Guerra de transición

La bélica serie Killzone da el salto a PSP con una aventura adaptada a la portátil. Nuevos gráficos, jugabilidad e historia, pero la misma desenfadada acción de siempre.

Cualquier amante de la acción en primera persona conocerá más que de sobra la saga Killzone, uno de los títulos más famosos –y exclusivos- de la familia PlayStation. No obstante, en esta ocasión la franquicia llega a PSP con una aventura que, si bien se mantiene dentro del mismo universo en guerra de siempre, cambia muchas cosas con respecto a sus hermanas mayores.

Prepara tu arma

La historia de Killzone Liberation continúa los acontecimientos vividos en la primera entrega aparecida para PlayStation 2. Es decir, nosotros encarnamos el rol de un soldado de las tropas ISA, el cual tiene que ayudar a terminar con los planes de conquista de los temibles Helghast. ¿El objetivo? Muy sencillo, acabar con cuantos enemigos nos salgan al paso. Y no son lo que se dice pocos.

Pero, curiosamente, en esta ocasión no estamos ante un juego de acción en perspectiva subjetiva, sino ante un título en tercera persona con una perspectiva isométrica que, de primeras, puede recordar a la vista en las series como Commandos o Pathway to Glory. No obstante, que nadie piense que estamos ante un juego de estilo táctico, puesto que a pesar de su aspecto Killzone Liberation sigue siendo un juego de acción en toda regla.

Las principales características del título, al margen de su ya mencionada perspectiva, están en su desarrollo. En esta ocasión nos encontramos con escenarios detallados y de considerable tamaño que podemos ver en todo momento ampliamente. Esto nos permite no solo tener siempre una visión clara de dónde están los enemigos, sino también de valernos de los accidentes del terreno o de construcciones para cubrirnos. De esta manera, y aunque insistimos, Killzone Liberation es un juego de acción ante todo, también cuenta con un toque estratégico que otorga algo de variedad al desarrollo.

Como buen juego de guerra, Killzone Liberation ofrece un amplio abanico de armas entre las que elegir, armas que vamos encontrando a medida que avanzamos por los campos de batalla, y que van desde sencillas pistolas, hasta contundentes escopetas, rifles, granadas, etc. Casi todas las armas que aparecieron en el juego de sobremesa repiten en esta ocasión. Además, nuestro personaje es capaz de llevar a cabo un variado número de acciones, que nos permiten agacharnos, arrastrarnos por tierra, cubrirnos, apuntar de forma automática e incluso golpear a los enemigos cuerpo a cuerpo si están muy cerca de nosotros.

En ese sentido, también hay que destacar que Killzone Liberation es, en líneas generales, el título más difícil de superar de la serie, ya que en muchos momentos requiere prudencia y concentración por encima de lanzarnos ciegamente contra los enemigos. Por lo tanto, y sumando también las distintas opciones multijugador que incluye (locales, nada online), su duración es considerable para estar hablando de un juego para portátil.

Cerrar