La gran venganza del año

11039

La Tierra-Media: Sombras de Mordor vuelva a adentrarnos en el universo creado por J.R.R. Tolkien de un modo muy particular. A través de la historia del montaraz Talion, descubrimos una parte distinta de la historia de la Tierra-Media, que ayuda a enlazar con lo que ya conocemos, gracias a una intrigante aventura repleta de misterios, sorpresas y venganza.

Hoy en día por todos es conocido el universo de El Señor de los Anillos. Conocemos a la perfección nombres como Gandalf, Frodo, Aragorn, Légolas… Pero, aún hay muchos datos ocultos en la Tierra-Media que desconocemos. El universo que ideó J.R.R. Tolkien es tan amplio que ofrece cientos de posibilidades e historias paralelas de personajes de los que apenas se han aportado datos y suponen una parte importante en la historia, aunque sea desde un segundo plano. Aquí es donde han ahondado desde Monolith y Warner Bros., compañías encargadas del desarrollo de La Tierra-Media: Sombras de Mordor. Desde los estudios han querido mostrar una visión diferente de este universo, trasladándonos hasta la inmensidad de Mordor en una época situada entre los sucesos de El Hobbit y El Señor de los Anillos, y podemos decir que el resultado ha sido espectacular.

Partiendo de estas premisas descubrimos a Talion, un montaraz encargado de presentar resistencia en la Puerta Negra, ante las acometidas de los ejércitos de Sauron y así, evitar que traspasen la frontera entre Mordor y la propia Tierra-Media. Sin embargo, las fuerzas del Señor Oscuro conformadas por orcos, uruks y otras temibles criaturas comienzan a cobrar un gran poder y finalmente tanto Talion, como su familia son capturados y ejecutados por la Mano Negra de Sauron. A partir de esta introducción, nos adentramos en la desgarradora historia de Talion, revivido y poseído por un espectro que un día fue un elfo llamado Celebrimbor. Ambos se embarcan en una aventura movidos por la venganza, para tratar de darles su merecido a sus ejecutores y honrar sus muertes. Gracias a esta travesía podremos ver cómo afectan los sucesos que desencadenan Talion y Celembrimbor al resto de la historia conocida, así como su influencia en algún que otro personaje reconocible de la Tierra-Media. Junto a una PlayStation 4 y con muchas ganas, desde AlfaBetaJuega nos hemos adentrado en esta nueva e intrigante aventura que ofrece grandes novedades, las cuales, os contamos a continuación.

Uno de los aspectos clave que destacan en La Tierra-Media: Sombras de Mordor es el soplo de aire fresco que aporta la historia. Desde que damos los primeros pasos con Talion, ya empezamos a sentir la necesidad de conocer todo lo que va a acontecer a continuación, especialmente si somos seguidores de las obras literarias. Tras la posesión por parte de Celebrimbor, que no recuerda nada de su pasado, comenzamos a dar nuestros primeros pasos en La Tierra-Media en una aventura de exploración y búsqueda de venganza, en la que tendremos que descubrir varios secretos e incluso partes relacionadas con la vida de Celebrimbor, antes de pasar a mejor vida. Esto es algo en lo que nuestras decisiones tomarán gran protagonismo, ya que la historia principal está centrada en Talion y su particular venganza a través de 20 misiones principales, por lo que si queremos profundizar en el espectro, tendremos que cumplir varias misiones secundarias, que, curiosamente, están relacionadas con la conocida criatura Gollum.

Hay que destacar que en el terreno jugable se ofrecen grandes variantes y una libertad prácticamente total ante lo que queramos hacer. Un ejemplo de ello lo encontramos en la posibilidad de intercalar nuestros personajes con tan solo pulsar un botón. Aunque la mayoría de acciones importantes, como los combates, las monturas o la interacción con objetos, se realizan con Talion, Celebrimbor también cobra protagonismo en nuestras acciones, como en el rastreo, la localización de enemigos o incluso la búsqueda de objetos especiales y singulares a través de su vista espectral. Sin duda, es algo que aporta más posibilidades a la jugabilidad, hasta el punto de que en ocasiones son necesarias las acciones con uno u otro personaje en el desarrollo de la historia.

De hecho, el espectro es esencial para uno de los aspectos clave del juego, que no es otro que el viaje rápido desde uno a otro punto del mapa. Debido a la inmensidad del mundo abierto que nos presenta Sombras de Mordor, a veces resulta tedioso trasladarse a pie de un punto hasta otro. Y, aunque contamos con la posibilidad de montar sobre algunas criaturas, la forma más rápida y sencilla es hacerlo a través de las diferentes torres que tan solo son visibles para Celebrimbor. Al activar la forja de las mismas, se conectarán entre ellas, ofreciéndonos la nada desdeñable posibilidad de transportarnos de una a otra en un abrir y cerrar de ojos. 

Esta interacción con ambos personajes también se traslada al terreno de las habilidades. Aunque es Talion el único que puede adquirir nuevas habilidades, estas pueden estar relacionadas en gran medida con el espectro que nos acompaña. Uno de estos ejemplos lo encontramos en la posibilidad de teletransportarnos de un punto a otro a través de enemigos. Esta acción se realiza a través del arco que, por cierto, es un arma exclusiva de Celebrimbor, gracias a su inestimable puntería élfica, que será necesaria reunir para ejecutar nuestros disparos con éxito. Pero esta figura espectral no se quedará únicamente al margen, realizando tareas secundarias, sino que también se mostrará participativo en la acción. De hecho, resulta esencial en su tarea para interrogar a diferentes enemigos (a través de visiones de los mismos) y así averiguar más sobre el ejército de Sauron para marcar nuestros siguientes objetivos.

Talion recibirá diferentes habilidades relacionadas directamente con su compañero élfico: reducir los golpes necesarios para realizar ejecuciones, una velocidad aumentada a la hora de correr e incluso realizar brutales combos con los que conseguir asustar a algunos de los enemigos que se encuentran en combate. Las habilidades son muy variadas y dependiendo de las que decidamos desbloquear, puede modificar nuestra forma de vivir la aventura, por lo que habrá que actuar en consecuencia de nuestras elecciones en este aspecto. El resto de habilidades que podemos encontrar en el panel ramificado que las contiene se consiguen mediante puntos de habilidad, que ganamos a medida que vencemos a nuestros enemigos. Lanzar dagas, correr a velocidad élfica, inmovilizar enemigos… son solo algunas de la gran variedad de habilidades que podemos obtener. 

Más allá de la simbiosis existente entre ambos personajes, las armas también tienen su dosis de protagonismo. A través de diferentes runas, que conseguiremos derrotando a algunos de los enemigos más poderosos del juego, podremos otorgar poder mágico a nuestra espada, la daga o el arco. De este modo las armas pueden adquirir nuevas características y habilidades que serán de gran utilidad en nuestro avance por los recónditos lugares de Mordor. Sin embargo, estas runas no están disponibles únicamente con su adquisición, ya que para poder incrustarlas en nuestras armas habrá que pasar por caja, pagando una cierta cantidad con la moneda del juego: el Mirian. Las mejoras que pueden implementarse en nuestras armas van desde recuperar un cierto porcentaje de vida, hasta causar más daño, entre otras cosas que reciben el nombre de atributos.

No obstante, no podemos decir que en materia jugable Sombras de Mordor haya aportado una verdadera revolución al género. Solo hacen falta unos minutos para darnos cuenta de que el título bebe directamente de otros juegos como Assassin’s Creed o Batman Arkham. Las batallas recuerdan de manera notoria a los últimos títulos protagonizados por el Caballero Oscuro, ya que podemos disfrutar de increíbles batallas contra decenas de enemigos realizando una gran variedad de combos y movimientos espectaculares que convierten nuestros combates en un puro espectáculo visual, aunque resulta mucho más cruento y brutal que el del hombre murciélago. Aunque hemos encontramos muchas más referencia a la franquicia del credo de asesinos de Ubisoft.

Respecto a esto, la forma de desplazarnos por el entorno de La Tierra-Media nos ha resultado muy familiar, no solo por la forma de moverse de Talion, sino por otro elementos como la escalada o el parkour, que son muy similares a los que hemos visto en los títulos protagonizados por asesinos. Además, las torres a través de las cuáles podemos realizar viajes rápidos con Celebrimbor, recuerdan en demasía a las atalayas de Assassin’s Creed, que nos ayudan a reconocer el entorno. La capacidad de detección de nuestros enemigos también se mide del mismo modo, así como el sistema de sigilo. Los orcos y uruks tienen un medidor en forma de triángulo, que va del blanco al rojo, pasando por el amarillo, dependiendo de la visión que tienen de Talion. Por otro lado encontramos vegetación en la que escondernos y realizar asesinatos en modo sigilo, tal y como ocurren con los fardos de heno de la saga de asesinos. 

Sin embargo, estas similitudes más que notables no le quitan esencia al título, sino todo lo contrario. Se disfruta enormemente de la jugabilidad y los combates en un entorno tan singular como Mordor. Además, las habilidades adquiridas aportan su toque característico a los combates, de modo que no nos resulta un calco de lo visto en los títulos mencionados. Además, en La Tierra-Media: Sombras de Mordor no te sientes enclaustrado respecto al cumplimiento de misiones, ya que, aunque hay un puñado de ellas que hay que realizaras mediantes tareas sigilosas, en su gran mayoría nos permiten la libertad de cumplirlas como más nos apetezca, algo que se agradece.

Lo que sí es una inclusión propia del título de Monolith y Warner Bros. es la jerarquía del ejército enemigo. Los uruks que tratarán de complicarnos las cosas en nuestra travesía cuentan con una organización de lo más militar: se dividen entre soldados raros, que nos iremos encontrando por el camino, en capitanes que se dividen en un total de 20 y de los que obtenemos información a través de los miembros de su pelotón con la posibilidad del interrogatorio que os hemos comentado antes; por encima de los capitanes encontramos a los guardaespaldas, que son los encargados de proteger a los uruks más poderosos: los caudillos.

Sin embargo y, aunque parezca un ejército muy bien organizado, estamos hablando de orcos uruks. Por supuesto no son criaturas que destaquen por su conformismo, por lo que podremos encontrarnos luchas internas en el ejército con el fin de subir de rango. A través de estas peleas internas podremos ver cómo nuestros enemigos suben de nivel al enfrentarse entre ellos, o incluso al matar a Talion. Esto es algo que puede complicarnos la vida a la hora de tratar de derrotarlos o de obtener información de ellos para descubrir la identidad de los altos cargos. Además, cada vez que derrotemos a uno de los capitanes, otro uruk ocupará su lugar, con lo que la tarea de llegar hasta nuestros objetivos finales se puede convertir en un verdadero infierno si no nos andamos con cuidado.

A través de esta jerarquía y rivalidad encontramos el plato fuerte de Sombras de Mordor: el sistema Némesis. Ya os hemos comentado varias veces de qué trata, pero una vez que lo hemos probado a conciencia, no deja de sorprendernos. Sin lugar a dudas, es la gran innovación que aporta el título al género. Los enemigos recuerdan cualquier encuentro que tienen con Talion, sin importar el modo en el que finalice, a no ser que sea con su cabeza sobre el frío suelo de Mordor. Si deciden huir de la batalla o nos vencen, cuando nos volvemos a cruzar con ellos, son conscientes de lo que ha ocurrido y su rivalidad con nuestro montaraz aumenta de manera notable.

Partiendo de esta base, nuestros enemigos se preparan a conciencia para la revancha. Esto se traduce en armaduras más resistentes, nuevas habilidades o un nivel aumentado. Incluso algunos de ellos nos perseguirán por el mapa si nos encontramos en una posición cercana a su campamento, con lo que existe la posibilidad de enfrentarnos a varios capitanes, guardaespaldas o caudillos a la vez, algo a lo que es prácticamente imposible sobrevivir. Respecto a nuestra fatídica muerte, cabe destacar que le juego incluye una “última posibilidad” antes de caer a manos de un enemigo. Esto se produce mediante una combinación de movimiento con el joystick y pulsar un botón al azar, para que Talion pueda contraatacar el golpe de gracia. 

Finalizando con el aspecto enemigo, los más poderosos incluyen una ficha mediante la cual podemos ver sus fortalezas y debilidades, con lo que ofrecernos la posibilidad de trazar nuestra estrategia. Por ejemplo, algunos de ellos son vulnerables a los ataques a distancia, mientras que otros son resistentes a los disparos de nuestro arco, otros tienen miedo a determinadas criaturas, por lo que el uso de las mismas, nos puede ayudar a facilitar la tarea de derrotarlos. 

En cuanto al resto del terreno jugable, encontramos grandes variables. Gracias a que el juego se trata de un sandbox y nos encontramos con grandes localizaciones de Mordor en un mundo abierto, hay multitud de misiones secundarias que nos pueden ayudar a ganar experiencia para afrontar las batallas más duras o incluso para tener encuentros con Gollum, a través del cual conocemos más a Celebrimbor y su historia como forjador elfo. Entre estas misiones secundarias podemos encontrar Lucha de Poderes, Misiones de Revancha o Rescatar Esclavos, por ejemplo. La expansión del mapa también nos permite realizar tareas de exploración, con las que encontrar algunos objetos y secretos ocultos.

Todo ello conforma una consonancia perfecta con un aspecto visual impresionante. El acabado de los escenarios está muy bien cuidado y la recreación de Mordor es excelsa, casi nos retrata lo visto en las adaptaciones cinematográficas de Peter Jackson.

El modelado de los personajes también destaca sobremanera, especialmente en lo referente a los uruks y a Gollum, muy fieles y detallados. Otro de los aspectos que nos ha impresionado es su meteorología cambiante, ya que podemos pasar de un sol abrasador a una lluvia torrencial perfectamente recreada en el entorno.

Como curiosidades de la versión de PlayStation 4 cabe destacar el sonido emitido por el mando. Durante los tiempos de carga se puede escuchar a través del altavoz del DualShock 4 algunos datos de interés de la historia de Talion: conversaciones con su familia, con otros miembros de la resistencia en la Puerta Negra e incluso reflexiones del propio protagonista. En el terreno jugable también podemos escuchar algunos efectos, como el chapoteo del agua al pisarla, diferentes susurros en el modo espectral o el sonido de las hojas al escondernos en ellas

Todo ello junta a una excelente banda sonora que nos deja temas memorables, que no hacen más que adentrarnos en el universo de El Señor de los Anillos y aportarnos más sensaciones y emociones acordes a lo que estemos jugando. Cabe destacar, por otra parte, el brillante doblaje al castellano, tanto en nuestros personajes protagonistas, como la voz característica de los uruks o la de Gollum, que es la misma de las películas. No obstante y, como suele ocurrir en estos casos, la versión original resulta sobresaliente.

Con todo ello, La Tierra-Media: Sombras de Mordor es un poderoso sandbox que nos aporta una jugabilidad conocida, unida a grandes variantes que ofrecen frescura al género, ideando una interesante fórmula con un resultado más que sobresaliente. El universo de J. R. R. Tokien sigue muy vivo y seguramente, este título abrirá la puerta a una nueva continuidad en el mundo de las consolas.

Juan Montes
———————————-

Valoración final

Jugabilidad: La jugabilidad de La Tierra-Media: Sombras de Mordor comienza con una gran propuesta y en tareas de exploración se vuelve bastante dinámica. Sin embargo, en las misiones principales puede pecar de ser repetitiva, en especial en la búsqueda y eliminación de objetivos.

Duración: Depende de lo que estemos dispuestos a jugar. Si queremos lanzarnos únicamente a la historia principal nos encontramos ante un juego de 15 horas de duración. Algo que se amplía de manera notable con las misiones secundarias y demás objetivos ajenos a la venganza de Talion.

Gráficos: Rozan el sobresaliente. Al tratarse de un juego intergeneracional se pueden observar algunos aspectos que no están del todo pulidos, en especial cuando nos encontramos con un gran grupo de enemigos en la pantalla. Pero, en líneas generales, el juego destaca por un gran nivel gráfico en sus escenarios y en el modelado de personajes.

Sonido: Es uno de sus puntos fuertes. El sonido nos adentra aún más en la historia y se adapta perfectamente a la situación que estemos viviendo. Además, los sonidos que provienen del DualShock 4 nos aportan más cercanía.

Conclusión:

En líneas generales el juego destaca de manera sobresaliente. La inclusión del sistema Némesis le otorga una identidad clara y un verdadero reto para la jugabilidad si no somos hábiles en nuestras batallas. No obstante, como ya hemos dicho, puede resultar repetitivo en momentos puntuales, siendo una de sus pocas notas negativas. Su intrigante historia y sus novedades convierten a La Tierra-Media: Sombras de Mordor en un juego muy atractivo que nos enseña el verdadero espíritu de la venganza. Sin lugar a dudas, uno de los mejores juegos del año y una enorme sorpresa en el panorama de los videojuegos.

Si te ha gustado, te gustará:

No te quedes sólo en el juego:

  • Una película: El Señor de los Anillos
  • Otra película: El Hobbit
  • Una canción: Camino a Moria – Reno Renardo
     

Publicaciones relacionadas

Cerrar