La pesadilla continúa

Little Nightmares ha sido una de las sorpresas más gratas de lo que llevamos desde 2017. Algo que desde Bandai Namco conocen muy bien, ya que no se han conformado con la formidable aventura vivida por Six, sino que deleitarán a todos los usuarios con la expansión Secreto de las Fauces, cuyo primer capítulo denominado Las Profundidades ya está disponible. En él se da a conocer a Runaway Kid, un niño que vive la pesadilla de manera paralela a la joven protagonista.

14798

Todo aquel que se haya enfrentado a Little Nightmares sabrá que es un título de muy bella factura y que está repleto de puzles que ponen a prueba el ingenio del jugador. Todo ello aderezado con un tinte oscuro y macabro que aleja la inocencia de los niños, acercándola a un estilo muy propio de las obras de Tim Burton. Six tuvo la misión de escapar de sus peores pesadillas a través de su periplo por Las Fauces, aunque no fue la única en tener que hacerlo; los niños presa de los horrores y las criaturas que allí habitan también intentan luchar por su subsistencia.

Y uno de ellos es el protagonista del primer DLC de Little Nightmares, Runaway Kid. Un joven con el que Six ya se cruzó en la aventura principal y que, visto lo visto allí, bien podría darse por muerto o desaparecido. Sin embargo, el infante tiene su propia historia que contar, avanzando desde las Profundidades de Las Fauces hasta cruzarse con la pequeña homónima, momento en el que pausa la aventura de este misterioso chico. Al menos, hasta que vuelva a hacer acto de aparición en el segundo de los contenidos adicionales para Little Nightmares.

Poco o nada hay que comentar acerca de un cambio de dinámica en Las Profundidades respecto a lo visto en Little Nightmares. Todo lo que se ve en esta escasa aventura (tiene una duración máxima de una hora) destila por todos los poros un olor ya conocido en la obra de Tarsier Studios. Y eso, por supuesto, es una excelente noticia para todos aquellos que ya se deleitaron con la propuesta principal. No obstante, el camino de Runaway Kid tiene sus propios designios y características; aunque se visitan algunos escenarios conocidos por el paso de Six, Las Profundidades también cuenta con escenarios novedosos. 

De hecho, en Las Profundidades de Las Fauces hay varios niveles cubiertos de agua, lo que obliga a buscar nuevas tácticas a la hora de superar los escenarios y los puzles que aguardan en ellos. Unos puzles que son mucho más originales e interesantes que algunos de los que se pudieron apreciar en Little Nightmares, que podían caer en el tedio de ser repetitivos y responder a la misma fórmula. En este caso, cada puzle tiene su propia cualidad y resolución, lo que supone un desafío desconocido para todos aquellos que ya jugaron con Six. Una buena noticia para los que pensaran que la expansión recorrería los mismo puzles cambiando ciertos elementos, haciendo del título una consecución conocida con anterioridad. Por supuesto, esto no es en lo que pensó Tarsier a la hora de ampliar su universo.

De hecho, un elemento como el agua que está muy presente en esta aventura cambia totalmente la perspectiva que se tenía de Little Nightmares. Incluso puede que se abuse en cierto momento de las inundaciones en Las Profundidades, pero es una de las pocas pegas, aparte de la escasa duración, que se le puede poner a este añadido. Aunque algunos escenarios puedan parecer estar diseñados bajo la misma base que se pudo ver con anterioridad, lo cierto es que cuentan con una ambientación que aporta un soplo de aire fresco y un tinto algo más oscuro de lo que era la aventura principal. Al menos hasta que Runaway Kid encuentra la linterna para desatar algo de luz a la tenebrosa pesadilla de Las Fauces. Un elemento que sustituye al característico mechero de Six. 

Los puzles, por su parte, siguen contando con mecánicas conocidas como activar interruptores y mecanismos para poder superar la zona, aunque también disponen de nuevas técnicas como la posibilidad de arrastrar objetos mientras se nada en las inundaciones, romper objetos para obtener las llaves imprescindibles para avanzar hasta la siguiente sala o utiliza un televisor para electrificar el agua y así poder hacer frente a la terrible criatura que se esconde en Las Profundidades, que no es otra que La Abuela. 

Sin duda, el enemigo más aterrador que ha aparecido hasta el momento en Little Nightmares. Cada encuentro con ella es un momento de tensión que poco puede equipararse con el torpe cocinero y sus compañeros a los que tuvo que hacer frente Six. Desde luego, La Abuela es mucho más fiera y agresiva, lo que obliga a realizar las acciones de manera más rápida y certera, sin permitir ningún lugar al error, ya que el pobre Runaway Kid caerá en sus garras y será arrastrado a las profundidades del mar (o donde quiera que se sitúe el barco de Las Fauces).

En definitiva, una gran expansión para abrir boca de cara a lo que le espera a este joven de cabello negro azabache que tendrá que verse las caras con el temido “brazos largos” al que tuvo que esquivar Six y que, a buen seguro, conseguirá aportar otro buen rato de diversión e ingenio en el próximo DLC que recibirá el nombre de El Escondite y que llegará el próximo mes de noviembre. Aunque esta experiencia se haya hecho algo corta, hay que destacar que es un gran aperitivo y una nueva dosis de uno de los juegos más increíbles que ha regalado la industria durante el presente año. Nunca habíamos tenido tantas ganas de que una pesadilla continuara.

Juan Montes

Jugabilidad: Un calco del título principal con alguna que otra variante a la hora de resolver los nuevos puzles. El mayor cambio se realiza en el manejo de Runaway Kid a través de los escenarios acuáticos, ya que Six no podía nadar en su momento, algo que ha cambiado en este primer DLC y que es la novedad más reseñable respecto a lo jugable.

Duración: Probablemente sea la nota más negativa de esta primera expansión para Little Nightmares. El primer recorrido del nuevo protagonista tan solo requiere de una hora escasa para ser superado, algo menos para los usuarios más experimentados en este tipo de títulos, por lo que tal vez se antoje insuficiente para satisfacer sus necesidades.

Gráficos: De nuevo, una auténtica maravilla. Aunque se pierde el colorido del chubasquero amarillo que portaba Six y el título adquiere un tinte mucho más tétrico, los escenarios están cuidados al detalle y consiguen aportar las sensaciones que se espera en cada una de las situaciones. Una completa maravilla digna de ser disfrutada a cada palmo que se recorre.

Sonido: Algo similar a la calidad gráfica ocurre con la banda sonora. Todo sonido que se escucha a lo largo de la aventura de Runaway Kid consigue hacer sentir terror, pavor, tranquilidad, agobio, desasosiego y todos los adjetivos que se puedan otorgar a lo que transmite la obra de Tarsier Studios.

Conclusión:

En definitiva, Las Profundidades consigue mantener la esencia de Little Nightmares y aportar una nueva hora de juego que intenta (y lo consigue) transmitir algo más de lo que se había visto hasta entonces. Puede parecer un añadido escaso, pero sin duda sirve de un buen entremés respecto a lo que Bandai Namco y Tarsier Studios están preparando para los próximos meses y que, a buen seguro, conseguirá dejar un buen sabor de boca para todos aquellos que disfrutaron junto a Six. Runaway ha comenzado su andadura por las Fauces, pero aún queda mucho para que su periplo llegue a su fin.

Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Te puede interesar…

Los coleccionables también se mantienen en este DLC de manera similar a como se había visto en la propuesta principal.

Cerrar