Tambores de guerra

La guerra llama de nuevo a las puertas de PSP. Y lo hace con un juego táctico en la línea de títulos como Pathway to Glory o Commandos. ¿Estás listo para regresar a la Segunda Guerra Mundial?

¿Quién dijo que España no había tenido participación en la Segunda Guerra Mundial? Vale, no la tuvo. Pero, como se suele decir, nunca es tarde si la dicha es buena. Y el equipo nacional Enigma (War Leaders) ha vuelto a la carga con otro juego de estrategia bélica basado en este sangriento pero irresistible periodo histórico. Lo cual demuestra que no solo de juegos de acción pueden vivir este tipo de títulos.

Guerra de guerrillas

Como en el ya citado Pathway to Glory, nos encontramos con un juego de estrategia por turnos en el que tenemos que guiar a un grupo de soldados a través de treinta y cinco misiones ambientadas en países como Alemania o Francia. Para ello contamos con una alta variedad de soldados que pasan por francotiradores, médicos, de campo…, así como con diferentes vehículos tanto terrestres (tanques, camiones y demás) como aéreos (cazas).

Como es habitual en este género, el desarrollo del título es lento y sesudo. Si pensamos que estamos ante un juego de acción lineal y directo, fracasaremos antes de empezar. En lugar de eso nuestro objetivo es ir cumpliendo distintos retos, para lo que tenemos que tener en cuenta diversas cuestiones. Por ejemplo, es importante elegir un grupo de soldados equilibrado, ya que cada uno tiene sus propias características, como es lógico. Un francotirador nos sirve para disparar a largas distancias y manteniéndose a salvo de los enemigos, mientras que un médico nos ayuda a curar a nuestros miembros heridos. El equilibrio, por lo tanto, es la base del éxito en Legends of War.

Además, el movernos de una forma acorde con los escenarios también ayuda mucho. Afortunadamente nos encontramos con lugares llenos de detalle en los que podemos escondernos y protegernos de los ataques enemigos durante sus turnos. Siempre y cuando tengamos en cuenta que nuestros movimientos son limitados. Por ejemplo, es imprescindible ponernos en una situación de disparo, terminar con un enemigo y ponernos a cubierto sin agotarlos. De lo contrario, nos podemos ir olvidando del soldado en cuestión.

A este complejo planteamiento hay que sumarle unos gráficos tridimensionales que, pese a no ser nada espectaculares, cumplen con su objetivo. Los mapas están inteligentemente diseñados y permiten un importante número de posibilidades a la hora de encarar cada situación. Con respecto al sonido, encontramos melodías de corte típicamente militar que acompañan sin hacerse demasiado pesadas, y voces en inglés aunque subtituladas al castellano.

Cerrar