Pesadilla zombi

Siguiendo la “moda zombi” que se vive actualmente, Valve presenta uno de los juegos de acción que más ha calado entre el público americano en los últimos años. Balas, muertos vivientes y opciones cooperativas. Una oferta difícil de resistir.

Lejos de intentar competir con títulos como Resident Evil o el angustioso Dead Rising, Valve (los autores del archiconocido Half-Life) y Electronic Arts presentan un trabajo donde la acción brilla sobre todo lo demás. Eso y una ambientación típica de películas clásicas como la recordada El Amanecer de los Muertos, de George Romero. Un juego que, como casi todo, se disfruta mucho más en compañía.

Tiro al muerto

Para empezar, Left 4 Dead “pasa olímpicamente” de ofrecer un argumento con un mínimo de profundidad. En lugar de eso la apuesta es de lo más directa: tenemos que recorrer cuatro zonas diferentes acabando con todos los muertos vivientes que nos salgan al paso, que no son lo que se dice pocos…

Nada más y nada menos que eso. Además, el juego no da miedo en absoluto, ni tampoco lo pretende, sino que está totalmente enfocado a la acción y a resultar lo más adictivo posible. Gracias a su control y un diseño de niveles muy trabajado, una vez que empezamos a disparar a diestro y siniestro la sensación de querer escapar a toda costa de la amenaza que suponen los muertos vivientes nos mantiene en vilo incesantemente.

Holocausto de ultratumba

Por otro lado, Left 4 Dead basa la emoción de su propuesta en los zombis, como es lógico. Lejos de conformarse con presentar unas cuantas criaturas genéricas, el título nos mide con todo tipo de seres de pesadilla, cada uno con sus características propias: fuerza, resistencia, ataques, etc. Vale, está claro que los zombis no son lo que se dice inteligentes (al fin y al cabo no deben serlo) pero sí que suponen una amenaza terrible. El gran número de ellos y su comportamiento animal compensan con creces su poca materia gris y hacen que el juego no sea una sucesión repetitiva de disparos.

Técnicamente se trata de un título competente, aunque no puntero. Suponemos que, como es lógico pensar, la preocupación prioritaria de Valve ha sido que todo funcionara con fluidez, dado la naturaleza multijugador del lanzamiento y la cantidad de personajes que caminan por los niveles. Y dicha fluidez se ha conseguido con creces. Además, el juego llega doblado a nuestro idioma por actores profesionales. En definitiva, una propuesta adictiva y con varios modos diferentes ideada para cualquier amante de la acción. Y si encima uno es fan de Romero, pues mejor que mejor.

Publicaciones relacionadas

Cerrar