal valor es el de convertir en divertimento algunos oficios, como el de oficinista, que nadie querría llevar a cabo fuera de sus horas de trabajo. Sin embargo, Job Simulator lo consigue haciendo uso de un sentido del humor y un colorido y caricaturesco apartado visual que, no obstante, queda enmascarado por la excesiva sencillez y poca profundidad del título, que precisaría de opciones jugables adicionales para destacar por encima del resto.

Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Te puede interesar…

Goat Simulator

American Truck Simulator

 

Podrás llevar a cabo el trabajo de cocinero, mecánico, cajero y oficinista.

Cerrar