La sombra del murciélago

Aventuras del famoso Batman hemos vivido de muchas clases, pero nunca lo habíamos visto transformado en una pieza de LEGO. Humor, plataformas y batallas se dan cita en la nueva aventura del superhéroe de DC Comics.

Después de “reducir” franquicias tan exitosas como Star Wars o Indiana Jones, la serie LEGO se ha fusionado esta vez con el no menos popular Batman. Pero, ¿es posible adaptar Gotham City y todos sus habitantes a juguetes de colores? Traveller’s Tales lo ha vuelto a conseguir, sí. Y sin perder la esencia de la serie por el camino.

Héroes y villanos

Quienes hayan jugado a anteriores LEGO, pueden hacerse una idea de la mecánica que tiene este Batman. Durante la aventura tenemos que explorar distintos niveles con un alto componente interactivo (y repleto de todo tipo de secretos que desbloquear), combatir con diferentes enemigos e incluso superar momentos plataformeros. Una fórmula a la que, en esta ocasión, también hay que sumarle moviditos “paseos” en distintos vehículos. Y es que por todos es sabido que Batman es un tipo con muchos recursos.

¿Más novedades? Las hay, sí. La más importante de ellas la encontramos en el propio desarrollo, que nos propone distintas situaciones. Por un lado tenemos una campaña protagonizada, cómo no, por Batman y por su compañero Robin. Esta se compone de tres niveles bastante largos y llenos de muchas sorpresas. Pero al terminarla, el juego ofrece otro aliciente igual de importante: otra aventura esta vez poniéndonos en la piel de los villanos más ilustres de Gotham City. O sea, Joker, el Pingüino, Dos Caras, etc.

Como buen juego de Batman, la aventura presenta todos los gadgets y juguetitos que suele tener el murciélago, así como los poderes más famosos de sus enemigos. Además, los escenarios esconden otros añadidos de importancia, como trajes que nos permiten multiplicar nuestra fuerza y ayudas por el estilo. Siempre sin renunciar al sentido del humor que suele caracterizar a la serie LEGO. De hecho, simplemente con ver el aspecto que tienen los propios personajes ya es imposible no soltar alguna que otra sonrisa.

Con respecto a los gráficos, el juego apuesta por un estilo desenfadado, donde llaman la atención las animaciones faciales y corporales de los muñecos. A pesar de su sencillez e infantil estilo todo se ha recreado con mucho mimo. Lo mismo que la propia ciudad y cada uno de los niveles. Cada rincón de estos recuerda a los cómics y películas protagonizadas por el murciélago. Además, una vez superado el título podemos volver a intentarlo en cooperativo con un amigo, siempre en una misma consola eso sí. No se dan opciones online…

Publicaciones relacionadas

Cerrar