Misterio en la nieve

Los chicos de Parabole nos transportan al Quebec de la década de los 70 con una aventura que encandilará a los aficionados al misterio. Kona, ya disponible para PlayStation 4, Xbox One y PC, es una aventura de horror y supervivencia en la que un detective privado deberá investigar un extraño caso mientras lucha por resistir en un entorno climatológicamente impracticable en el que todo el mundo parece haber desaparecido.

14376

El equipo de Parabole y Ravenscourt nos presenta una aventura que atrapará los aficionados a los propuestas de corte independiente. Kona introduce al jugador en un paraje helado, situado en la región del Quebec, en el que deberá afrontar una peligrosa investigación en la que la exploración del entorno será tan importante como su propia supervivencia contra los elementos. Las duras condiciones climatológicas serán el principal desafío de un usuario que, además, podrá deleitarse con un sencillo aunque cuidado apartado visual en el que la nieve será la protagonista.

Este sorprendente e inmersivo videojuego, definido por sus creadores como una aventura de horror y supervivencia, se encuentra ya disponible, únicamente en formato digital, en las consolas de actual generación de Sony y Microsoft además de en PC. Sin más dilación, te ofrecemos nuestras impresiones de Kona, en el que hemos podido adentrarnos en su edición de PlayStation 4.

La acción se sitúa en la década de los 70 en el norte del Quebec, donde un detective privado llamado Carl Faubert ha sido contratado para investigar una serie de ataques contra el magnate William Hamilton, un acaudalado empresario que está haciéndose, paulatinamente, con el control de unas tierras que los nativos consideran sagradas. Para esclarecer el asunto, el protagonista deberá adentrarse en un gélido invierno que ha cubierto de nieve y hielo toda la región, situada al este de Canadá.

Con lo que no contaba el investigador era con que, al llegar al destino acordado para la primera reunión con su empleador, debería hacer frente a una circunstancia tan inesperada como perturbadora. Luchando contra los elementos climatológicos y adentrándose en un pueblo repentinamente abandonado, Carl deberá resolver el misterio alrededor del lago Atamipek, donde parecen estar sucediéndose hechos que escapan a su comprensión.

Kona comienza presentándonos al protagonista, que conduce su coche por un precioso paisaje propio del Quebec de los años 70. Tras abandonar el vehículo, la jugabilidad parece contener todos los elementos de un walking simulator, aunque pronto nos demos cuenta de que esta propuesta parece esconder mucho más. En los primeros minutos, el usuario debe inspeccionar una zona exterior acotada mientras trata de encontrar el ítem requerido para resolver un sencillo puzle: abrir una verja que se encuentra encadenada.

La acción, además, es narrada en algunos momentos por una voz over que parece contar los hechos que el personaje está llevando a cabo en un tiempo pasado. De este modo, el jugador tendrá la sensación de estar viviendo una aventura que ya ha sido escrita y cuya resolución deberá hallar, progresivamente, mientras resuelve cada nuevo desafío a su paso. En ese momento comenzará a ser consciente de otros elementos visuales, manifestándose en el grafismo en pantalla, que revelarán la condición de survival del título que nos ocupa.

El personaje no será, por tanto, un mero espectador que deba explorar e interactuar con algunos ítems para ir avanzando en la trama. Kona es también un reto de supervivencia en el que el usuario deberá atender al estado del detective protagonista, a su entorno y a los peligros que acechen en cada momento. Así lo advertirán los indicadores de salud, temperatura corporal y concentración, que irán descendiendo conforme debe atenderse una u otra necesidad.

En caso de que el jugador desatienda alguna de ellas, la jugabilidad se verá directamente comprometida. En el caso de la salud, acabará repercutiendo, en el última instancia, en la propia supervivencia del personaje, que podrán morir para regresar al último punto de control. La incidencia del clima también será vital y estará ligada a la salud, aunque primero afectará al campo de visión y a las posibilidades de interacción del personaje, al igual que el factor concentración.

Para mantener las barras al máximo posible, es aconsejable disponer de botiquines así como resguardarse del frío de forma frecuente. Aunque el protagonista pueda avanzar en su vehículo de un lugar a otro del mapa, las tiendas, comercios y demás localizaciones serán no solo imprescindibles para guarecer, sino para conseguir avanzar en la historia al hallar nuevas pistas o ítems de interés.

Precisamente en este punto entra en juego el inventario del personaje, que es capaz de almacenar elementos, como troncos de madera o botellas, hasta alcanzar un peso determinado. En este momento, deberá consumirlos, desecharlos o almacenarlos, por ejemplo, en el maletero de su camioneta, que servirá de almacén portátil a medida que el jugador encuentre más y más objetos de interés. No obstante, Carl también contará con consumibles, como cigarrillos o carretes de fotos, que podrá usar a discreción del usuario.

En otra vertiente del inventario se hallan los ítems fijos, como la linterna, el diario, el mapa o la cámara fotográfica, que servirán para inspeccionar o avanzar en algunas fases de la aventura. Mientras el primer elemento será indispensable para explorar los lugares más oscuros, el diario nos ayudará a seguir las pistas conseguidas, que también podrán captarse con la mencionada cámara. El mapa, representado con gran precisión, se convertirá igualmente en un ítem especialmente útil cuando el temporal se halle en su apogeo y la visibilidad decaiga drásticamente.

El personaje dispondrá, en último lugar, de una sección de documentos, en la que almacenará cartas, notas o las fotografías tomadas para poder consultarlas en cualquier momento. Cabe destacar, llegados a este punto, el mérito de la traducción de cada uno de estos elementos, que se presentan totalmente en castellano ante el jugador. De este modo, y aunque el apartado sonoro sí se encuentra en inglés o francés subtitulado en nuestro idioma, no podemos sino reconocer el esfuerzo en la adaptación de tal cantidad de ítems.

Con gran parte de los elementos mencionados, amén de otros tantos más, el jugador podrá llevar a cabo una suerte de crafteo para, por ejemplo, encender una chimenea haciendo uso de la madera y las cerillas o, también, arreglar un generador roto con una llave inglesa y cinta americana. Las opciones, aunque se simple aplicación, son extensas y habituales a lo largo de la aventura, que constantemente trata de introducir este tipo de mecánicas para añadir un plus de complejidad a la acción.

En ese sentido se halla también la presencia de otros elementos con los que luchar además de la climatología. Es el caso de los lobos, que podrán atacar al jugador mientras este se defiende, por ejemplo, con un revólver o una escopeta. De este modo, los creadores de Kona consiguen incrementar la sensación de tensión y de peligrosidad a cada paso del personaje, que constantemente debe tratar de sobrevivir.

En lo referente al apartado gráfico, el título luce aparentemente simple aunque artísticamente destacable. Nos encontramos, evidentemente en lo visual, ante una propuesta de corte independiente que, precisamente por su condición, ha tratado de destacar en el diseño de los escenarios, en la composición del paisaje o en la atmósfera de cada localización, sin duda uno de los puntos fuertes del videojuego.

Lamentablemente, debemos reseñar un framerate llamativamente inestable en algunas fases del juego, al menos en las versión de PlayStation 4 que hemos tenido la ocasión de disfrutar. Complementando la vertiente sonora, la banda musical ayuda, en última instancia, a acrecentar la sensación de desasosiego que los desarrolladores han tratado de convertir, exitosamente, en la seña de identidad de los misterios que esconde Kona.

Javier Castillo

JUGABILIDAD: En términos jugables, el título ofrece muchas más opciones de las que cabía esperar al inicio. El jugador podrá explorar, interactuar con diferentes ítems distribuidos en el escenario e incluso defenderse de algunas amenazas ocultas entre el frío y la nieve.

GRÁFICOS: El apartado visual de Kona destaca por su diseño de arte, capaz de introducir al usuario en una atmósfera dispuesta a ocultar toda clase de peligros. Al menos en la versión de PlayStation 4, el título padece de caídas en el framerate que repercuten, mínimamente, en la jugabilidad.

SONIDO: Tanto la narración como los diálogos, que siempre acompaña una presente banda ambiental y sonora, pueden escucharse en inglés o francés, mientras la subtitulación se ofrece íntegramente en castellano para quienes no dominen las otras dos lenguas. Por su parte, los documentos y demás ítems disponibles durante la aventura sí se han traducido directamente a nuestro idioma.

DURACIÓN: Pese a tratarse de una propuesta independiente, el videojuego conseguirá mantener la atención del jugador hasta la conclusión de la aventura. El interés por explorar y desmenuzar cada uno de los ítems esparcidos por el escenario será el que determine, en última instancia, el metraje de esta intriga.

HISTORIA: El planteamiento de la trama constituye, desde el inicio, una historia tan tensa como intrigante. Aunque la forma de progreso puede dificultar la fluidez argumental en algunas fases, Kona es lo suficientemente interesante para mantener la atención del jugador hasta la resolución de sus principales misterios.

CONCLUSIÓN: Los equipo de Parabole ha confeccionado una aventura que atrapará a los amantes del misterio que se dejen seducir por una atmósfera tan inquietante como asfixiante. Transportándonos a un lugar recóndito perteneciente a un tiempo pasado, nos introduciremos en un peliagudo caso que nos enfrentará a los elementos climatológicos y a otros peligros a los que deberemos sobrevivir. Kona no es solo una historia detectivesca repleta de enigmas, sino un inmersivo desafío que solo los más intrépidos conseguirán superar con éxito.

Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Te puede interesar…
Virginia

Kona es una suerte de walking simulator y survival.

▪ Fecha de lanzamiento: 17/03/2017

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.
Cerrar