Instinto de supervivencia

La lucha contra los muertos vivientes de Left 4 Dead sigue adelante y de manera incesante. En este caso con nuevos personajes, pero manteniendo la esencia del original. Valve continúa alimentando una de sus gallinas de los huevos de oro.

Todo lo que vimos hace algún tiempo en Left 4 Dead vuelve de nuevo a estar presente en su secuela. Es decir, que estamos ante un título enfocado a exprimir al 100% la experiencia multijugador. Esta segunda parte de Left 4 Dead es directa, está cargada de acción y, cómo no, también de muertos vivientes. Cuatro nuevas caras protagonizan una pesadilla ya conocida por todos nosotros.

¿Es lo mismo?

Como sucedía en la primera parte, Left 4 Dead 2 es un título sin el más mínimo interés en presentar una campaña profunda o una historia. Ni siquiera se molesta en decir de dónde han salido los zombis que amenazan el continente norteamericano. Aquí simplemente importa una cosa, y no es sencilla: sobrevivir.

Una vez más, Left 4 Dead 2 centra su jugabilidad en su carácter cooperativo. Es decir, que el juego se puede disfrutar individualmente (la inteligencia artificial del propio juego se ocupa entonces de nuestros compañeros), pero todo está pensado para que lo hagamos con hasta tres amigos. Es así como más zombis podemos derrotar y como mejor se aprovechan sus características. Características que, por otro lado, siguen el estilo visto en el original. De hecho, muchos críticos han señalado la falta de innovación del lanzamiento como una pega a la hora de valorarlo. Sea como fuere, Left 4 Dead 2 presenta niveles amplios aunque bastante lineales completamente llenos de muertos vivientes. Como es lógico, el asunto va de que o disparas o ellos no se van a entretener con contemplaciones. Los zombis compensan su falta de ingenio con su alto número e insistencia. No paran hasta que no han terminado con nosotros. ¡Hay que estar siempre alerta!

A pesar del poco tiempo transcurrido entre el primer Left 4 Dead y esta secuela, lo cierto es que esta continuación cuenta con una versión mejorada del motor gráfico original. Esto se nota sobre todo en el aspecto de los zombis, sus animaciones, movimientos, reacciones y, por último, en la apariencia que muestran los escenarios. Pero, sobre todo, es la iluminación del título aquello que ofrece una innovación más llamativa. Menos han cambiado, en cambio, tanto la banda sonora como el doblaje en castellano, que se escuchan prácticamente idénticos a los que incluyó el original.

En resumidas cuentas, aquellos usuarios que disfrutaran en su día con la primera entrega también lo harán con esta, dadas sus muchísimas similitudes. De hecho, esa también es precisamente la principal pega del juego: pocas novedades de peso que señalar. Claro, que también es cierto que en menos de un año hubiese sido complicado llevarlas a cabo…

Publicaciones relacionadas

Cerrar