Kingdom Hearts 358/2 Days

Los mundos de Square Enix y Walt Disney unen de nuevo sus fuerzas para devolvernos al fantástico universo de Kingdom Hearts. En esta ocasión con un juego exclusivo para Nintendo DS.

Desde que viera la luz en PlayStation 2 hace ya una generación, la serie Kingdom Hearts se ha convertido en una de las franquicias roleras más queridas por los fans. En esta ocasión estamos ante uno de los capítulos independientes producidos por Square-Enix con los que se pretende profundizar más en la historia de la saga.

Rey de corazones

En esta ocasión el juego nos pone en el papel de Roxas, un personaje llamado “incorpóreo” que tiene que enfrentarse a todos los Sincorazón del mundo. ¿Para qué? Pues para poder conseguir un corazón propio para él, lo cual no está nada mal. La tarea no es sencilla, pero por suerte cuenta con la conocida Llave Espada, el artefacto que suelen llevar todos los protagonistas de la franquicia.

Kingdom Hearts 358/2 Days se parece bastante al Kingdom Hearts original, es decir, se trata de un juego de rol desarrollado en tiempo real. Vemos en todo momento a los enemigos y nos enfrentamos directamente a ellos sin cambiar de escenario ni nada por el estilo. Como si de un juego de acción se tratase. Lo que sí ha cambiado ha sido el desarrollo. En este caso en lugar de una aventura más abierta y épica, por así decirlo, nos encontramos ante un título que avanza mediante misiones. En la mayoría de ellas nuestra tarea consiste en explorar un lugar determinado o derrotar a un grupo de enemigos.

A medida que vamos completando estos objetivos (que se dividen en principales y secundarios), podemos subir de nivel, como sucede en casi todos los juegos de rol. Eso sí, para que se materialicen dichas mejoras hay que ir colocando primero unos objetos en distintos paneles. Esta opción otorga, claro está, cierta personalización a la aventura.

Con respecto a los gráficos, se nota el intento de Square-Enix de mantener la esencia visual de las versiones de sobremesa. Es decir, entornos y personajes tridimensionales con un toque colorido y fluidas animaciones. Es evidente que todo se ha recortado un poco para adaptarse a las limitaciones de Nintendo DS, pero los fans de la serie reconocerán en seguida tanto a personajes como a escenarios, sacados directamente de otras entregas. De nuevo visitamos lugares como el reino de Aladdin o Ciudad de Paso.

La única pega del juego está en su sencillez. Tanto las misiones como el desarrollo en general carecen de la profundidad de los Kingdom Hearts “grandes”. Aunque el juego lo intenta suplir con su mecánica de subida de niveles y los constantes combates.

Cerrar