El delirio extremo hecho arte marcial

Después de presentar un simpático título en PlayStation 3, los chicos de Virtual Air Guitar siguen haciendo de las suyas en Xbox 360. Otra nueva aventura en la que el kung fu continúa siendo el protagonista.

Para entender Kung Fu High Impact es necesario volver un año atrás. Fue entonces cuando sus responsables, Virtual Air Guitar Company (!) crearon para PlayStation Eye un desenfadado título de artes marciales que aprovechaba los virtudes de la cámara de Sony. Ahora, después de aquella experiencia, el estudio vuelve a la carga con una aventura similar, solo que adaptada al periférico Kinect de Xbox 360.

El maestro de las llaves
Como podéis imaginar, Kung Fu Hight Impact es un alocado juego de artes marciales en el que pasamos a ser el responsable de una tienda de cómics. Así, como si del genial clásico Comix Zone se tratara (salvando las distancias), nos vemos envueltos en una aventura delirante de la que solo podremos salir airosos a golpes de patadas y puñetazos. Sin ir más lejos, el juego presenta cada uno de sus niveles (catorce, en total) como viñetas de un cómic. ¡Y nosotros somos los protagonistas! Para ello, antes tenemos que repetir unas pintorescas posturas que luego, ya decimos, salen reflejadas en las viñetas.

Sobra decir, insistimos, que Kung Fu High Impact es un título en el que el sentido del humor prima sobre todo lo demás, tanto por su graciosilla historia como por su descaro a la hora de ponernos a hacer el ganso delante del televisor.

Aprovechando el sensor de movimiento de Kinect, el juego nos transporta a escenarios repletos de enemigos, a los que tenemos que eliminar dando patadas, puñetazos o todo golpe que se nos ocurre, sin límites. Bueno sí, uno, para movernos por los escenarios tenemos que “golpear” en lugar de caminar.

En cualquier caso, estamos hablando de un juego que, pese a su sencillez, resulta relativamente interesante. Es decir, que cualquiera va a poder controlarlo sin problemas nada más empezar una partida, pero es cierto que el desarrollo permite que aprendamos nuevas tácticas o que bloqueemos los golpes de los enemigos. Casi como ser un héroe de las artes marciales de verdad. También los enemigos son capaces de detener nuestros ataques y tienen golpes de distintas intensidades. De hecho, para derrotar a algunos de ellos tenemos que realizar ejercicios específicos.

Para que la cosa no se vuelva demasiado repetitiva, los responsables del juego han incluido además una serie de “técnicas especiales”, más útiles que las normales. Por ejemplo podemos arrojar rayos (levantando un brazo) o causar un temblor que derriba a los enemigos, simplemente saltando y pisando el suelo con fuerza. En estos momentos Kinect responde perfectamente a nuestras acciones, lo cual choca con lo esperpéntico y poco natural que resultan algunas acciones simples, como desplazarnos o saltar

Además de la campaña principal, el juego tiene otros modos interesantes, como uno llamado Supervivencia, en el que tenemos que enfrentarnos a oleadas interminables de enemigos, o un curioso multijugador con el que tres amigos pueden intentar derrotarnos (siendo ellos los enemigos y nosotros el protagonista). Opciones curiosas, sobre todo teniendo en cuenta que la historia principal no es especialmente larga.

Gráficamente, el juego presenta un acabado de estilo 2D, en el que tanto los enemigos como los escenarios tienen un toque estilo cómic más bien genérico. Los efectos  y diseños cumplen, pero realmente podrían haber dado algo más de sí. En cualquier caso, el juego tiene propósito claro: ponernos a dar golpes como un poseso con Kinect. Eso sí, un consejo: mejor intentarlo solamente si estamos en forma, que más de uno en la redacción ha terminado por lo suelos después de un ratito jugando. Cansa lo suyo, palabra.

VALORACIÓN FINAL

Jugabilidad: Divertida y simpática. Hacer los golpes especiales mola, aunque algunas acciones son demasiado toscas e imprecisas.

Gráficos: No es el punto fuerte del juego. Un acabado algo simplón y personajes sin demasiada gracia.

Sonido: La banda sonora cumple, y los comentarios son en castellano.

Duración: Tiene bastantes modos, pero el principal apenas dura unas horas. Aún así resulta divertido rejugarlo.

Conclusión: Aunque no pasará a la historia como el mejor juego de Kinect, lo cierto es que Kung Fu High Impact es divertido y alocado, ideal para descargar adrenalina mientras damos saltos, patadas y puñetazos como si estuviéramos dentro de un cómic. Con más atención a algunos detalles, podríamos estar hablando de uno de los juegos más recomendables de Kinect.

Cerrar