Análisis de L.A. Noire (remasterizado) – Los Ángeles nos necesita

 

 

Cuando uno piensa en títulos de Rockstar es lógico que se vengan a la cabeza nombres como Grand theft Auto o Red Dead Redemption, pero además de estas dos series también nos han presentado grandes títulos como L.A. Noire. Precisamente este último está de vuelta con una remasterización para hacernos disfrutar una vez más de la misma forma que ya hizo en PlayStation 3, Xbox 360 y PC.

Desde el 14 de noviembre es posible adquirir L.A. Noire en Xbox One y PlayStation 4, pero sin lugar a dudas la novedad más importante es que por primera vez llega a una consola de Nintendo, concretamente a Switch. De esta forma la entrega de la consola híbrida es la que más novedades presenta, ya que ha sido adaptada a sus particularidades.

Para realizar este análisis hemos podido jugar tanto a la versión de PlayStation 4 como a la propia de Nintendo Switch, por lo que te vamos a presentar las novedades y características de cada una de ellas.

Cabe destacar que el regreso de L.A. Noire nos presenta el contenido original que salió a la venta allá por 2011, así como los contenidos adicionales que más tarde recibió el juego. A todo eso hay que añadir la inclusión de nuevos coleccionables, de forma que quien ya disfrutó la experiencia original tendrá que volver a explorar cada rincón para encontrar estos nuevos añadidos. Además también se incorporan varios trajes nuevos que nos facilitan resolver algunos casos.

Por si alguien no conoce la historia original debe saber que nos sitúa en los años 40 con una ciudad de Los Ángeles repleta de corrupción y delincuencia. Es aquí donde entra en juego Cole Phelps, el personaje que controlamos a lo largo de la historia y con el que tenemos que resolver los casos de distintas índoles que le encomiendan en el Departamento de Policía. Por desgracia no se han incorporado nuevos casos para la ocasión y tenemos los mismos que ya conocimos años atrás.

Cada vez que comenzamos un caso tenemos una serie de pasos que debemos seguir y lo primero es acudir hasta la escena del crimen para estudiar el lugar y encontrar pistas. Encontrar objetos relacionados con los crímenes es primordial, ya que con ellos podemos estudiar la situación para dar con posibles personas implicadas u otros elementos que nos puedan ayudar a llegar a los mismos. Por esto razón se han rediseñado más de 700 objetos, de forma que se aprovecha el potencial de las consolas actuales para mostrar todo lujo de detalles en estos objetos. Además la música es un factor importante a tener en cuenta durante las investigaciones, ya que dependiendo de las melodías o las notas podemos saber si quedan elementos de interés por descubrir.

Otra tarea importante que debemos llevar a cabo en toda investigación son los interrogatorios y en estas sesiones tenemos que estar atentos a diferentes factores. En primer lugar no hay que perder una línea de los diálogos que nos ofrecen los interrogados, pero no menos importante es estudiar su comportamiento para saber si mienten o no. Para intentar sacar más partido a los interrogatorios tenemos tres opciones: poli bueno, poli malo y acusar. Los que jugaron al original comprobarán que las opciones han cambiado, pero sus finalidades son parejas. Si la persona que tenemos delante de nosotros no miente tenemos que actuar como poli bueno, pero si detectamos que está nerviosa o miente lo mejor es hacer de poli malo. Por último la acción de acusar debe ser nuestro último recurso, y debemos aplicar esta opción cuando tenemos pistas que niegan las declaraciones del acusado.

Ante nosotros tenemos además un mundo más o menos abierto, aunque no aporta tanta libertad o variedad como en otros títulos de la compañía. Básicamente tenemos este mapa para algunas misiones o casos en los que hay persecuciones y acudir entre los distintos puntos de interés que ofrece. De hecho, el propio juego ofrece en muchos casos la posibilidad de que nuestro compañero sea el que tome el control del coche, por lo que no es necesario ni preocuparnos de este aspecto.

También existen los momentos de acción en los que los tiroteos toman el protagonismo, pero a diferencia de otros de los títulos de Rockstar se podría decir que tienen mucho menos protagonismo. Aquí lo realmente importante y sobre lo que se sujeta el desarrollo de la historia son las investigaciones en sí, más que la acción.

Y si entramos a hablar de las novedades o cambios que aporta esta remasterización una primera parada obligatoria la presenta el apartado artístico. Antes ya hemos mencionado que se han rediseñado muchos de los objetos con los que nos topamos en las investigaciones, pero la mejora gráfica es más que palpable. Las texturas presentan mejor resolución, se ha mejorado también los efectos de luces y sombras o incluso se han añadido nuevos formatos de cámara para mostrar un aspecto más cinematográfico al más puro estilo thriller policiaco. El MotionScan continúa siendo toda una delicia y las animaciones faciales de los personajes siguen siendo de las mejores que han presentado los vidoejuegos. Todo esto es notable especialmente en las entregas de PlayStation 4 y Xbox One, las cuales tienen resolución a 1080p con sus correspondiente soporte para HDR en el caso de Xbox One X y PlayStation 4 Pro.

Como ya hemos avanzado antes gran parte de la repercusión que ha obtenido el lanzamiento de esta remasterización es debido a su puesta en escena en Nintendo Switch. Lo que más destaca de esta versión es sin lugar a dudas lo bien que se ve tanto en televisión (1080p) como en su formato portátil (720p). Es cierto que presenta algunas carencias respecto a Playstation 4 y Xbox One como el nivel de detalle de algunos elementos o la distancia de dibujado, pero su resultado es realmente destacable.

 Una de las principales atracciones que presenta el juego en Nintendo Switch son los controles táctiles a los que tenemos acceso cuando jugamos en modo portátil o tabletop. De esta forma la aventura parece convertirse por momentos en una aventura gráfica ya que pulsamos sobre la pantalla para desplazarnos, cambiar la distancia de la cámara, así como por supuesto investigar las escenas del crimen. Disfrutar de L.A. Noire en este formato es algo realmente destacable.

Pero ahí no acaban las novedades de la adaptación para la consola híbrida, ya que también se han incorporado controles por movimiento. Podemos mover los Joy-Con para controlar la cámara cuando nos desplazamos por los escenarios, pero también para intervenir en las escenas del crimen y manipular los objetos o cuerpos que tenemos que investigar. Este sistema de control es bastante intuitivo, por lo que los que prefieran este sistema de control pueden activarlo en todo momento.

Lo que seguramente echarán de menos los jugadores que ya lo disfrutaron en su día son algunas novedades de peso, ya que la remasterización se ha centrado en diversas mejoras, pero no aporta ningún contenido inédito creado para la ocasión. En cualquier caso supone una gran ocasión de revivir su historia, así como una oportunidad perfecta para que lo juegue quien no lo ha hecho antes.

Alberto Hernanz

Jugabilidad: Las mayores novedades en este apartado las presenta la versión de Nintendo Switch con sus controles táctiles y por movimiento. En PlayStation 4 y Xbox One nos encontramos con la misma experiencia que cuando salió a la venta el juego original.

Gráficos: Las mejoras gráficas son destacables y el aumento de su resolución presenta un gran acabado que unido al MotionScan hace que los rostros de los personajes destellen un gran realismo.

Sonido: Su banda sonora es espectacular y acompaña a la perfección con la temática y los acontecimientos que tienen lugar en la historia. Las notas de piano en las escenas del crimen juegan un papel muy importante para saber si nos quedan pistas por encontrar.

Historia: Esta remasterización presenta los mismos casos que el juego original en su día, por lo que quien ya disfrutó de la experiencia en su día no encontrará razones de peso para volver a hacerlo, más allá de revivir su historia.

Conclusión: L.A. Noire es uno de los grandes títulos de Rockstar que aún a día de hoy continúa siendo desconocido para muchos, por lo que esta remasterización presenta una oportunidad perfecta para disfrutar de él. Por desgracia no incluye grandes novedades, aunque su puesta en escena continúa siendo espectacular. Si tienes Nintendo Switch no debes temer respecto a su rendimiento, ya que da muy bien la talla y además incluye interesantes opciones como el control táctil.

Cerrar