Zona de batalla

5891

A pesar de lo visto durante el final de Killzone 2, la guerra contra los Helghast continúa. Y lo hace con otro juego de acción lleno de momentos trepidantes y que exprime al máximo el potencial de PlayStation 3.

Guerrilla Games siguen empeñados en demostrar que son unos maestros en hacer juegos de acción. Si Killzone 2 ya era una de las apuestas más sólidas de Sony para su consola de sobremesa, esta nueva entrega va varios pasos más allá, aunque mantiene intactas todas las características habituales dentro de la serie.

Sin cuartel

Killzone 3 no da un respiro de descanso desde su primer minuto. Es más, el título sigue los acontecimientos vistos en la segunda parte, narrando de forma efectiva la guerra entre humanos y Helghast, que vuelve a servirnos como excusa para pegar tiros a diestro y siniestro.

En general, el título sigue lo que ya hemos visto no solo dentro de la serie, sino también en otros juegos similares: un desarrollo relativamente lineal, escenarios recargados y llenos de lugares en los que cubrirnos, un planteamiento lineal aunque lleno de momentos memorables y, cómo no, unos enemigos realmente inteligentes y duros de pelar. Esta sigue siendo una de las señas de identidad de Killzone. De hecho, en más de una ocasión nos encontramos rodeados de enemigos y sin poder salir de nuestra trinchera debido a lo astutos y bien posicionados que se encuentran los soldados rivales, que no dudan en cubrirse y cambiar de posición continuamente. Y si jugamos en los niveles de dificultad más altos, ya ni os contamos.

Pero dejando a un lado la campaña principal, también hay que tener en cuenta el modo multijugador. Un multijugador que en este caso también incluye modo cooperativo a pantalla partida. Algo que, a decir verdad, aumenta el interés por volver a jugar por segunda vez el modo individual. Y en cuanto a la modalidad competitiva online, hay que dejar claro que Guerrilla ha trabajado más que nunca para ofrecer una buena variedad de mapas y un sistema de clases mejor desarrollado.

Técnicamente, Killzone 3 toca techo en PlayStation 3. Para darse cuenta de ello solamente hace falta echar un vistazo a sus texturas, a la iluminación de la que hace gala toda la aventura o de los miles de efectos, desde las balas a la nieve, que embellecen los gráficos en todo momento. Por su parte, el sonido cuenta con una banda sonora cañera y de corte muy militar y un correcto doblaje en castellano.

En definitiva, Killzone 3 es un juego de acción en primera persona llamativo, intenso y excitante, exclusivo para usuarios de PlayStation 3. ¿Alguna pega? Lo de siempre, que la campaña individual no durase el doble. Pero qué se le va a hacer…

Publicaciones relacionadas

Cerrar